Política

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

La maldita Bonaerense ayer con Scioli y Solá, hoy con Vidal

En estos días la Bonaerense reprimió a quienes reclamaban por vivienda y por trabajo. Este viernes un fuerte operativo policial desalojó el acampe de obreras y obreros de SIAM que lucha por sus puestos de trabajo.

Sábado 24 de noviembre de 2018 | 22:59

El pasado miércoles a la madrugada, tras una represión brutal contra vecinos que reclamaban por tierras, fue asesinado de dos balazos Rodolfo Orellana, integrante de la CTEP. Días pasados, ocho personas detenidas en la comisaría de E. Echeverría, murieron quemados, luego que la Policía dejó encerrados personas detenidas, sin luz ni agua.

Lamentablemente estos son sólo algunos hechos que se suman a la larga lista de represiones y crímenes de todo tipo, cometido por esta fuerza represiva que cuenta con más de 90.000 efectivos.

Cabe mencionar que en sus filas tiene a un gran porcentaje de uniformados que fueron parte del genocidio en Argentina. Sin ir más lejos el genocida Osvaldo Etchecolatz fue parte de la fuerza hasta noviembre del año pasado, a pesar de sumar varias condenas a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad. Ningún gobierno, desde 1983, lo había exonerado.

En estos días tendrá lugar el G20, para el que el gobierno de Macri ha destinado un gigantesco operativo de "seguridad" como venimos reflejando en este medio La maldita Bonaerense será parte, y estará a cargo del cacheo de los vehículos que entren a la Ciudad.

Los muertos de la Bonaerense

Felipe Solá asumió como gobernador de la Provincia de Buenos Aires tras las jornadas de diciembre de 2001, el 2 de enero de 2002. Antes había sido vice del impulsor de la mano dura: Carlos Ruckauf quien dijo “hay que meter bala a los delincuentes”.

Solá mostró en los hechos ser un consecuente sucesor de este nefasto personaje. A sólo cinco meses de haber asumido fueron fusilados por su maldita policía (en un operativo conjunto con otras fuerzas) Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en el Puente Pueyrredón, cuando peleaban por trabajo y por el pliego de reclamos de los trabajadores de Zanon.

En ese momento desde el gobierno quisieron hacer creer que "los piqueteros se mataron entre ellos”, según vociferaba Aníbal Fernández quien en ese momento era Secretario General de la Presidencia, que además justificó la represión asegurando que “hubo una vocación formal de que sucediera lo que sucedió”.

Como era de esperarse semejante crimen de Estado tuvo un enorme repudio popular. El mismo día del fusilamiento de Maxi y Darío, la infatigable Nora Cortiñas le reclamó por lo sucedido a Solá, quien sin ningún pudor le respondió: "Quédese tranquila Nora, que es una guerra de pobres contra pobres”.

Esas huellas no se borran de la memoria colectiva. Hace una semanas mientras Solá se hacía el preocupado por la “violencia policial”, en referencia a la detención de Juan Grabois dijo: "Reprimir a los representantes sociales en medio de una crisis es de una irresponsabilidad enorme. En 2002 durante mi Gobernación tuve que dedicar un enorme esfuerzo para contener la violencia policial”. La impunidad que le fue garantizada le permite decir semejantes afirmaciones.

Pero como era de esperarse, le recordaron que él fue responsable político del fusilamiento, en manos de la Bonaerense, de Kosteki y Santillán.

Decretazos PROcana

Daniel Scioli fue el sucesor de Solá en la gobernación de la Pcia. de Buenos Aires. En una entrevista para la revista Playbol, símbolo de la degradación de las mujeres si los hay, no tuvo ningún empacho en asegurar que: "Videla tuvo el coraje de hacer lo que nadie se animó." De cosas como estas no se vuelve, Daniel.

Durante su gobernación, aumentó el número de los integrantes de la maldita policía y también su equipamiento. Los decretos fueron el medio elegido por Scioli para realizar cambios estructurales y dictar la emergencia en seguridad en 2014

Para el 2005 la Policía de la Provincia de Buenos Aires contaba con casi 48 mil efectivos, de acuerdo con los datos de la Dirección Provincial de Personal de la Provincia.

En abril de 2014, Scioli declaró por decreto la emergencia en seguridad, por la que entre otras cosas convocó a personal retirado para que prestase servicio. Ese año hubo 25 mil inscritos para formar parte de la fuerza, y ya en noviembre habían egresado 10 mil nuevos efectivos.

Vale recordar que el gobernador, que respondía al proyecto "Nac&Pop", reprimió en 2009 a las y los trabajadores de Kraft que luchaban por sus puestos de trabajo.

Amediados de 2014, también por decreto, implementó la creación de las policías locales en los Municipios de más de 70 mil habitantes que suscribían a un “Convenio Específico de Conformación y Cooperación.” Alejandro Granados, el nefasto paladín de la mano dura, era en ese momento ministro de Seguridad bonaerense, y prometió terminar su gestión en 2015 con 77 mil efectivos en la policía bonaerense y 18 mil policías locales.

Durante el año 2014 las y los obreros de Lear dieron una muy importante lucha contra los despidos, a la que el gobierno nacional de Cristina Kirchner y el bonaerense Scioli respondieron con decenas de represiones en Panamericana. Trabajadores, y quienes los apoyaban, en muchos casos sufrieron graves heridas, perdieron masa muscular por las balas de goma y tuvieron que ser hospitalizados.

Daniel Scioli cumplió la promesa hecha por su secretario de Seguridad, Granados, y dejó una fuerza represiva de 90.000, con parte de sus miembros que formaron parte de la dictadura, como el genocida Etchecolatz que recién a fines del año pasado el gobierno de Vidal tuvo que hacerlo tras el repudio generado ante el otorgamiento de prisión domiciliaria para el ex comisario bonaerense y responsable del circuito Camps.

La maldita policía de Vidal

La actual gobernadora bonaerense, nada tiene que envidiarles a sus antecesores. Desde que asumió, no sólo mostró su desprecio contra los y las que luchamos, sino que se mostró contra el fundamental derecho al aborto, haciendo loby con la Iglesia en contra de la sanción de la Ley.

Además aumentó el presupuesto destinado a la policía y reprimió cuantas veces pudo a los trabajadores como los del Atillero Río Santiago, y este viernes a medianoche, cortaron la luz al acampe que realizaban obreras y obreros de SIAM, para luego disparar gases lacrimógenos contra ellos y todos los que se acercaron para evitar el desalojo. Entre ellos estuvieron los diputados del PTS-FIT, Nicolás del Caño y Patricio del Corro; Luis Zamora y el diputado del PO-FIT Guillermo Kane; trabajadores de otras fábricas y estudiantes.

Y esta misma semana fue desalojado, violentamente por un operativo de la Bonaerense, un predio en el que vecinos reclamaban un pedazo de tierra para vivir, que tuvo como consecuencia el asesinato con dos balazos de Rodolfo Orellana, integrante de la CTEP.

La bonaerense es una fuerza que a lo largo de su historia ha demostrado que como todas las fuerzas represivas, está al servicio de custodiar a sangre y fuego al gran capital. Asimismo administra el crimen organizado, como la trata de personas, el narcotráfico, los secuestros extorsivos.

A pocos días de realizarse el G20, el gobierno ha dispuesto un operativo sin precedentes que va a tener un costo, solo en logística de 3.000 millones de pesos. A esto hay que sumar otros millones de dólares que el Gobierno gastó para "cuidar" a los asesinos y responsables del brutal ajuste que condena a la miseria a millones de personas. La maldita policía será parte del mismo.

El día jueves la Legislatura bonaerense dió media sanción a un Proyecto de ley para la creación de una un instituto universitario para que la policía Bonaerense tenga “formación” universitaria con grado de licenciatura y de postgrado.

Pero a la maldita policía bonaerense, no hay universidad que la salve de ser lo que es.

Te puede interesar: “UniCANA”: Vidal tiene media sanción para crear el Instituto Universitario Juan Vucetich







Temas relacionados

Felipe Solá   /    María Eugenia Vidal   /    Policía del gatillo facil   /    Daniel Scioli   /    Bonaerense   /    Gatillo fácil   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO