Política

ESPECIAL 3 AÑOS DEL ACUERDO CON CHEVRON

¿Hay alternativa desde las energías renovables a la destrucción que produce el fracking?

Con el acuerdo YPF - Chevron, las petroleras y los gobiernos impusieron la idea de que el fracking es la única solución a la crisis energética. ¿Hay alternativa a la matriz contaminante de los hidrocarburos?

Miguel Fernández

Geógrafo | Universidad Nacional del Comahue

Domingo 28 de agosto de 2016 | 01:46

La alta dependencia de la matriz energética en base a los hidrocarburos haría pensar que está planificada en base a una gran disponibilidad de reservas de petróleo y gas. Sin embargo la relación producción/reservas es de apenas 6 a 8 años respectivamente. Es decir que con la producción actual solo hay reservas para esa cantidad de años.

Del total del consumo de energía del país el 40% (1) proviene del petróleo mientras que el 50% lo aporta el gas, representando los hidrocarburos el 90% de la matriz energética. El otro 10% lo representan la suma de hidroelectricidad y energía nuclear (7%y 3% respectivamente).

Es un sistema altamente dependiente de los hidrocarburos (especialmente del gas) con producción en caída constante (desde el 98 en el caso del petróleo y desde el 2004 que el gas baja la producción) y por lo tanto importador de combustibles que ha generado una mayor fragilidad de la economía Argentina. Es que las importaciones de hidrocarburos (que crecen desde el 2008) han representado una fuga enorme de divisas al exterior, comparable y a veces mayor que el pago de la deuda externa.

Se debería pensar entonces qué posibilidades existen de aumentar el porcentaje de energías alternativas. En primer lugar, los costos de las energías alternativas han bajado sustancialmente en las últimas décadas y hoy se considera que a largo plazo son incluso más económicas que las convencionales. En segundo lugar hay que considerar el potencial de Argentina para generar esta energía, y cuáles serian las de mayor potencial. Y en tercer lugar, la posibilidad económica de realizarlo así como la posibilidad tecnológica de encarar desde el Estado el desarrollo para que no sea un negocio sino una herramienta estratégica.

Potencial renovable

El mix de energías renovables más desarrolladas hoy es: la Energía Eólica, la Solar (térmica y fotovoltaica) y a partir de la biomasa (biogás, biocombustibles, aprovechamiento energético de los residuos de la industria forestal).

Energía Eólica: el potencial teórico es impresionante. Algunos autores lo calculan en 6.000 TWh (terawatt por hora), es decir, 50 veces el consumo de electricidad del país. Mayormente distribuído en la Patagonia, pero también en la pre-cordillera y el suroeste de la provincia de Buenos Aires. El enorme potencial de Argentina no solo es por la vasta área que podría ser capaz de generar Energía Eólica, sino también por ser de los de mejor calidad y productividad. A un costo de U$S 14.000 millones se generaría un quinto de la electricidad del país. Cada KWh (kilowatt por hora) de electricidad que se genere, en sí mismo es un ahorro de gas, ya que la mayor parte de ella se produce quemando gas en centrales térmicas.

Es posible desarrollar tecnología propia desde una empresa estatal única sin depender de las empresas extranjeras.

Energía Solar: si bien la fotovoltaica aún es muy cara y serviría para lugares aislados donde sería muy caro llevar el tendido eléctrico, la solar Térmica es una tecnología más fácil de desarrollar y de menor costo donde rápidamente se podría mejorar los procesos, abaratando costos y mejorando la eficiencia. El potencial técnico es enorme, incluso mayor a la eólica.

Biomasa: si bien hay un enorme potencial en el cultivo de oleaginosas para producir biodiesel y caña de azúcar y maíz para Etanol, el desarrollo de estos cultivos para biocombustibles es doblemente cuestionado. No solo desplaza la producción de alimentos sino que a veces se produce apenas un poco más energía que la que se utiliza para generarla.

Biogás: es la producción de gas a partir de la digestión anaeróbica (sin oxigeno) de materia orgánica en recipientes cerrados. Se puede generar Biogás a partir de residuos desde tres distintas fuentes: residuos orgánicos urbanos (aguas cloacales), desechos de la industria agroalimentaria y a partir residuos ganaderos.

Se podría generar el equivalente a 3.000 mm³ (millones de metros cúbicos) de gas metano, un tercio del gas importado y se lograría un gran saneamiento a escala nacional de los residuos que generan enormes focos de contaminación a la vez que se obtendría enorme cantidades de abono de alta calidad biológica, ahorrando cientos de millones de dólares por sustitución de importación de fertilizantes.
Si bien el costo equivaldría a por lo menos 3.000 millones de dólares, la mayor parte se debería contabilizar al obligatorio tratamiento de los residuos que toda empresa debería gestionar.

Utilización de residuos de la industria forestal: para la producción de electricidad a partir de la combustión de los residuos madereros. El potencial teniendo en cuenta solo la superficie implantada de bosques, si bien sólo sumaría un 0,4% a la producción total hay que considerar que la superficie forestal implantada es muy pequeña, por lo que el potencial y la necesidad de aumentar la superficie boscosa explotada de manera sustentable es por lo menos 20 veces mayor a la actual. Además del beneficio ambiental (protección de suelos, regulación de ciclos hidrológicos, atenuación de sequías - inundaciones, etc.) social y económico dejaría un residuo que aprovechado al máximo permitiría generar el doble de lo que produce la represa Yacyretá, además de igual cantidad de energía térmica aprovechable en el lugar.

No se debería descartar la plantación forestal sustentable para ser utilizada íntegramente en la producción de energía, ya que la producción anual supera en 5 a 10 veces la energía producida por la misma superficie plantada con soja para biocombustible. Solo plantando el 1 % de la superficie de Argentina se cubriría el equivalente en energía a la mitad de la producción anual de gas.

Hidroeléctrica: el potencial hidroeléctrico identificado es cuatro veces superior al aprovechado actualmente, por lo que se podría reemplazar a todas las fuentes de electricidad por la Hidroeléctrica. A un costo de U$S 25.000 millones se generarían 45.000 GWh (gigawatt por hora).

Conclusión

Con una inversión en hidroeléctricas y Eólica por 40.000 millones de dólares se generarían 70 TWh; y por biogás, 3.000 mm³ de gas metano equivalente. Con lo que se suplantaría toda la importación de hidrocarburos destinada a generar electricidad, que tiene un costo aproximado de 9.000 millones de dólares anuales
Si se hubiera implementado un plan de desarrollo de energías renovables aprovechando el ciclo de alto crecimiento económico desde el año 2003, desarrollando una industria estatal, se hubiera llegado al año 2008 evitando la importación que en los siguientes 7 años represento 45.000 millones de dólares. sin embargo se apostó a profundizar la dependencia del gas, con el agravante de extraerlo de Vaca Muerta con el método del fracking, entregando nuestros recursos a empresas imperialistas. Por ejemplo, el acuerdo con Chevron en Vaca Muerta produciría anualmente un tercio de la energía que la inversión en renovables detallada en este artículo, y a un costo de 74.000 millones de dólares, de los cuales un tercio representa la ganancia que exige se le garantice a Chevron.

A pesar de que todos los años fluyen enormes cantidades de energía al ras de la superficie, de tal forma que solo hay que captarla, nos quieren hacer creer que es más económico y racional explotar la roca madre a 5.000 metros de profundidad para sacarle gotitas de petróleo y gas, luego quemarlo en motores, que en el mejor de los casos desperdician el 60% y contaminan el aire, suelo y agua.

Diversificar la matriz energética generando cada vez más energía renovable es hoy una necesidad ambiental, pero también de seguridad de abastecimiento de energía. Para ello es necesaria una gran empresa estatal controlada por los trabajadores y usuarios, garantizando acceso a bajo costo y de calidad de los servicios de energía a los trabajadores y el pueblo pobre. Que no sea un negocio verde para aumentar las ganancias de las empresas sino al servicio de la independencia y el control de los recursos estratégicos, resortes de la economía.

(1) Los porcentajes han sido redondeados a efecto de facilitar la lectura. De todas formas no se alejan mucho de esos valores, aunque varían un poco cada año.







Temas relacionados

Fracking   /    Chevron   /    Ecología y medioambiente   /    Neuquén   /    Ciencia y Tecnología   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO