Mundo Obrero

OPINIÓN

La realidad de los medios vista por un trabajador

Soy obrero y la política me era indiferente.

Oscar Gariglio

Trabajador de Molinos Minetti

Miércoles 29 de junio de 2016 | Edición del día

Abrí los ojos de la peor manera. Fui víctima de una patronal abusiva. Acumulando bronca, hasta que decidimos por primera vez en 10 años hacer un paro. Y nos dimos de cara con el silencio de algunos medios. Nunca a favor de los obreros. A pesar de estar advertido, la realidad pega fuerte. Me pregunté si los medios mentían u ocultaban la verdad. Como sea, es perverso. Cuidándole el bolsillo a los grandes empresarios, multinacionales y latifundistas.

En Brasil, a pesar de los casi confirmados casos de corrupción, logran usurpar el gobierno. Como primeras medidas atacan a los pobres y a los trabajadores. Pero sabemos que no se contentarán solo con eso. Se producen manifestaciones en contra.

En Francia y Bélgica se tomaron medidas de precarización laboral y ataques flagrantes a la clase obrera. Allí los compañeros respondieron con huelgas y movilizaciones.

La represión no se hizo esperar. Como siempre las "fuerzas del orden" son funcionales a los gobiernos. Siempre en contra de los que menos tienen.

En Chile los justos pedidos de educación gratuita también fueron reprimidos violentamente. Y se suman secuestros y torturas al estudiantado.

Son, todos estos, claros ejemplos de lo que unos pocos quieren hacer en el mundo. Lograr grandes ganancias a costa de una mayoría abusada.

Duele ver y duele sentir la explotación del hombre por el hombre. Y desgarra el alma, y la enciende clamando por justicia, ver que el funcionario policial ataca a los trabajadores siendo cómplice de los gobiernos a los que nunca les cae la demanda de dios y la patria por la que juraron su cargo público.

En México una manifestación de maestros y civiles apoyándolos es violentamente dispersada. Hay muertos, heridos y detenidos.

Aquí en Argentina la situación no es muy diferente. Se busca abaratar sueldos y precarizar el trabajo. Permitiendo despidos masivos, jugando con la desesperanza de nuestras familias para justificar inversiones que no llegan.

Y junto al capitalismo avanza de la mano la corrupción. Las explicaciones, dadas a cara de piedra, con discursos estudiados desde la experiencia de haber hecho lo mismo a través de los años al frente de empresas, las cuales muchas veces chuparon de la teta del estado. Y no se les cae la cara de vergüenza para pedir "repatriar" los bienes invertidos en el extranjero. El blanqueo es para los delincuentes. Se hacen los distraídos con millones en cuentas en el extranjero, cual billete de cien olvidado en el fondo del bolsillo de una campera. Nos quiere ver la cara de tonto. ¿Nos manifestamos en contra?

La sola mención de Panamá Papers ha hecho dimitir políticos y hasta primeros ministros a nivel mundial. En Argentina un episodio más, sin mayores consecuencias.

Pero algo falta. Revisamos las web de los diarios más populares. Nada. O menciones muy tibias. ¿Son estas las famosas Armas de Desinformación Masiva?

Nos distraen con bailes y programas de programas que hablan de aquel baile. La justicia no es noticia.

Se mueven con total impunidad. No les tiembla el pulso para defender genocidas desde sus editoriales. Poco a poco vamos perdiendo nuestras conquistas, que nos costaron sangre de hermanos obreros.

Las grandes riquezas tienen con que defenderse. Compran medios, voluntades y a las fuerzas del orden.

Pero no todo es negro empieza a verse una salida en la organización, la lucha y la unidad de la juventud y los trabajadores. Ahí están la resistencia contra la precarización en Francia, ahí están los maestros en México contra la privatización de la educación, apoyados por todo el pueblo, en Chile los estudiantes luchando por una educación gratuita.







Temas relacionados

Panama Papers   /    Opinión   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO