Internacional

EDITORIAL INTERNACIONAL FRANCIA

La guerra llegó, hace rato

Los atentados del viernes han dejado a todos en estado de shock. Si después de los atentados de Charlie Hebdo en enero pasado la “Unión Nacional” y “la guerra contra el terrorismo” estuvieron en el centro de la escena, ahora la cosa va a ser peor. La respuesta en caliente de los medios así lo demuestra.

Martín Noda

París

Domingo 15 de noviembre de 2015 | Edición del día

Los atentados empezaron a eso de las 9 y media de la noche del viernes. La mayoría de los diarios ya habían cerrado sus ediciones y tuvieron que corregirlas de último momento. En muchos casos cambiando sólo la tapa, en otros tapa y contratapa, pero la mayoría introduciendo algunas páginas más. Incluso circulan ediciones terminadas de algunos diarios en los que no se nombran los atentados, aunque luego hayan circulado las versiones corregidas.

Las tapas de todos los diarios de Francia

Al igual que después de Charlie Hebdo, las tapas son negras. Grandes títulos de Horror: “El Horror” (Nice Matin y L’Equipe); “Horror en París” (La voix du Nord); “El terror en París” (Le Monde); Masacre en París (Libération). “Noche de masacre – Yo soy París” (La Province Marseille); otras más descriptivos: “Serie de ataques mortíferos en París” (Le télégramme de Brest); “El estado de urgencia” (Sud Ouest); y otros más ideológicos: “La guerra en París” (Le Figaro); “Esta vez es la guerra” (Le Parisien).

La idea de los medios es golpear fuerte. Preparar el terreno para la unidad más nacional que luego de los atentados de enero. Ese sería el camino y ahora habría que hacerlo con mucha más firmeza. Obviamente el gobierno no se dejó desear, decretando el estado de emergencia y con declaraciones de “estamos en guerra” y “vamos a aniquilar a nuestro enemigo”.

Hacia la reaccionaria unidad nacional para defender al imperialismo francés

Esta vez hay un cambio en los blancos de los ataques. Esta vez no son periodistas, o los judíos, los que son atacados, sino la población de forma indiscriminada. Esto lo remarcan todos y Bruno Dive, el editorialista de Sud Ouest, en “La guerra en Francia” nos dice con total desparpajo “Los bárbaros de enero atacaron a la libertad de prensa, a la policía y a los judíos. Los bárbaros de noviembre atacaron el deporte, la fiesta y la música, todo lo que detestan con su ideología oscurantista y mortífera”. El comunicado de ISIS, reivindicando el atentado, va un poco en ese sentido. Sin embargo la idea que deja picando Dive es que sería la cultura francesa la que es atacada. Si decirlo, está sembrando, nuevamente la idea de un choque de civilizaciones, oscurantismo versus cultura y libertad. Ciertamente ISIS es reaccionario, utiliza métodos sangrientos. Pero no se lo puede combatir detrás de la “democracia” imperialista de Hollande y Merkel.

Por su parte Laurent Joffrin de Libération, en su editorial “el desafío más grande” nos plantea que es el país, su política, su rol internacional, el que es atacado. Lo que no dice es que la política por la que es atacada es su política imperialista y su rol internacional, consiste en bombardear en varios países de África y medio oriente. Hoy, defender al gobierno de Hollande, como lo hace siempre Joffrin, implica defender estas políticas. Sobre todo porque desde que Hollande llegó a la presidencia en 2012, ha sumado una nueva intervención militar cada año. ¿Qué significa la unidad nacional detrás del estado Francés? Joffrin lo dice claramente: “La república, su Estado movilizado y sus fuerzas del orden se enfrentarán a la adversidad sin temblar, con toda la efectividad que les es característica”. Estas loas a la potencia del estado y sus fuerzas armadas son aterradoras. Sobre todo porque la primer medida del gobierno fue instaurar el estado de excepción, que suspende las garantías constitucionales. La idea es tener la manos libres para reprimir toda contestación, utilizando desde ya la excusa de la seguridad interior. Por ejemplo hoy iba a haber una marcha en defensa de los refugiados, pero fue prohibida. De la misma forma la represión contra el movimiento social y sindical se va a reforzar.

Estamos en guerra

Lo dijo el primer ministro, los dicen los medios. Los dice la tapa de Le Figaro y peor aún la de Le Parisien. “Esta vez es la guerra”. ¿Quieren decir es que Francia va a intervenir en medio oriente o bombardear a ISIS?. Eso ya lo hace, hace rato, pero con poco éxito. La tapa de Le Parisien implica que esta vez es distinto, que las medidas tomadas después de Charlie Hebdo ahora hay que llevarlas hasta el final. Tal vez solo con bombardear no alcanza. Ahora vamos, tal vez realmente a la guerra. Los medios y el gobierno están preparando el terreno para esto. Van a empezar a hablarnos nuevamente de guerra contra el terrorismo, al mejor estilo Bush hijo, que invadió Irak y así le fue ¿Más leña al fuego? Así parece. Pero quieren preparar a la opinión pública para la guerra, esta vez sin el adjetivo “humanitaria”. Dicen que estamos en guerra y esto es un hecho … del pasado. Simplemente ahora aprovechan los atentados para justificar las intervenciones sin descaro. No es que estamos en guerra porque hubo atentados, sino al revés.







Temas relacionados

París   /    Atentado en París   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO