Mundo Obrero

OPINIÓN

Jornada de lucha, bronca y lágrimas en los ojos

Palabras de un trabajador aeronáutico tercerizado luego del paro del 25S, antecedido por el fallecimiento de un compañero. “Nuestras vidas valen más que sus ganancias” es el mensaje hacia la empresa y el sindicato.

Marcelo Zuaín

Trabajador aeronàutico tercerizado

Miércoles 26 de septiembre de 2018 | 19:11

Martes. Cae el sol y la gran jornada de paro nacional -que fue activo gracias a la izquierda y sectores independientes de la burocracia sindical- se va terminando. Rápidamente las centrales sindicales intentan bajar el telón a millones de personas que quieren expresar su bronca contra este gobierno, que sólo les ofrece penas y miseria.

No fue un día más para los trabajadores aeronáuticos. Nos levantamos temprano para salir a ganar las calles junto a distintos sectores obreros, los estudiantes y las mujeres que quieren frenar realmente el ajuste en curso, sabiendo que para eso hace falta poner el cuerpo ahora, que no se puede esperar más.

No fue un día más tampoco porque en nuestro lugar de trabajo, donde estamos todos los días del año, sufrimos la pérdida de un compañero el día anterior, de muy joven pasó por este mundo, en un fatídico accidente en moto que nos desbordó de dolor y de bronca. La vida de un trabajador precarizado no vale nada ni para las empresas ni para este gobierno: Nico cruzó las vías en su moto, el único medio de transporte al que podemos aspirar, seguramente apurado para no llegar tarde. Pero nunca llegó a destino. Mientras todos nos enterábamos, shockeados, en el ritmo de vorágine de aviones entrando y saliendo, la patronal solo estaba interesada por quiénes iban a parar al día siguiente y quiénes no. Las compañeras, al frente en los reclamos y con lágrimas en los ojos, fueron testigos una vez más del desprecio que tienen los empresarios por la vida del obrero ante las respuestas negativas por ayuda a la familia del compañero. La presión llegó al sindicato, y horas más tarde se hicieron presentes, se juntaron a tomar mate con los mismos patrones, y ante tanta presión de la base salieron a decir que iban a hacer “algo” para ayudar con el sepelio.

Esa jornada del 24 hizo pasar a un segundo plano el paro general y los boletines que teníamos para repartir y discutir el mismo, por los descuentos, presentismo, etc... porque nuestra pérdida era irreparable. Cuesta mucho escribir, costó demasiado a los compañeros ir a los vuelos para anotar en planillas números y personas, personas y números. Pero en estas circunstancias de crisis, de encontrarse en situaciones extremas es donde pega un salto la conciencia del obrero.

Foto: Natalia Pisarenko/AP Photo
Foto: Natalia Pisarenko/AP Photo

Y lejos, muy lejos de tomarlo como un oportunismo político, decimos que es por esto que peleamos, no es solamente un slogan cuando decimos que nuestras vidas valen más que sus ganancias ¡no! porque esos patrones abiertamente dicen que tienen afán de lucro. Y a los que nos organizamos y peleamos por nuestros derechos nos persiguen, nos aíslan, nos secuestran, nos amenazan, nos desaparecen, nos matan. Por eso esta semana amenazaron de muerte a Nicolás del Caño, Myriam Bregman, María del Carmen Verdú. Pero no los amedrentan ni a ellos ni a nosotros.

Ayer tampoco fue un día más: gritamos bien fuerte que no queremos seguir pagando con nuestras vidas las miserias que ofrece este sistema, quedó demostrado que hay que salir a luchar ahora, que no hay que esperar más tiempo. ¡Son ellos o nosotros! ¡Por los que ya no están y también por los que vendrán!

Nicolás González ¡presente!







Temas relacionados

Paro General 25 de Septiembre   /    Aeropuerto de Ezeiza   /    Tercerizados   /    GPS   /    Trabajadores aeronáuticos   /    Aeronáuticos   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO