Internacional

EDITORIAL DE EDITORIALES INTERNACIONAL

La cocinera, el camarero y la alianza de facto difícil de digerir entre Irán y EE. UU.

Guillermo Iturbide

Ediciones IPS-CEIP

Domingo 8 de marzo de 2015 | 15:34

Ahmad al-Rubaye/AFP/Getty Images

Hoy el Frankfurter Allgemeine Zeitung habla de “la cocinera y el camarero”, en relación a la nueva sociedad entre el presidente francés Francois Hollande y la canciller alemana Angela Merkel.

“El presidente francés actúa como alguien que ha apretado accidentalmente la tecla de “reinicio”. Con esto se refiere a la anterior frialdad en la relación entre ambos jefes de Estado, luego de la cercana colaboración entre Merkel y Nicolas Sarkozy, el antecesor conservador de Hollande.

“El interés de París sobre Ucrania es todavía bajo. El lobby de Putin todavía es importante. Pero frente a la melancolía de la antigua potencia colonial y militar que ve menguar su poder, ubicarse del lado de la canciller le ayuda a mostrarse como guardián de la paz en Europa. El efecto benéfico de esto se amplifica teniendo en cuenta que el Reino Unido no está jugando un rol de potencia dirigente europea, a diferencia de 1994, cuando firmó como garante europeo el memorándum de Budapest sobre Ucrania.”

La principal nota de opinión está relacionada con el desarrollo y las hipótesis del caso de la muerte de Boris Nemtzov, el político opositor a Putin. El periodista Markus Wehner dice que “la verdadera víctima se llama Vladimir Putin” Plantea que el principal de las repetidas muertes de opositores políticos de Putin está hecho con la muerte misma, dando a entender que, si aún no hubiera sido el gobierno responsable por estas muertes, para la opinión pública siempre existirá la sospecha de que lo fue (para los lectores argentinos, esto suena muy familiar a la reciente muerte del fiscal Alberto Nisman, un opositor al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner). De todas maneras, las muertes de la periodista Anna Politkovskaya, del político Boris Berezovsky y del desertor de la policía secreta rusa Alexander Litvinenko, no terminaron de hacer mella en el régimen de Putin, que durante todos estos años se mantuvo fuerte. De todas maneras, se acaba de anunciar la detención de dos supuestos sospechosos del asesinato de Nemtsov, provenientes de la repúblicaseparatista rusa de Chechenia. La pista chechena era una de las hipótesis que funcionarios del gobierno de Putin habían hecho circular. El fundamento era que el asesinato habría estado a cargo de jihadistas musulmanes chechenos debido a la reciente condena por parte de Nemtsov de los atentados de París contra Charlie Hebdo y dos blancos relacionados con la comunidad judía.

El editorial de The Guardian/The Observer de Londres de hoy es sobre la condición a la vez de enemigo y aliado que tiene Irán con relación a EE.UU. Está relacionado con el desarrollo y la extensión del Estado Islámico en Medio Oriente. Esta organización es enemiga tanto de EE.UU como de Irán. Por este motivo, estos dos últimos países sostienen un “frente único” de hecho, que es uno de los motivos por el cual actualmente la Casa Blanca tiene una línea más negociadora con Irán, que a su vez le genera a la primera problemas en sus relaciones con Israel. El artículo del Guardian en cuestión toma como ejemplo la ofensiva sobre la ciudad iraquí de Tikrit contra el Estado Islámico.

“La ofensiva [iraní en Tikrit] amenaza, potencialmente, culminar en un resultado desestabilizador y de mayor alcance: un triunfo estratégico para Irán. Según admiten funcionarios estadounidenses e iraquíes con diversos grados de recelo, Irán es más o menos está dirigiendo el espectáculo. Las milicias chiítas, bajo el paraguas de las "unidades de movilización popular" de Hashd al-Shaabi responden en última instancia a Teherán, no a Bagdad. Irán les ha proporcionado armas y entrenamiento. Y Qassem Suleimani, el general más famoso de Irán, comandante de la fuerza de élite al-Quds de la Guardia Revolucionaria, se hizo cargo personalmente de las operaciones de la semana pasada, según informes.”

Fuentes del gobierno saudí, un baluarte de EE.UU en la región, pero al mismo tiempo un enemigo de Irán, dicen que el gran peli gro de esta incómoda alianza entre Irán y EE.UU es la posibilidad de que los triunfos iraníes lleven al país chiita a terminar ocupando Irak...

Mientras tanto, hoy el New York Times publica un editorial apoyando la política de Obama hacia Irán, alrededor del nuevo tratado que limitaría el programa nuclear del país asiático a cambio de levantar sanciones económicas. Sin embargo, el lobby republicano se está moviendo para boicotear este acuerdo, tratando de someterlo al Congreso de mayoría opositora, utilizando el respaldo que significó el discurso de Benjamin Netanyahu de la semana pasada en ese mismo lugar, en contra de la política oficial hacia Irán de la administración Obama.

La mayoría republicana quería dejar establecido inmediatamente que todo acuerdo debe ser sometido a la votación en el Congreso. No obstante luego aplazaron la votación para después del 24 de marzo, la fecha límite establecida para terminar de sellar un acuerdo marco entre EE.UU, Irán y otras cinco potencias mundiales. La sugerencia del NY Times es que Obama tiene la potestad legal suficiente como para firmar ese acuerdo sin necesidad de que pase por el congreso. El temor del Times es que por meras cuestiones de procedimiento los republicanos pueden terminar embarrando el terreno y terminar logrando boicotear el acuerdo y así comprometer la autoridad y la credibilidad de EE.UU.







Temas relacionados

Irán   /    Angela Merkel   /    Vladímir Putin   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO