Mundo Obrero

MADRUGADA TENSA

Línea 60: tras desalojo en Constitución choferes cortaron Puente Pueyrredón

El conflicto se tensó en la madrugrada. Un fuerte operativo de la Policía Federal desalojó la cabecera de Constitución pero decenas de trabajadores quedaron encerrados en la empresa. A la mañana subieron al Puente Pueyrredón y cortaron durante dos horas.

Martes 14 de julio de 2015 | 11:06

1 / 4

La lucha de los choferes de la 60 se desató hace tres semanas, a partir de despidos masivos y un posterior lock out patronal. Pero esta madrugada pegó un nuevo salto a partir de la orden de la jueza Servini de Cubría de desalojar la cabecera de Constitución de la Línea 60, ocupada desde hace días por los trabajadores que reclaman la intervención del gobierno para que obligue a la empresa a retrotraer los despidos y reestablecer el servicio que utilizan diariamente 250 mil personas.

Como informó anoche La Izquierda Diario, un fuerte operativo con más de 100 policías y carros hidrantes rodeó pasadas las 22 horas la cabecera de la Línea 60 en Constitución. Desde las 23, los trabajadores y sus delegados comenzaron a convocar a medios de comunicación, organizaciones de izquierda, trabajadores y organismos de derechos humanos a hacerse presentes en la terminal de Plaza.

A los pocos minutos se empezaron a acercar trabajadores de distintos sectores. Entre ellos el legislador electo por el Frente de Izquierda Patricio del Corro, Alejandrina Barry (hija de desaparecidos) y el referente del subte Claudio Dellecarbonara. Estaban acompañados por delegados aeronáuticos, telefónicos y del INDEC, militantes del PTS. También se hicieron presentes Luis Zamora, otras organizaciones de izquierda y trabajadores de distintos sectores.

Los trabajadores denunciaron la posibilidad de un desalojo ya que tenían "militarizada la Línea 60. Siempre resuelven los conflictos gremiales con la Policía", manifestaron los delegados.

Tras horas de tensión la Federal rodeó el lugar y separó a los manifestantes, dejando encerrados a un grupo de choferes en la empresa. "La situación es muy delicada, en la cabecera de Constitución, de la calle Guanahani al 200, donde realizábamos una asamblea, la policía rodeó el lugar y mantiene encerrados a 28 compañeros con camiones de Infantería y también con hidrantes", dijo Santiago Menconi, delegado gremial, a los medios.

Cuando amanecía los trabajadores resolvieron en asamblea dirigirse al Puente Pueyrredón y cortar uno de los accesos que une la Ciudad de Buenos Aires con el sur del Gran Buenos Aires.

El piquete se realizó en la subida a la avenida Mitre, en Avellaneda, mano a Capital Federal, mientras en la cabecera de Constitución quedó una fuerte custodia por orden de la jueza.

Frente a las versiones de la empresa Monsa y de la conducción de la UTA, tomadas como veraderas y difundidas ampliamente por los medios, los delegados de la 60 desmintieron que se haya llegado a algún acuerdo entre los trabajadores y la patronal. El delegado Néstor Marcolín señaló varias horas antes del operativo de desalojo que "a nosotros, que somos los principales perjudicados, nadie nos llamó para negociar: sigue el lock out patronal, porque no nos dejan salir a prestar servicio".

En declaraciones a la agencia de noticias DyN, Marcolín precisó que"a los trabajadores no nos llamaron a participar de las discusiones. Fue un acuerdo que firmó la empresa con la UTA en el ministerio de Trabajo".

La voluntad de los trabajadores, que se mantuvieron ayer en las tres cabeceras de la línea que une Constitución con la zona norte del conurbano bonaerense, siempre fue resolver el conflicto de los 53 despidos y volver a trabajar normalmente. Pero la empresa y la burocracia sindical carnera que encabeza Roberto Fernández, mientras se niegan a sentarse a resolver el problema con los delegados de base, continuaron el lock out patronal mientras sacaron algunas pocas unidades a la calle, “con el apoyo de barras de River y de Chicago", según denuncian los propios choferes. "Están buscando romper la huelga", sostuvieron en declaraciones radiales.

Esta mañana, como siempre, la preocupación de los grandes medios era el caos vehicular que habrían producido los choferes en el Puente Pueyrredón. Muy poco les importa conocer en profundidad el conflicto. O mejor dicho, están decididos a apoyar, por una lógica defensa de intereses de clase, a Monsa y a quienes sostienen sus medidas antiobreras, tanto desde el gobierno como desde la conducción burocrática del gremio.







Temas relacionados

Monsa   /    Lock out   /    Línea 60   /    Policía Federal   /    Transporte   /    UTA   /    Puente Pueyrredón   /    Despidos   /    Provincia de Buenos Aires   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO