Política

PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Jorge Macri, el intendente de Vicente López, habló del marxismo como una “enfermedad”

Siguiendo las declaraciones de Pichetto, Macri habló del marxismo como “una enfermedad” al referirse a la política económica de Kicillof. “¿Se le curó esa mirada?”, se preguntó.

Viernes 12 de julio | 17:46

El entonces Ministro de Economía y hoy candidato a gobernador por el Frente de Todos: Axel Kicillof es tildado por los macripichettistas, como un cuasi “prosoviético”. Nada más lejano de la realidad, no se trata solamente de las declaraciones llenas del gorilismo a las que nos tiene acostumbrados Cambiemos y también el PJ, sino que son definitivamente falsas. Kicillof tiene poco y nada de marxista. Más bien plantea que hay que pagarle al FMI y fue el principal impulsor de acuerdo con el Club de París.

Cambiemos y la “construcción de relatos”

Jorge Macri, el intendente que se queja de que su sueldo no le alcanza para vivir, no tiene mayor problema en decir que Kicillof representa la “lógica de un Estado que se impone” y que “construye un relato más allá de lo que está ocurriendo afuera, como si la gente no supiera de la inflación”. Habla de la construcción de relatos ficticios, uno de los actores de “pobreza cero” y “la Argentina es un fiesta”, cuando gobiernan un país con 60% de pobreza infantil y con gente que se muere de frío en las calles a unos metros de Puerto Madero.

Por casa la situación tan poco es tan distinta: “con este gobierno hay una percepción de que los salarios le ganan a la inflación” (¡). No sabemos de qué trabajadores habla Jorge Macri, pero seguro que no se trata de los miles de docentes del distrito que ganan salarios de miseria mientras pasan frío junto a los pibes en las más de 20 escuelas sin gas, ni con los cientos de trabajadores que quedaron en la calle con los cierres de Pepsico, Bangó y Atanor y con los despidos en Pilkington.

¿Kicillof un marxista?

Los cierto es que Kicillof no necesita “ser curado” de ningún tipo de marxismo. Su gestión como Ministro de Economía de Cristina – que por otro lado, Pichetto acompañó sin problema hasta el segundo mandato- estuvo atravesada por las negociaciones con los acreedores y el acuerdo millonario con el Club de París, fue parte de los que trataron muy bien al fondo, “sacándolo a los billetazos”. Pagaron con las mejores condiciones a los especuladores y beneficiarios de una deuda ilegítima y escandalosa, aplicaron una megadevaluación y mantuvieron el impuesto al salario. Hoy repiten la receta y dicen que al Fondo hay que volver a pagarle.

Como plantea Adelaida Jiménez, docente, delegada de escuela y candidata a primera Concejal por Vicente López por el FITU:

“Hablar del marxismo como una enfermedad, solo puede venir de un empresario que es parte de la casta política que se beneficia del Estado y que siente desprecio por las ideas que levantan los derechos de los sectores más explotados de la sociedad. Las declaraciones de Macri son absurdas, el kirchnerismo no es marxismo, es peronismo. Kicillof forma parte de las alianzas de gobierno con los sectores más rancios del PJ, los que le votaron todas las leyes de ajuste a Cambiemos, los que se oponen a los derechos de las mujeres y planean continuar pagándole al fondo.

Solo el Frente de Izquierda Unidad plantea que hay que romper con el FMI y que esa plata se destine a las verdaderas necesidades de los trabajadores. Como docente vivo en carne propia el ajuste en mi salario y el de mis compañeros, pero sobretodo la situación dramática de los pibes que pasan frío en las escuelas y que con sus familias no llegan a fin de mes.

Nosotrxs somos orgullosamente marxistas, estamos siempre del mismo lado, no nos resignamos a vivir en un sistema que condena a la miseria a las grandes mayorías, mientras un puñado se enriquece, por eso levantamos en alto y con orgullo las demandas de los sectores más explotados, de los trabajadores, las mujeres y la juventud”.







Temas relacionados

Jorge Macri   /    Axel Kicillof    /    Provincia de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO