Cultura

CÓRDOBA / FERIA DEL LIBRO 2016

Jóvenes en situación de encierro presentaron sus obras en la Feria del Libro de Córdoba

Junto a sus docentes, presentaron la revista “Tumbando Rejas” y la novela “La otra vida de los pibes pistoleros”.

Nahuel Rodriguez

Delegado Escolar | Agrupación Docentes D-Base/Lista Fucsia

Miércoles 14 de septiembre de 2016 | Edición del día

MI MUNDO

Cuatro paredes oscuras
Un reloj que nunca avanza
Una cortina de rejas
Aquí la vida no pasa
El tiempo detenido
Del amor y la nostalgia
Un error cometido
Un perdón que nunca alcanza
La visita del domingo
Tus hermanos, tu mamá
Nunca vino un amigo
Tal vez no te queden más
Cuando miro estas paredes
El mundo se pone gris
Una radio me acompaña
Afuera hay alguien feliz
Aquí adentro es otro mundo.

Víctor Hugo L. – Revista Tumbando Rejas N° 8

El lunes 12 de septiembre, en el marco de la Feria del Libro 2016, se presentaron en el Patio Mayor del Cabildo el número 8 de la Revista “Tumbando Rejas” y la novela “La otra vida de los pibes pistoleros”, dos producciones literarias escritas por docentes y alumnos del Centro Educativo Complejo Esperanza.

“Tumbando Rejas” es un proyecto socioeducativo de formación y comunicación que comenzó en 2008 en la comunidad educativa del instituto de menores en conflicto con la ley penal. Con una única producción anual en la que se aborda como eje temático algún derecho, alumnos y docentes vuelcan al papel aquella expresión “tumbera” que late fuertemente desde el encierro.

Con la intención de voltear esas rejas materiales y visibles que separan el adentro del afuera, pero también las estructuras simbólicas y mentales que impiden ver a la sociedad las capacidades de quienes han perdido la libertad, jóvenes encerrados en este instituto carcelario, muestran, con la consigna “Ciudadanía y Participación” – eje central de la última revista - que la salida no es individual sino colectiva y que los derechos se conquistan con la lucha.

En el acto de apertura de la presentación, a modo de expresión dramática, los docentes marcharon por las instalaciones del Cabildo portando banderas pintadas por los jóvenes del complejo con reclamos que habían sido mostrados en la “Marcha de la gorra” del 2015.

Se alzaron consignas como “menos policías, más libertad”, “¡visita privada ya!”, “más justicia para los pibes”, “mejor comida”, “abajo el código de faltas” o, simplemente, “libertad”. Todas expresiones que no son escuchadas en el encierro.

Dando inicio a la celebración, se leyó uno de los párrafos más fuerte y profundo de la sección “Escritores de la libertad” perteneciente al último número de la revista: “Cuando matan a un chico, cometiendo un delito o no, los medios justifican su muerte diciendo que tenía antecedentes penales. Les cabe por choros, dicen. Nunca nos muestran como víctimas de la violencia de otros. No muestran el dolor de las familias de esos chicos. Nosotros pensamos que ninguna cosa material vale más que la vida de una persona. La sociedad y los medios hablan de nosotros como violentos, pero la violencia también se genera por la aprobación y el silencio ante estas muertes”.

Acá podés ver el video

Como un hecho novedoso, en esta oportunidad se presentó la novela “La otra vida de los pibes pistoleros”. Ana, docente coordinadora del proyecto, contó a La Izquierda Diario que la idea surgió por la necesidad de tener un producto literario que tuviera un valor social más allá del encierro.

Los alumnos se acercaron a la escritura grupal de esta novela utilizando las paredes del Instituto Horizontes, considerando como núcleos principales las líneas de tiempo de sus propias vidas, los relatos íntimos más importantes e intensos que se enriquecieron con el material de lectura trabajado en los distintos talleres.

El título de la obra surge por la propia iniciativa de los jóvenes con la intención de contar esa “otra vida”, la parte autobiográfica que no les interesa a los medios de comunicación.

La indiferencia social por las capacidades atesoradas y la gran estigmatización sobre las responsabilidades que se le atribuyen a la juventud como representante colectivo de todos los males, tuvo la oportunidad de transformarse en palabras para expresar sus demandas en búsqueda de la satisfacción de las mismas.

En un momento en que se muestra a los jóvenes como culpables de todos los problemas sociales, cuando el tema de la “inseguridad” se roba gran cantidad de minutos mediáticos, los chicos del Complejo pudieron expresar su bronca con estas palabras:

“Cuando hablan de nosotros sólo dan a conocer los delitos, nunca se habla de las causas que nos llevan a eso, de las necesidades que tenemos, la falta de asistencia real. No nos conocen ni les interesa conocernos. La mayoría de los medios de comunicación nos muestran como malas personas. Ya estamos marcados, por más que intentemos rescatarnos, ya estamos marcados. Pensamos que los medios lo hacen por razones económicas, porque es un negocio. Vende más la mala noticia, y nosotros siempre somos la mala noticia”.

Como cierre del evento, un exalumno del Complejo Esperanza, Agustín, confirmó que el arte siempre está del lado de los pibes para enfrentar a la “yuta”.

Acá podés ver a Agustín







Temas relacionados

Libertades Democráticas   /    Córdoba   /    Educación   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO