Internacional

ESTADO ESPAÑOL

“La culpa es de Teresa”

La operación del gobierno español y los medios para culpar a la enfermera del contagio de ébola.

Diego Lotito

@diegolotito

Viernes 10 de octubre de 2014 | Edición del día

Desde ayer está en marcha una operación mediática del gobierno y las autoridades de sanidad españolas para culpabilizar del contagio de ébola a la víctima, Teresa Romero. La enfermera que fue voluntaria para atender al paciente internado es señalada como culpable. De este modo intentan librarse de la grave crisis que cuestiona al gobierno. El estado de salud de Teresa ha empeorado, mientras crece la indignación general.

“La auxiliar se contagió de ébola al tocarse la cara con los guantes” titulaba El Mundo. “Ocultó información”, “pudo haber estado mintiendo”, disparó el Consejero de sanidad de Madrid. Y remató: “Para ponerse un traje no hace falta hacer un máster”. Insultante, indignante.

El operativo “la culpa es de Teresa” lo iniciaron las propias autoridades del Hospital Carlos III. En la tarde del miércoles informaban que después de varias conversaciones con Teresa esta “habría reconocido” que pudo haberse tocado la cara cuando se cambiaba el traje. Todos los medios nacionales e internacionales reprodujeron la noticia, pero ya no como una opinión personal de ese médico, sino como una afirmación “científica”. No había ninguna prueba, no importaba. El resultado: Teresa es la culpable.

Las reacciones de organizaciones de trabajadores de la salud y de familiares de Teresa no se hicieron esperar, denunciaron que se quería criminalizar a la víctima. En twitter miles de personas expresan igual indignación.

Poco después las autoridades sanitarias volvieron a la carga con la criminalización pública de la enfermera. El consejero de Sanidad de Madrid apuntó contra Teresa y la acusó de "mentir" sobre la fiebre que tenía y de "ocultar" información. ¿Pruebas? Otra vez, ninguna.
“Nos pudo haber estado mintiendo, pero eso lo pongo yo de mi cosecha, no lo podemos demostrar, me cuesta trabajo creer que lo hiciera"
Y agregó un comentario insultante y completamente fuera de lugar: “Para explicar a uno cómo quitarse o ponerse un traje no hace falta hacer un máster. Pero unos tienen una mayor capacidad de aprendizaje que otros", afirmó en un programa de televisión.
La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (Adspm) y varias plataformas en Defensa de la Sanidad Pública exigen su inmediata dimisión, junto con la de la Ministra de Sanidad, Ana Mato.
El consejero contestó que “si tenía que dimitir lo haría”, porque él ya está “comido” y no tiene problemas económicos.

Protocolo: improvisación y recortes

Los directivos del Hospital Carlos III han solicitado que se les facilite más personal. Es que muchos trabajadores del Hospital están denunciando la falta de condiciones mínimas de seguridad para trabajar en ese centro hospitalario, donde ya están internadas 6 personas para observación por ébola.
Los trabajadores tienen miedo, porque carecen de información y de medidas de protección para trabajar. "Hay trabajadores que están renunciando a sus contratos para no tener que entrar", aseguró Elvira González, vicesecretaria provincial del Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE) en declaraciones a El País.

En el hospital de Alcorcón, donde estuvo internada Teresa durante un día antes de ser trasladada al Carlos III, las trabajadoras de limpieza se negaron a realizar tareas sin medidas preventivas suficientes. Las limpiadoras son trabajadoras de la contrata Eurolimp (parte de Ferrovial).

CCOO Madrid denunció a la empresa de limpieza privada Conesur que “el pasado día 29 de agosto procedió a sancionar al trabajador con una Falta Grave (15 días de empleo y sueldo) al negarse a retirar lo los residuos de los fallecidos de Ébola, al entender que se ponía en riesgo no solo su salud sino la de sus conciudadanos, por no existir protocolo para la retirada y transporte de dichos residuos y no estar debidamente formado para ello.”

El miércoles se realizó una manifestación frente al Carlos III para pedir la dimisión de la ministra de salud, y denunciar los recortes.
Este jueves se realizaron nuevas protestas frente a todos los hospitales para apoyar a Teresa y repudiar las declaraciones que la quieren mostrar como culpable.

Todos somos Teresa

Con el hashtag #TodosSomosTeresa, miles de personas están expresando en la red social Twitter su apoyo a la enfermera, que hoy lucha por su vida tras haberse contagiado de ébola por las pésimas condiciones de seguridad en que tuvo que tratar al misionero Manuel García Viejo, fallecido el pasado 25 de septiembre por ébola.







Temas relacionados

Ébola   /    Nueva York   /    New York Times   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO