Internacional

ÉBOLA ESTADO ESPAÑOL

La enfermera española Teresa Romero sale del hospital aplaudida por sus compañeros

Teresa Romero, la enfermera española que se contagió de ébola mientras cuidaba a un paciente repatriado de Sierra Leona, fue dada de alta el 5 de noviembre del hospital Carlos III de Madrid, después de un mes de estar internada.

Josefina L. Martínez

@josefinamar14

Jueves 6 de noviembre de 2014 | Edición del día

Teresa esperaba este día con ansiedad. Sus familiares, amigos y compañeros de trabajo, los médicos y enfermeras que la cuidaron, todos festejaron.

En su primera aparición ante la prensa, Teresa Romero dijo que "yo no sé lo que falló. Ni siquiera sé si falló algo. Solo sé que no guardo rencor, ni reproches".
Y agregó unas palabras que emocionaron: "Si mi contagio sirve para algo, para que se estudie mejor la enfermedad y pueda ayudar a encontrar una vacuna o mi sangre sirve para curar a otras personas, aquí estoy".

La enfermera fue recibida con un fuerte aplauso por parte de los trabajadores del centro y de los medios de comunicación que la esperaban.

La trabajadora sanitaria se contagió cuando atendía al misionero español Manuel García Viejo, repatriado con ébola desde Sierra Leona. Durante su tratamiento en el hospital Carlos III de Madrid, Romero fue tratada con plasma de la religiosa Paciencia Melgar, superviviente de la enfermedad, aunque posteriormente también se le suministró el suero Zmapp.

La auxiliar de enfermería reconoció hoy el valor de los trabajadores sanitarios, a pesar de la "nefasta" dirección política de la crisis.

Se encontró con su marido Javier Limón, quien declaró que él y su esposa tienen intención de marcharse unos días a descansar donde no puedan ser localizados.
Teresa Romero es la tercera paciente de ébola tratada en España, después los misioneros Miguel Pajares, repatriado desde Liberia el 7 de agosto y fallecido cinco días después y Manuel García Viejo, que vino desde Sierra Leona el 22 de septiembre y falleció tres días después.

Las emotivas palabras de Teresa Romero contrastaron con la aparición pública de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, quien quiso adjudicar “a la salud madrileña” (y a su propia gestión) el buen resultado del tratamiento médico de Teresa.
Durante este mes decenas de organizaciones médicas, trabajadores sanitarios y colectivos sociales denunciaron los graves errores cometidos por el gobierno de Rajoy y el gobierno de Madrid en esta crisis.

También señalaron las nefastas consecuencias de las políticas de recortes en la sanidad pública, que llevaron al desmantelamiento del Hospital Carlos III, donde fue internada Teresa Romero y los demás pacientes en observación por posible contagio.
Lo que nadie olvida son las insultantes palabras del Consejero de Sanidad de Madrid, acusando a Teresa Romero de “mentir” y “ocultar información”, culpabilizándola por el contagio cuando ella se debatía entre la vida y la muerte.

Teresa Romero y su marido, Javier Limón, anunciaron que iniciarán causas judiciales contra las autoridades por estas acusaciones falsas y también por haber asesinado al perro de la pareja, excalibur.







Temas relacionados

Enfermera   /    Ébola   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO