Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

La Nación, otro caso de “periodismo de infantería”: precarización, cierre y militarización

Primero anunció un plan de retiros, reducción de horas y 40% de rebaja salarial. Ahora amenaza con cerrar su planta en Barracas para fusionar la impresión con Clarín. Infantería custodia la planta.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Martes 29 de enero | 19:53

“Queremos informarles que hoy cierra nuestra planta impresora de calle Zepita. El diario en papel empezará a imprimirse en plantas de terceros. Se adopta esta medida con suma responsabilidad, luego de haber evaluado todas las alternativas e instancias de negociación”. El mensaje fue difundido en las últimas horas por el departamento de Relaciones Internas del grupo La Nación. Así marcaba un nuevo salto en el ataque a los obreros gráficos del diario.

El plan se había puesto en marcha en diciembre, cuando La Nación anunció su intención de cerrar su planta y hacer la impresión del diario junto a Clarín. La “fusión” implicaba claramente una pérdida de puestos de trabajo. Ante el planteo del sindicato y los delegados, la empresa propuso la reducción de las jornadas laborales y de los salarios, además de retiros “voluntarios”. Como denunció uno de los delegados, Dario Sosta, “en este período de 100 trabajadores en el taller se fueron 36 compañeros con retiros voluntarios y prejubilaciones. Los trabajadores aceptamos esa carga laboral las absorbimos los que quedamos y una reducción de horas que significa el 20% del sueldo y la empresa sigue insistiendo en que tenemos que bajar el 40% de nuestro sueldo”.

Pero la empresa comenzó esta semana con la planta cerrada y un operativo de la Infantería de la Policía de la Ciudad en sus puertas. Las imágenes recuerdan a lo que sucedía hace dos veranos, cuando la zona estaba militarizada ante el reclamo de los obreros de AGR-Clarín. Policías y empleados de seguridad también se habían apostado en la redacción del diario, en Vicente López.

Este martes la Federación Gráfica Bonaerense denunció que la empresa había despedido de más de 70 trabajadores.

Una tribuna de doctrina (antiobrera)

"La Nación será una tribuna de doctrina". Es el lema del diario más gorila de la prensa argentina. Parece que en este caso la empresa de los Mitre y los Saguier, además de su apoyo al ajuste, ha decidido sumarse abiertamente al ataque a los puestos de trabajo y las condiciones laborales.

Como señaló el SiPreBA, el gremio de prensa, “muchos de estos empresarios argumentan crisis económica, pero en los casos de los grandes grupos, como Clarín o La Nación, se trata de cambios en sus estrategias de negocios de todo tipo, al amparo de un gobierno nacional que incluso practica la misma política en los Medios Públicos”. Para llevar adelante sus estrategias de negocios, atacan a los trabajadores gráficos y de prensa. Ya hemos visto el cierre de la planta de AGR-Clarín, el intento de vaciamiento de Télam y decenas de ataques en diarios, imprentas, radios y canales.

Te puede interesar: Trabajadores de prensa rechazan el cierre de la planta de impresión de La Nación

En este caso incluye un intento flexibilizador. La propuesta de reducir la jornada, rebajando los salarios en lo inmediato. Pero también avanzando en la tercerización de la impresión y las fusiones, buscando así fortalecer a las patronales para imponer peores condiciones salariales y laborales. Como ya vimos en el petróleo, la construcción o la industria textil, si la reforma laboral no puede pasar, el gobierno y los empresarios quieren hacerla por ramas o empresas.

Periodismo de guerra

Para imponer estos ajustes, los grandes medios cuentan obviamente con apoyo del macrismo. Por un lado con una pauta oficial millonaria, que solo entre los gobiernos nacional y de la Ciudad han aportado 150 millones de pesos en 2018. Por otro de los funcionarios del Ministerio de Producción y Trabajo, dóciles con las empresas y duros con los trabajadores. Pero también de las mismas fuerzas de seguridad. Por eso en la tarde de este martes La Izquierda Diario pudo reflejar cómo la zona de plantas de Clarín y La Nación estaba blindada por la Guardia de Infantería de la Policía de la Ciudad. Colectivos, patrulleros y un fuerte vallado que impide que se acerquen los trabajadores.

Como reflejábamos durante el conflicto de AGR-Clarín, se trata de una larga tradición de gobiernos radicales, peronistas y macristas. La cara más brutal del “periodismo de guerra” que practican los grandes medios.

No al cierre ni la precarización

Desde la conducción gráfica bonaerense vienen planteando que “vamos a defender cada puesto de trabajo”. Este lunes el gremio movilizó pero solo a sus cuerpos orgánicos. Su dirigente Héctor Amichetti aseguró que "los trabajadores de Clarín, solidarios con los compañeros, no imprimirán La Nación. Y por lo menos en la ciudad y gran Buenos Aires no va a haber taller que imprima el diario".

Si el anuncio se confirma, sería una primera medida para enfrentar el ataque. Sin embargo, ante la ola de cierres y despidos en empresas y talleres gráficos, la conducción kirchnerista de la Federación Gráfica se ha mostrado impotente. Miles de trabajadores han quedado en la calle en los últimos años.

Por eso la pregunta es, ¿qué van a hacer la FGB y los sindicatos opositores como Camioneros que tiene afiliados en la planta? ¿Van a defender todos los puestos y condiciones de trabajo? ¿Van a enfrentar el plan de Macri y "la Corpo" con el paro general gráfico y medidas de fuerza contundentes apoyadas por el resto de las organizaciones?

De eso depende que Clarín y La Nación puedan avanzar con sus despidos y reformas laborales.







Temas relacionados

Diario La Nación   /    Familia Saguier   /    Federación Gráfica Bonaerense   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO