Cultura

ENTREVISTA / MÚSICO

La caja de Gabo Ferro

Entrevista a Gabo Ferro donde nos cuenta cuáles son sus próximos proyectos. El más cercano es la presentación de su próximo disco “El veneno de los milagros” el 8 de Noviembre a las 21 horas en el ND/Teatro, disco que grabó con Luciana Jury en El Calafate. “Dos voces, dos guitarras, cuatro elementos”.

Natalia Rizzo

@rizzotada

Viernes 7 de noviembre de 2014 | Edición del día

Gabo es un vasto mundo del que afloran infinitas y diversas formas de volver a descubrir el universo de las relaciones humanas, un mundo que se hace casi inabarcable y que nos permite recorrer en itinerarios espiralados a través de formidables manifestaciones sensibles. Su arte es profundo, su belleza radica en la propia reformulación de lo bello, en despojar lo bello de lo real para dotarlo de una narrativa de ficción donde aprendemos a ver entre las sombras.

Su poética emerge de la oscuridad y el silencio, para hacerse carne, cuerpo en la materia pesada, cruda sin cáscara y a la vez interminablemente etérea que atenta contra toda mirada que planea la vida desde la superficie. Un Artista multifacético, cantante, autor, compositor, poeta, intérprete en teatro y ópera, pero sobre todo que cuenta con una amplia trayectoria dentro del rock y la música contemporánea. Con su sello “Costureracarpintero” creado en 2004 ha editado ya 12 discos, a razón más de un disco por año. Además es historiador y tiene dos ensayos publicados y “Costurera carpintero” una antología de las letras de las canciones de todos sus discos.

A veces encontrar las palabras justas o adecuadas para referirse a un artista es tan difícil como formular una pregunta de entre miles. Así fue que le preguntamos para empezar:

¿Hay alguna pregunta que no te hayan hecho nunca que te gustaría que te hagan?

“Como siempre estoy amenazado por las respuestas, la verdad que ni siquiera fantaseo con las preguntas posibles. Me preguntan, casi siempre lo mismo por razones lógicas. Si estás dando a conocer un disco nuevo, obvio que lo que pensás es ¿cómo hago para responder de una manera diferente lo mismo, no? Así que no fantaseo con preguntas, más bien fantaseo con diferentes formas de dar las mismas respuestas.”

Hablar de Gabo es también hablar de otros, de sus vínculos con otros artistas de diferentes disciplinas y de su creación conjunta. Encontramos su obra inmersa dentro de relatos coreográficos, piezas escénico-vocales, documentales y films argentinos e internacionales. Junto a Haydée Schvartz participó en Four Walls de John Cage para el Centro de Experimentación del Teatro Colón.

Actualmente, también se encuentra trabajando en un tríptico a partir de la obra y vida de Artaud junto a Emilio García Wehbi y en una ópera del compositor argentino Gabriel Valverde, “Ese Grito es todavía un grito de amor” basada en “Fragmentos de un discurso amoroso” de Roland Barthes, dirigida por Rubén Szuchmacher que se presentará desde el 6 al 8 de diciembre de este año en el Centro Nacional de la Música y donde Gabo será la voz principal.

El disco que acaba de estrenar y cuya presentación se hará el sábado 8 de Noviembre en el ND/Teatro se llama “El veneno de los milagros” y uno de sus temas participa de la película “Zonda” de Carlos Saura a estrenarse el año que viene. Este nuevo disco lleva la impronta inexacta e infalible de Gabo y Luciana Jury. Luciana tiene una voz con rasgos muy característicos en los que resuena la estirpe de grandes cantoras como Chavela Vargas o Liliana Herrero, pero donde puede reconocerse un sello muy personal. Como solista ha editado dos discos: Canciones brotadas de mi nariz y En desmesura. Ella tiene una voz que juega a navegar el espacio y reverberar en una infinidad de colores. Gabo y Luciana, una conjunción de dos voces, dos artistas, un arte, varios artes conmovedores, dos voces que se unen y parecen separarse, revientan, explotan y se componen, pero que no se sueltan la mano, se acompañan y parecen bailar incansables.

¿Qué es lo que más te motiva del disco que compartieron con Luciana?

Lo más interesante fue justamente eso, encontrar un trabajo para compartir con alguien que en general hago solo. Y con Luciana se generó eso de conocer primero su trabajo, después verla a ella y sentir que había alguien familiar, que había alguien que cantaba desde un lugar común mío, desde un origen común, desde un tránsito común y que cantaba con el cuerpo, que sentía que cantar no era sólo una sucesión de melodías, de una letra, sino que era una cuestión física, y una cuestión con todo. Lo primero que me surgió fue escribirle una canción para que la cantara y después otra y después otra, y la verdad que bueno cuando le mostré las canciones que tenía era como que había descubierto un preciado instrumento y que tenía ganas de componer para ella, para que ella lo cantara.

¿Cómo fue la experiencia de la grabación del disco en El Calafate?

Salirse de la realidad cotidiana y exiliarnos de alguna manera a algún lugar súper poético e inspirador como era ese estudio lleno de ventanales que daban al lago Argentino y a Los Andes. Fue una semana sin cuestión de horarios, ni nada, estábamos ahí todo el día y todo a disposición nuestro. Era muy fácil y muy difícil porque justamente en su simpleza -y es lo que me pasa en general con mis discos y mis conciertos- radica su complejidad.

Quería un disco que hace tiempo que lo podía escuchar, ahora lo podía hacer. Tenía ganas de escuchar un disco de cantantes, un disco de voces, sin auto-tune, Entonces sentí que lo podía hacer y quería quedarme en esos cuatro elementos: dos guitarras y dos cantantes, digamos, dos voces y dos guitarras. Era eso de llevar estas canciones y de poder plasmarlas así, y se dio, contaminadas absolutamente por esa naturaleza de frío, por esa naturaleza de frío, de tanto aire, de animales exóticos para nosotros como los choiques, son unos zorritos, que venían casi como perros, que se acercaban. Uno se dejaba atravesar por ese asombro, de una naturaleza exótica para nosotros. Estar parado frente a un muro de piedra casi infinito para el ojo y que estuvieran esos animales ahí moviéndose incluso con lo sublime o lo cruel de esa misma naturaleza salvaje, perros comiéndose un animal vivo. Tratábamos de usar y usábamos de hecho todo eso para que eso inunde e inspire al disco. Por ejemplo cuando terminamos de mezclar antes de grabar, nos fuimos al glaciar y ahí nos quedamos frente al glaciar escuchándolo, mirándolo. El glaciar es un ser vivo, se está moviendo, hace ruido, es como que ruge, llegás y más allá de la impresión que te da, -uy! mirá sacame una foto o grabame un videito-, hay un momento que quedamos todos mirando el glaciar y teniendo una comunicación con eso que está vivo, con eso que es agua y que adentro vaya a saberse qué más tiene.

Entonces vos creés que le imprimió algo particular al disco haberlo grabado ahí.
¿Cómo más se expresa eso?

Sí, completamente. Si hubiéramos grabado acá, en Mataderos o en Villa Ortúzar qué se yo, hubiera sido un disco urbano. Hay un momento por ejemplo con una canción que yo compuse para Luciana para que ella la cante sola, que lo que quería hacer es poner en crisis los lugares clásicos de la cultura, entonces yo había escrito para una mujer que tiene lo que tiene ganas de tener con un hombre y que lo pone en el camino y le dice: -no querido acá no te quedés que yo solo acá quería esto, volá andáte, te podés ir-. Y fue hermoso decirle a Luciana: ¿ves este camino hermoso que lleva a la montaña ahí que va por el lago? bueno, cuando cantes esta canción vas viendo cómo se va y le cantás esto. Entonces eso si hubiésemos estado en un estudio urbano lleno de paneles de sonido donde no tenés luz natural en general, eso no hubiera sido posible, y eso es un ejemplo entre tantos.

* * *
Gabo Fue galardonado por los Premios Gardel 2014 con el premio Mejor Álbum Artista Canción Testimonial y de Autor con “La primera noche del fantasma”, estuvo nominado junto a Víctor Heredia, y Alberto Cortés y el premio se lo entregó Omar Mollo.

* * *
Fui a apoyar el disco, a ponerle el cuerpo, yo creo que hay que ponerle el cuerpo en todos los estadíos, no hay que dejar el trabajo de uno solo nunca, en ninguna parte. Más allá de que no me siento muy cómodo en las cuestiones sociales con tanta televisación y con muchas celebridades y etc, fui igual y la verdad es que por supuesto no esperaba ganar y había algo que yo sentía que no se estaba diciendo, que todos iban subiendo y dando los agradecimientos del caso y nadie estaba hablando de ciertas cosas.

Entonces sentía que yo tenía que decir lo que tendría que haber escuchado y no se había dicho. Esta cosa de la crisis de la Industria Discográfica, nadie habló de eso. El sitio de CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas) había estado hackeado días antes porque CAPIF no permitía la bajada de música, entonces me pareció que era un lugar muy interesante y muy acertado para hablar de esta supuesta crisis de la industria y que quién se baja una canción o un disco no es un ladrón de gallinas.

Que para el caso mío, donde por ejemplo tenemos una distribución mala de nuestros discos, nos da una oportunidad fenomenal para que se puedan bajar en cualquier parte del mundo nuestros discos, nuestras canciones y que nuestra música se pueda escuchar. Calculo que muchos Sellos tendrán también sus razones para oponerse a la bajada pero estaría bueno que eso se discutiera y que no se dilatara la discusión y que ellos se vayan buscando estrategias para hacer más guita.

Sentí que sirvió para eso más allá del mimo y del reconocimiento de pares, porque si bien vota la industria, también votan los músicos y periodistas. Sentí que había un reconocimiento, desde otro lugar y también la oportunidad de poder decir, ahí frente a los señores y señoras de la industria y por la televisión, esto que me parecía que tenía que ser dicho.

Sacás un disco por año, publicás libros de poesía e historia, hacés ópera, teatro…¿Cuál es la relación que establecés con la música y tu producción artística?

Mi relación con el arte es una relación cotidiana, entonces… la obra cae como la fruta, por añadidura. Todos los días trabajo y todos los días escribo, es una cosa cotidiana el escribir letras, el escribir melodías, lo que no es cotidiano es el fenómeno de ir a grabar, hacer un concierto. Se va armando y vos vas viendo que se va conformando una obra, y que parte de ella tiene un color similar y le vas viendo la cara y decís "ay, mirá esto habla sobre tal cosa", y ahí es cuando vas viendo una canción así y otra…para pensarlo como una obra completa y ahí ya escribís con ese norte para formar un disco o un libro.

Ahí es cuando se completa una unidad que en general es un disco o puede ser un libro o una pieza de teatro o lo que sea. Eso sumado a algo que también me gusta hacer que es trabajar como intérprete de otras cosas . Cuando trabajo con Haydee (se refiere a Haydeé Schvartz) sobre compositores contemporáneos del siglo XX como Berio, Gandini, Cage, o hasta cuando nos vamos al barroco como cuando hacemos Dowland, es decir disfruto y todo eso me nutre. Siento que si yo no hubiese estudiado todos estos compositores mi música no sería la que es, sería otra, no sólo mi música sino también mi trabajo como intérprete que tiene que ver también con lo performático, por eso tengo mucho que agradecer Emilio García Wehbi. Con él aprendo muchísimo porque todos sabemos que él es un artista tremendo que con su dirección también aporta a mi intérprete y a mi obra también.
* * *
Allí en el concierto nos reencontraremos entonces, para vivir una sublime experiencia.

“El veneno de los milagros” ,
8 de noviembre a las 21 horas en el ND/Teatro, Paraguay 918, 4328-2888
FACEBOOK: acagaboferro
SITIO WEB: gaboferro.com.ar







Temas relacionados

ND/Teatro   /    El veneno de los milagros   /    Gabo Ferro   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO