Política

POLÍTICA

Jaime Stiuso regresó a la Argentina: la jueza quiere volver a interrogarlo por la muerte de Nisman

Trascendió que volvería a declarar en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman el 29 de febrero.

Sábado 20 de febrero de 2016 | Edición del día

El ex agente de inteligencia Antonio "Jaime" Stiuso, regresó a la Argentina a través del puente internacional "General San Martín" que une las ciudades de Fray Bentos (Uruguay) y Gualeguaychú (Entre Ríos), para declarar a fin de mes en la causa por la muerte del fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman.

Stiuso habría llegado a Uruguay proveniente de los Estados Unidos, donde se encontraba desde el año pasado, sin ningún requerimiento judicial de captura.

El personal de Migraciones constató esa situación y dejó pasar sin inconvenientes a Stiuso y a un acompañante, que sería un abogado.

El espía volvió porque la jueza Fabiana Palmaghini, a cargo de la investigación de la causa por la muerte de Nisman, quiere volver a interrogarlo como testigo. Trascendió que ese trámite se concretaría el 29 de febrero.

Jaime Stiuso se “desempeñó” en la ex SIDE desde 1972 hasta 2014. Durante 42 años realizo “servicios” tanto para las funestas dictaduras militares como para los diferente los gobiernos constitucionales, fue cesanteado de su cargo como director de Operaciones de la SI en diciembre de 2014.

El 18 de febrero, hace un año se fue de la Argentina hacia Uruguay por el paso fronterizo de Colón-Paysandú.

Lo hizo dos días después de haber declarado en la causa por la muerte del fiscal de la unidad AMIA Alberto Nisman, ante la fiscal Viviana Fein.

En aquel momento, el ex espía de inteligencia fue retenido una hora y media por las autoridades de Migraciones en Colón, pero tras una consulta telefónica de Oscar Parrilli, director general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), con la jueza Palmaghini, y la fiscal, el ex agente de inteligencia fue liberado para salir del país sin problema.

Stiuso fue denunciado por Parilli por el delito de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, por ocultar información sobre la investigación del atentado a la AMIA, también se lo denunció por contrabando y por enriquecimiento ilícito.

El exagente colaboraba con Nisman en la investigación del atentado a la AMIA y tras la misteriosa muerte del fiscal quedó en la mira de los tribunales.

Ahora se abre una etapa donde la principal expectativa está puesta en su próxima ampliación de la declaración ante la Justicia por el caso de la muerte de Nisman.

Nisman fue hallado muerto con un balazo en la cabeza en su departamento del complejo edilicio Le Parc de Puerto Madero el 18 de enero de 1915.

El cambio de gobierno significó una vuelta a la escena de la causa Nisman.

En el mismo sentido en la semana que pasó se conocieron dos resoluciones gubernamentales que aportarían a la investigación. La primera releva de secreto a los agentes de inteligencia que puedan aportar información a la causa. La segunda ordena la desclasificación de todo el material en poder de los servicios de inteligencia y de diversas fuerzas represivas relacionada con el caso.

Junto a esto, con el cambio de gobierno la jueza Fabiana Palmaghini desplazó de la dirección de la investigación a la fiscal Mónica Fein, haciendo lugar a un pedido largamente reiterado por la querella.

La causa Nisman podría convertirse en un ariete que permita avanzar sobre ex funcionarios del gobierno anterior. En ese marco, Macri permitió la caída del Memorándum con Irán, un reclamo largamente planteado por los sectores más conservadores de la comunidad judía.

A un año de la muerte de Nisman, el caso sigue sin resolución. Los “nuevos datos” que puedan conocerse serán usados –seguramente- en pos de golpear sobre la anterior administración nacional. El gobierno de Macri necesita, mientras avanza en el ajuste, reafirmar su relación con los sectores más marcadamente derechistas que lo votaron. La causa Nisman puede ser un factor en ese juego político.
Mientras tanto, lo que dejan los 365 días transcurridos es la certeza de la impunidad y la podredumbre que anidan en un régimen político y social que tiene por función esencial mantener y perpetuar el dominio social de esa minoría que constituye la clase capitalista.

En pocos días “Jaime” volverá a recorrer como lo hizo durante más de cuarenta años los pasillos de la justicia, el capomafia otra vez en carrera, ahora con el gobierno de cambiemos, ahora con Macri.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO