Economía

PANORAMA ECONÓMICO

¿La casa está en orden?

El gobierno presenta el canje de la semana pasada como un éxito. Es dudoso. Este lunes se alteró la coyuntural calma cambiaria con un salto en el dólar “blue”. Es que más allá de la recomposición de las reservas siguen actuando todos los factores estructurales que llevaron a la escasez de dólares. El turbio panorama mundial y la caída del precio del petróleo están derrumbando las acciones de YPF y el Merval.

Pablo Anino

@PabloAnino

Martes 16 de diciembre de 2014 | Edición del día

En el ámbito económico, el año que se termina presenta resultados que podrían observarse como tranquilizadores. El Banco Central logró recomponer las reservas superando los u$s 30 mil millones gracias al intercambio de monedas con China, al ingreso de dólares de las telefónicas que se están beneficiando con el negocio de 4G y liquidaciones de las multinacionales exportadoras de soja.
De esta forma, el gobierno había logrado aplacar las presiones sobre el dólar paralelo que llegó a superar los $16 meses atrás. Para conseguirlo, además, otorgó beneficios como los bonos “dólar linked” que se ajustan por el tipo de cambio. Y juguetea con una posible negociación con los buitres que litigan en Nueva York.

Pero este lunes el dólar paralelo volvió apegar un salto hasta a $13,17. En parte, por el resultado exiguo de la operación financiera ofrecida por el gobierno la semana pasada y, en parte, por la cercanía del período vacacional donde se demandan más divisas.

Por eso, el oficialismo no debe apresurarse a festejar la estabilización cambiaria. Además, la contención coyuntural del tipo de cambio se logró al costo de un frenazo en la economía.

En los primeros diez meses del año la industria cayó 2,6% según datos oficiales (los privados dicen que la caída es mayor), las exportaciones e importaciones se retrajeron ambas 11%, la construcción está estancada con una leve baja (-0,5%) y las ventas minoristas disminuyeron 7,2% en el acumulado a noviembre. Estos son los verdaderos éxitos de la gestión del “soviético” Kicillof.

Deuda: sigue la crisis

Es cierto, como dicen en el gobierno, que el canje efectuado la semana pasada mostró que los especuladores tienen confianza en que se les va a pagar el Boden 2015.

No hay duda que los “pagadores seriales” sacrifican todo (incluso el tan valorado crecimiento económico y el consumo popular) en pos de rendir pleitesía a los especuladores.

No sólo eso. El Boden 2015 promete un rendimiento mayor que el que obtenían los bonistas cobrando por adelantado. El bolsillo fue más fuerte que la confianza en la decisión de esperar a octubre próximo para cobrar.

El equipo económico pretendió trasladar esa “confianza” a toda la operatoria anunciada hace dos semanas para canjear el Boden 2015.

Pero la emisión de nuevos Bonar 2024 por u$s 3 mil millones consiguió una adhesión de apenas el 10% (u$s285 millones de dólares). Más parecido a un fracaso que al éxito anunciado por Kicillof.

La pasada fue una “semana negra” para las bolsas del mundo, lo cual terminó repercutiendo en la exigua compra de bonos argentinos. El “timing” del equipo económico no está calibrando bien.

Es así, que el cronograma de pagos de la deuda para 2015 sigue tan cargado como antes del “éxito” de la operación llevada adelante por el gobierno con el Boden 2015.
Por eso desde el Ministerio de Economía dejaron trascender que volverían a intentar una nueva colocación de Bonar 2024 cuando se calme el panorama financiero global. La vuelta a los “mercados” es casi un hecho.

Hasta que eso ocurra, unos u$s 15 mil millones de dólares habrá que pagar el año próximo, una cifra que permitiría casi quintuplicar la Asignación Universal por Hijo si se dejara de pagar la fraudulenta deuda.

Mientras tanto en el juzgado de Thomas Griesa se siguen acumulando demandas contra la Argentina. De los u$s1.600 millones que reclamaban Paul Singer y sus amigos, ahora las causas podrían sumar hasta u$s16.000 millones.
Es que los “me too”, aquellos que quieren ser beneficiados por el mismo fallo con el que el juez neoyorquino favoreció a Singer, están haciendo fila en su juzgado para reclamar.

Llamativamente es lo que quería Kicillof. El ministro le había solicitado al mediador Daniel Pollack negociar con todos los “holdout”.

Cualquier arreglo, aunque no signifique el 1600% de ganancias que quieren los buitres ni tampoco el 300% que ofrece el gobierno, sino una alternativa intermedia será una nueva expoliación sobre la riqueza nacional a causa de unos bonos que esos especuladores compraron por centavos.

En enero sin la cláusula Rufo se conocerá cuánto cotiza el relato de “patria o buitres”. No obstante, en la “década ganada” ya se volatilizaron u$s 200 mil millones de dólares en manos de los especuladores financieros internacionales.

Vaca Muerta en problemas

El desplome del precio del petróleo es un síntoma de la crisis económica mundial que se va acentuando con las malas perspectivas internacionales. La Unión Europea no logra salir de la recesión, Latinoamérica desacelera su ritmo de crecimiento, mientras que en el este asiático China también muestra menor dinamismo y Japón no consigue reactivar la economía.
En ese panorama complejo se entrecruzan las disputas geopolíticas. La decisión de Arabia Saudita de mantener la producción de petróleo a pesar de la baja en la demanda no sólo presiona a la baja los precios, sino que además está impactando críticamente sobre países como Venezuela y Rusia, pero también sobre los proyectos de extracción no convencional de hidrocarburos, como es el caso de Vaca Muerta.
Las acciones petroleras se están desplomando. En Buenos Aires, YPF cayó 11,1% este lunes. El Merval se derrumbó 8,3% el primer día de la semana. Y ya van varias jornadas de bajas abruptas. Aunque las empresas cotizantes en bolsa hicieron grandes ganancias en lo que va del año, el índice bursátil porteño retrocedió a los niveles que mostraba en junio.
No sólo las petroleras están afectadas. Los bancos también están viendo caer las cotizaciones de sus acciones.

El proyecto estratégico de entregar Vaca Muerta a la expoliación de las multinacionales petroleras como Chevron va perdiendo atractivo. No obstante, al estar basado en mayor medida en la extracción de “shale gas”, que mantiene relativa independencia de los precios del petróleo, los efectos negativos podrían ser atenuados.

Salarios en baja, desocupación en alza

La recesión avanza mientras el horizonte económico presenta cada vez más nubarrones.

El ajuste va cayendo sobre el pueblo trabajador. Este año la inflación terminará entre el 35% y 40%. Según datos oficiales del Ministerio de Trabajo, los salarios de los trabajadores con empleo registrado se incrementaron 26% o 30% en paritarias, según se considere o no el impacto por su aplicación en cuotas. Para los 4.100.000 trabajadores que están en “negro” la situación es mucho peor. La pérdida de poder de compra la reconocen hasta los alcahuetes de la CGT y la CTA oficialistas.

La lucha emblemática de los indomables de Lear por la reincorporación de los despedidos es un botón de muestra de la caída en la ocupación obrera, más allá de los dibujos del INDEC.

El “modelo” va mostrando su verdadero rostro.







Temas relacionados

Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO