Política

OPINIÓN

La “pijamada” de María Eugenia Vidal

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires decidió suspender el retiro espiritual que tenía planeado con sus ministros y lo cambió por una “pijamada”

Alan Gerónimo

@Gero_chamorro

Miércoles 13 de diciembre de 2017 | 11:13

¿Tenemos habitaciones para todos o llevamos nuestros colchones inflables?, habrá sido la primera pregunta de uno de los ministros invitados al pijama party.

El secretario de Comunicación Federico Suárez tendrá en sus manos el asado para los invitados. Se dice que el ministro de Economía Hernán Lacunza calculó mas de medio kilo por persona y se endeudó más de la cuenta para la gran comilona que se hará en la residencia de la Gobernación de La Plata.

Además, los ingenieros de la Gobernación se dieron cuenta de que las medidas de la parrilla no daban con la cantidad de carne y achuras para la cual estaba destinada, así que volvieron a hacer una parrilla nueva.

"Se va a hacer un balance de la gestión, va a haber un agradecimiento de María Eugenia a todo el equipo por el trabajo hecho en la campaña, pero también se marcarán los puntos a mejorar”. Ya los ministros dicen que María Eugenia “de China volvió fresquita, hecha una topadora. Vamos a tener que pedirle que frene un poco”. Uno del fondo gritó: “Fresquita como brote de soja, menos mal que no paga retenciones”.

Alguien preguntó si se podía recordar las épocas de campaña y salir con el timbreo, pero con una modalidad diferente. Esta vez tocarían timbre y saldrían corriendo para ver cómo la doña del barrio mira para todos lados buscando a la persona bromista que la hizo levantarse a las 3 a. m.

El ministro de Seguridad Eugenio Burzaco admitió que, por más que sea delito, como son amigotes de toda la vida no va a aplicar la figura de “flagrancia” por molestar a la doña, como se viene usando desde el macrismo. Un copado.

Se hará un fogón donde todos los ministros cantarán canciones del poeta español comúnmente conocido como “El Fary”, la guitarra estará a cargo del ministro de Trabajo Marcelo Villegas.

Trasciende también que van a jugar al “juego de la copa”, en donde por primera vez se intentaría una comunicación con Esteban Bullrich.

No es una broma

La gobernadora María Eugenia Vidal suspendió su retiro espiritual en la ciudad de Chapadmalal alegando que “no es momento de un retiros espirituales en la costa atlántica”, corriendo con la misma sintonía que Mauricio Macri por la situación ocurrida con el submarino ARA San Juan. Sí va a haber asado, pero también milanesas con puré, mostrando la ¿austeridad? de este Gobierno.

Esta “pijamada” no tiene más que la finalidad de ver cómo a nivel provincial se aplica un paquete de medidas de contrarreformas laborales atacando el régimen jubilatorio de los trabajadores del Estado Bonaerense y al Instituto de Previsión Social (IPS). Para ello giraría esta semana un proyecto que reemplaza las actuales condiciones jubilatorias por las que rigen en la ANSES y que son mucho más desfavorables que las existentes en la provincia de Buenos Aires.

Lea más: Vidal contra las jubilaciones

En primer lugar, se aumenta la edad para la jubilación ordinaria de los estatales, subiendo de 60 a 65 años para los varones con 35 años de servicio. En el caso de los docentes aumenta de los actuales 50 años a 60 años para el caso de los varones y 57 a las mujeres, con 25 años de servicios para ambos y un mínimo de 10 años al frente de grado. Pero a su vez aumenta la exigibilidad jubilatoria a los 70 años para el caso de jubilaciones por edad avanzada.

Este proyecto avanza además en eliminar regímenes especiales con los que cuenta el personal hospitalario o el de artística, entre otros.

Que se preparen los jubilados, docentes y estatales, la topadora Vidal arrasa con todo.







Temas relacionados

María Eugenia Vidal   /    Provincia de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO