Internacional

ALEMANIA

Líder del movimiento xenófobo alemán Pegida renuncia por una “selfie” imitando a Hitler

El líder de Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida), Lutz Bachmann, renunció este miércoles a sus responsabilidades al frente de este movimiento después de que se difundiera una foto suya disfrazado del dictador Adolf Hitler.

Diego Lotito

@diegolotito

Viernes 23 de enero de 2015 | Edición del día

Fotografía : EFE

"Sí, abandono la dirección" confirmó Bachmann al diario Bild, una información que a su vez fue confirmada a la prensa por la portavoz de Pegida, Kathrin Oertel.

"Me disculpo sinceramente", dijo Bachmann en un comunicado publicado en la página de Pegida en Facebook, en el que comunicaba su dimisión con líder del movimiento islamófobo y lamentaba sus comentarios "desconsiderados" y el daño que con ello ocasionó a su propio movimiento.

La fiscalía alemana decidió investigar a Bachmann por posible instigación a la violencia en varios comentarios en Facebook, donde califica a los refugiados como “ganado”, “sinvergüenzas” y “chusma”.

Un vendaval de críticas arreció contra Pegida tras la publicación en la portada de Bild, un diario que ostenta nada menos que el primer puesto en tirada diaria en Europa, una selfie en la que Bachmann aparece exhibiendo un típico bigote hitleriano, el peinado habitual con raya al costado y una pose clásica del dictador nazi.

Bachmann explicó en declaraciones a Bild que se trataba de un "chiste" a propósito de la aparición hace unos años de la novela Ha vuelto, de Timur Vermes, en la que se hace una parodia de un supuesto regreso de Hitler al mundo.

Sin embargo, las explicaciones de poco sirvieron para desandar un camino sin retorno: aunque se puedan profesar ideas xenófobas, islamófobas y hasta antisemitas (con ciertos recaudos para no infringir las leyes), en Alemania andar vistiéndose como Hitler y difundirlo en Facebook no es buena carta de presentación para ser un líder popular.

Las críticas a Bachmann no solo se difundieron en la prensa y las redes sociales, sino también dentro de su propio movimiento. Uno de los miembros de la directiva de Pegida, Rene Jahn, expresó públicamente su rechazo hacia la instantánea imitando a Hitler, porque la misma daña a todo el movimiento.

Bachmann era hasta ahora el líder más reconocido de Pegida, una organización que en su última marcha, el 12 de enero, movilizó en las calles de Dresde a unos 25.000 seguidores, la mayor congregación que logró desde su aparición hace pocos meses.

Desde sus primeras manifestaciones públicas, Pegida ha intentado dar una imagen de que está integrado por ciudadanos comunes, no ultraderechistas. Sin embargo, en sus marchas participan habitualmente grupos de neonazis y ultraderechistas de todo tipo, aunque integrados como “ciudadanos comunes”

Bachmann, ascenso y caída de un derechista

El ascenso de Bachmann como líder del ultraderechista Pegida, que en pocos meses logró movilizar a miles de alemanes bajo consignas xenófobas e islamófobas, fue casi tan rápido como su caída en desgracia.

Bachmann es un controvertido personaje. Cocinero de formación, de 41 años, tiene un abultado historial de antecedentes policiales por robo y delitos relacionados con drogas y violencia.

A mediados de los años ‘80, antes de la reunificación alemana, fundó una agencia de fotografía y publicidad, pero poco después empezaron sus problemas con la justicia. Fue condenado por delitos de estafa y lesiones físicas. Estuvo prófugo de la justicia, al huir a Sudáfrica, donde no se sabe exactamente a qué se dedicó, para regresar en el año 2000 a Alemania, entregarse a la justicia y cumplir una pena de cárcel de dos años por tráfico de drogas.

Hasta ahora, Bachmann solía jactarse en su cuenta de Facebook de sus problemas con la justicia. Fue desde esta misma red social desde donde organizó, comenzando desde la nada, el movimiento que hoy moviliza a más de 25 mil seguidores sólo en Dresde y comienza a abrir “sucursales” en otras ciudades de Alemania e incluso en otros países de Europa.

El mismo día que Bachmann renunciaba como líder de Pegida, unos 10.000 simpatizantes del movimiento marcharon por Leipzig (este de Alemania) para reclamar el fin de lo que consideran "la inmigración masiva". La marcha fue organizada por el grupo denominado "Legida", variante local y más radical de Pegida, después de que fuera prohibida una marcha en Dresde el lunes pasado.

Evidentemente, el fenómeno que expresa Pegida va más allá del dudoso carisma de su malogrado líder, hundiendo sus raíces en la dinámica de la crisis económica, social y política que recorre Europa.

Las tendencias hacia los extremos, en este caso hacia la extrema derecha, aparecen como un claro síntoma del clima de fracaso del “proyecto europeo”.

Agencias: EFE/Reuters







Temas relacionados

Pegida   /    Islamofobia   /    Xenofobia   /    Alemania   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO