Cultura

RESEÑA

La rosa no era del Principito

Una mirada de estudiantes de primer año de la escuela secundaria de comercio N° 2 “Malvinas Argentinas” de San Salvador de Jujuy sobre "El Principito".

Lunes 28 de octubre | 18:51

El Principito es una novela corta de veintisiete capítulos que escribió Antoine de Saint-Exupéry. Es de Francia.

Entendimos que se trataba, por un lado, de un niño que dibujaba boas y los adultos no lo entendían, entonces se sentía solo y se hizo aviador; y por otro lado, se trataba de una rosa que vivía en su planeta con un Principito, pero como no se sentían muy cómodos y se pelearon, él se fue a otros planetas y conoció al aviador.

El lenguaje del aviador, que es el narrador testigo también, y del Principito es informal, pero no vulgar, y eso hace que sea creíble que se trataba de un principito. Presenta anacronías, analepsis, para contarle al aviador lo que vio en cada planeta y cómo era el suyo.

En cada planeta vivía una persona sola y se desarrolla un tema distinto, por ejemplo, en el planeta del rey el tema es el poder. El mejor era el farolero, porque era distinto a los otros, ya que era el único que trabajaba. Pero todos los planetas representan el mundo de los adultos.

En la Tierra el principito conoce a otras rosas, pero ninguna le parece igual a la que está en su planeta porque él se encariñó con esa. Le dice a su amigo el zorro que cree que su rosa lo domesticó, por como el zorro le explica qué es la domesticación, que en realidad era la amistad ya que el zorro se sentía muy solo y quería un amigo para sentirse amado y tener con quién jugar. A él le resulta fácil irse de su planeta a otros planetas, pero después, por algo que no está escrito, le cuesta volver de la misma forma.

En una noticia vieja de la página de BBC dice que el autor tenía una esposa de la que estaba muy enamorado, pero que varias veces él la abandonaba y tenía muchas amantes. Tal vez tenía esa confianza porque como era su esposa siempre podía volver.

A veces pasa que cuando nos peleamos con una persona con la que estamos muy unidos, ya cuando uno se da cuenta es tarde, y él se dio cuenta muy tarde. Es posible entonces que la rosa sea como la esposa del autor y las otras rosas sean como las mujeres por las que la abandonaba.

Es fácil abandonar a un amigo o a una relación, fácil como los viajes de planeta en planeta del principito; pero las personas no son de nadie y todas las relaciones de verdad necesitan que haya amistad también; por eso no es fácil volver, porque no siempre nos van a esperar, porque la rosa no era del principito, era libre.







Temas relacionados

Narrativa   /    Jujuy   /    Reseñas   /    Literatura   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO