Economía

DEUDA EXTERNA

Los buitres festejan: se anunció preacuerdo con bonistas italianos

Ayer el gobierno informó un preacuerdo con un grupo de bonistas italianos por 900 millones de dólares por títulos en default. El gobierno acelera su oferta de pago a los buitres que podrían embolsar 1.260% de ganancias con la propuesta argentina.

Miércoles 3 de febrero de 2016 | Edición del día

Fotografía:DyN/Alberto Raggio

El Gobierno llegó a un preacuerdo para pagar 900 millones de dólares por títulos en default a un grupo de bonistas italianos que no habían entrado a los canjes que se realizaron bajo los gobiernos kirchneristas. Se les reconoció el capital e "intereses prudentes", según anunció ayer el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay.

El preacuerdo alcanza a “50 mil bonistas italianos, los primeros en litigar, reunidos en una asociación llamada TaskForce Argentina”, que son representados por Nicola Stock. “Son alrededor de 900 millones de dólares en bonos no pagos de Argentina, lo que representa el 15 por ciento de la deuda que quedó fuera de los acuerdos (de 2005 y 2010) y el 30 por ciento de la deuda que se discute en cortes de Estados Unidos” sostuvo el ministro.

El presidente del grupo de bonistas italianos agrupados bajo la TaskForce Argentina (TFA), Nicola Stock, festejó la noticia destacando que "apreciamos la voluntad de la administración del presidente Macri en la Argentina de moverse rápidamente y con madurez para enfrentar este problema de larga data". También detalló el contenido del acuerdo que no fue explicado por el ministro. Según Stock, el acuerdo, que aún debe ser aprobado por el Congreso argentino, estipula un pago del 150% del capital original, que significa 1.350 millones de dólares.

El representante de la TFA sostuvo que “Argentina accedió a pagar en efectivo el 150% de los 900 millones de dólares de capital. Eso implica el capital nominal total más un extra del 50% como interés”.

Durante la conferencia de prensa en la Casa Rosada, Prat Gay admitió además que la negociación con los buitres en Nueva York está tensa por la cuestión de los intereses ya que, según observó, "algunos bonistas" quieren cobrar una tasa "inaceptable".

Enojo de bonistas

Otro grupo de bonistas italianos se quejó con el gobierno porque el anuncio no los beneficia. Se trata de los bonistas que sí aceptaron el canje de deuda de 2010 y no cobran desde junio de 2014 por efecto de la sentencia Griesa, donde se bloqueó un pago que el país había hecho ante el Bank of New York (BONY).

El acuerdo informado por el gobierno sólo alcanza a los acreedores que litigaron ante el CIADI contra la Argentina. El CIADI es el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones un organismo del Banco Mundial donde se dirimen litigios contractuales entre empresas y países.

Tulio Zembo, representante de los bonistas que ingresaron al canje declaró que “es un acuerdo con un grupo minúsculo, de tercera generación" y que la oferta propuesta “genera dudas”, sobre la intención del gobierno de Mauricio Macri porque los acreedores que entraron al canje en 2010 están sin cobrar desde el 30 de junio de 2014, “y eso a nadie le preocupa”.

El gobierno anterior creó el 10 de septiembre de 2014 una nueva ley argentina que asigna como ente pagador a un fideicomiso en el Banco Nación donde el Gobierno va depositando los vencimientos, pero ese dinero no puede girarse al exterior “porque hay peligro de embargo”, según Zembo.

El representante advirtió que “se les paga todo y están chochos. Se soluciona muy rápido. Representan el 15% de la deuda que está afuera de los acuerdos con los acreedores, dice el ministro” y sugirió que “por lo que se tiene que preocupar el ministro es cómo va a solucionar el problema de los italianos que sí aceptaron entrar al canje de deuda y de los cuales no se habla”.

Mientras tanto… negociación con los buitres

Este acuerdo no es casual y se anuncia un día después de que el gobierno informara que habrá nueva propuesta a los buitres que siguen en litigio con el Juez Griesa. Ayer el secretario de Finanzas, Luis Caputo, se volvió a reunir con el mediador Pollack para mantener un nuevo encuentro con los representantes de los fondos buitre. El gobierno está negociando un recorte de los intereses, que como ya adelantó Prat Gay, quiere un trato “justo” y “racional”. El preacuerdo busca ganar mayor poder en la negociación y dividir a los acreedores que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.
A pesar del discurso del ministro que pretende un trato “justo”, los buitres obtendrán millonarias ganancias con la oferta de pago que hará el gobierno.

Alejandro Bercovich y Fernando Alonso afirman sobre la propuesta a los buitres que “en los aspectos técnicos, se determinan como elegibles para el nuevo canje todos los bonos en default desde 2001. Sobre el valor nominal se aplica el fallo de Griesa y al valor determinado (se estima un interés de 1.600%) se le aplica la quita que significaría una ganancia promedio de 1.260%”.

A fines de diciembre por el pago de intereses de la deuda, se ampliaron los gastos del presupuesto 2015 en $ 2.764 millones, de acuerdo a la Decisión Administrativa 13/2015. De ese monto, $ 2.700 millones son por “intereses de la deuda en moneda extranjera”. Con este incremento en el gasto, el año pasado, los intereses y comisiones sobre la deuda sumaron $ 113.000 millones, que equivalen al 7,5% del gasto total.

El kirchnerismo se jactó de ser pagador serial destinando millones de dólares a la deuda. El gobierno de Macri avanza en tratar de llegar a un acuerdo con los buitres, así puede volver a endeudarse en los mercados internacionales. Mientras tanto el discurso oficial es de recorte del gasto y ajuste, sin cuestionamiento de la enorme masa de recursos que se destinan a pagar una deuda fraudulenta. Es necesario terminar con esta pesada herencia: ningún recurso más a la deuda externa, ni arreglo con los fondos buitres. Los millones de dólares que hoy se destinan a los buitres se pueden utilizar para ampliar los presupuestos de salud, educación y vivienda.







Temas relacionados

Alfonso Prat Gay   /    Nueva York   /    Buitres   /    Economía Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO