Internacional

INTERNACIONAL

Irán - EEUU: Las negociaciones que pueden modificar el tablero geopolítico de Medio Oriente

Las negociaciones entre Irán y EEUU vienen estando en el centro de la agenda política internacional. El pasado miércoles, Netanyahu se presentaba ante el congreso de EEUU para impugnarlas con el apoyo de los republicanos contra Obama que las defendió como la única “alternativa viable”. Este jueves, John Kerry se reunió con los aliados del Golfo Pérsico buscando calmar los ánimos. Simultáneamente Irán dejó trascender que podría allanarse al congelamiento de su programa nuclear por 10 años.

Viernes 6 de marzo de 2015 | Edición del día

Kerry de gira busca tranquilizar a los aliados

Buscando llevar calma a sus aliados en Medio Oriente frente a las negociaciones con Irán, el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se reunió este jueves con el rey de Arabia Saudita, Salman, y el ministro de relaciones exteriores, príncipe Saud al-Faisl, así como con los ministros de relaciones exteriores de Kuwait, Qatar, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Omán.

El mensaje de Kerry fue que: "Pese a que estamos involucrados en estos debates con Irán en torno a su programa nuclear, no quitaremos la mirada de las otras acciones desestabilizadoras de Irán en lugares como Siria, Líbano, Irak y la península Arábiga, particularmente Yemen". De esta forma trataba de explicar que un posible acuerdo con Irán, sería lo suficientemente acotado como para no romper el equilibrio geopolítico de la región.

El príncipe Saud de Arabia Saudita hablando junto a Kerry dejó en claro la desconfianza de su gobierno al plantear su preocupación por el involucramiento de Irán en la ofensiva para retomar el control de la ciudad de Tikrit, actualmente en manos del Estado Islámico. "La situación en Tikrit es un excelente ejemplo de lo que nos preocupa. Irán se está apoderando del país", dijo.

El pasado miércoles, Obama ya había sufrido la dura crítica del primer ministro israelí, Bejamin Netanyahu, a su política hacia Irán en la sesión conjunta del congreso norteamericano donde Netanyahu fue ovacionado por los republicanos.

Lo cierto es que EEUU se ve obligado a tensionar las relaciones con sus aliados para avanzar en las negociaciones con Irán debido a la difícil situación del imperialismo en la región. Luego de las costosas y fallidas ocupaciones militares de Irak y Afganistán, en el marco de la continuidad de la guerra civil Siria, la división de Libia luego de los ataques imperialistas, y una situación de conjunto altamente inestable, EEUU tiene que enfrentar actualmente el desafío del Estado Islámico. Esto lo deja sin posibilidades de abrir otro frente de batalla en Irán.

Irán abre la puerta para el congelamiento de su programa nuclear

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, había dicho a la agencia Reuters el lunes que Irán debía comprometerse a un congelamiento verificable por al menos 10 años de su actividad nuclear para que se alcance un acuerdo entre Teherán y las potencias mundiales. El ministro de relaciones exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, había rechazado por inaceptable el planteo de Obama.

Sin embargo, este jueves en una entrevista con la cadena CNN, a Zarif se le consultó si Teherán estaba preparado para aceptar el límite de una década en su programa nuclear, frente a lo cual respondió que: "Depende de cómo lo defina". Y agregó: "Si tenemos un acuerdo, estamos preparados para aceptar algunas limitaciones de cierto periodo de tiempo, pero no estoy preparado para negociar en el aire".

Este presunto cambio podría representar un allanamiento del gobierno de Irán a las exigencias de EEUU, y hace más probable la concreción de un acuerdo. Si esto fuera así el gobierno de Hasán Rouhaní debería lidiar igualmente con las diferentes alas del propio régimen político iraní.

Cabe recordar que la ronda de negociaciones de las que además de EEUU e Irán participan Gran Bretaña, Francia, Alemania, Rusia y China, se habían venido posponiendo en rondas anteriores sin poder llegar a un acuerdo.

¿Qué se discute en las negociaciones?

En líneas generales se trata del congelamiento de programa nuclear iraní a cambio de mitigar las sanciones que el imperialismo le viene imponiendo al país persa.

Una de las demandas del gobierno Iraní es el retiro inmediato de las sanciones con las que EEUU realiza el chantaje clásico imperialista de imponer penurias a la población buscando mejorar la relación de fuerzas. Sin embargo, el levantamiento definitivo de las sanciones depende de la aprobación del congreso norteamericano. Como dejaron en claro los aplausos de pie a Netanyahu por parte de los republicanos, que constituyen la mayoría en ambas cámaras, esto está muy lejos de las posibilidades de Obama.

Sin embargo, Obama estaría en condiciones, por un lado, de vetar nuevos paquetes de sanciones, así como de mitigar las actuales mediante medidas administrativas. Algo de esto venimos viendo en el caso de Cuba. A su vez, puede llevar la suspensión de las sanciones al Consejo de Seguridad de la ONU.

Por su parte, el gobierno iraní ha planteado que aceptaría el llamado "Protocolo Adicional del Organismo Internacional de Energía Atómica" que habilita toda una gama amplía de inspecciones. Sin embargo, el gobierno norteamericano plantea mayor injerencia e inspecciones más en profundidad aún, además del control y la reducción de armamento iraní.

Según señala la publicación Foreing Affairs, junto a toda una serie de medidas orientadas a reducir la capacidad de producción de uranio altamente enriquecido (reducción de las centrifugadoras donde se lo enriquece, la configuración de las mismas, su velocidad, etc.), también se plantea el rediseño del reactor de agua pesada de Arak para reducir la producción de plutonio, así como la reducción de las reservas de uranio de bajo enriquecimiento de Irán.

Aquí entra otro actor clave en las negociaciones: Rusia. La reducción de aquellas reservas se realizaría mediante la exportación de gran parte del mismo a Rusia para su destrucción. Lo cual desde luego, también tiene contradicciones en el marco de las sanciones a la propia Rusia y el conflicto en Ucrania.

Un acuerdo de importantes consecuencias geopolíticas

Las sanciones a Irán no son un hecho nuevo, sino que han sido una constante de la orientación política del imperialismo hacía el país persa luego de la revolución iraní de 1979. EEUU ha probado desde entonces diferentes paquetes de sanciones cuyo rigor ha endurecido en los últimos años con el argumento de enfrentar el programa nuclear iraní. Las medidas de castigo de EE UU, sumadas a las resoluciones de la ONU, y a las adoptadas por la Unión Europea y otras naciones como Japón, Corea del Sur, Canadá o Australia, han contribuido a ahogar económicamente al Gobierno iraní y sobre todo llevar enormes penurias a la población, pero no han logrado el principal objetivo norteamericano de "disuadir" al régimen iraní de continuar con su plan de enriquecimiento de uranio.

Si finalmente se concreta este acuerdo significaría un cambio muy importante en la política exterior norteamericana, y sus consecuencias sobre la región, los sistemas de alianzas, y la intervención imperialista en Irak y Siria, todavía estarán por verse.







Temas relacionados

Irán   /    Benjamin Netanyahu   /    Medio Oriente   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO