Cultura

MÚSICA//CHARLY GARCÍA

Los momentos tan propios de Charly

Escuchá hija, “él es Dios” me dijo cierta vez mi mamá siendo yo muy pequeña y me quedó grabado, sobre todo porque que ella es una atea militante; esa afirmación me llevó a tener una discusión teológica con una compañera de primaria en donde a la pobre piba le comí la cabeza argumentándole que “Canción para mi muerte” era más emotiva que el padre nuestro que ella rezaba cada noche antes de dormir.

Viernes 23 de octubre de 2015 | Edición del día

Carlos Alberto García Moreno nació hace 64 y llegó para dejar huella. Nacido en el seno de una familia acaudalada en el barrio de Caballito, criado prácticamente por su niñera comenzó a estudiar piano a los 5 años y a los 12 ya era profesor de teoría y solfeo.

En su adolescencia conoció a The Beatles, Hendrix, Rolling y decidió dejar de lado la música clásica y comenzar a componer con un estilo propio. Conoce a Nito Mestre en el secundario y forman la que será su primera y emblemática banda, Sui Géneris. “Mariel y el Capitán” describiendo una sociedad conservadora, “Mr Jones” “Instituciones” “Botas locas” (rememorando sus días en la colimba) “Rasguña las piedras” algunos temas que muestran la calidad y versatilidad de García.

Luego el proyecto fue cambiando y se forma PorSuiGieco hasta que Sui se disuelve. Charly emprende una nueva idea y así creó “La máquina de hacer pájaros” con Carlos Cutaia (teclados), Gustavo Bazterrica (guitarra y coros), José Luis Fernández (bajo y coros) y Oscar Moro (batería y percusión). ¡Todo esto en el lapso de tres años!. La naturaleza de la máquina fue experimental desde su concepción y reafirmada con su estilo que, en líneas generales, se mece entre lo sinfónico y los rastros de folk que recuerdan al anterior grupo de García. "Cómo mata el viento norte", "Por probar el vino y el agua salada" “Bubulina” “Hipercandombe” (esta última aconsejo que se la escuche con un volumen alto, pero con precaución porque puede volarte la cabeza). Toda esta aventura terminó en el 77.

Entre los años 1978 y 1982 hubo una redefinición del rock nacional. García viaja entonces a Brasil para comenzar a componer junto a un guitarrista y cantante que había participado, entre otras bandas, de Color Humano y Pescado Rabioso, el baterista de Los Gatos y La máquina de hacer pájaros y un pibito zarpado que tocó como bajista en la banda Madre Atómica. Si señores, si señoras, así nacía Serú Girán (no pude evitarlo, me tuve que poner de pie y aplaudir). Charly junto a David Lebon, Oscar Moro y Pedro Aznar formaron este cuarteto poderoso que nos marcaría a tantxs. Capaz de describir situaciones durísimas como “Viernes 3 AM”, o momentos tan propios como “Separata”, con una simpleza que te parte en dos, describiéndote una imagen perfecta de como se sintió en ese momento cuando tomó una birome y escribió esa canción. “Alicia en el País” “Mientras miro las nuevas olas” “Parado en medio de la vida” uf! y tantas maravillosas canciones que me da bronca no poder nombrarlas todas.

Y si, Finalizó Serú y todos siguieron por su lado. Charly continuó su carrera en solitario y aunque pasó altibajos en su inspiración artística es innegable que es un increíble compositor.

Creo no haber contado ninguna novedad, son pocxs los que desconocen la vida y obra de Charly, pero tuve la gran necesidad de hacerlo de escribir para celebrar su día y de alguna manera agradecerle por las maravillosas sensaciones que me hizo y hace sentir cada vez que pongo play y me trasporta a ese mundo maravilloso que nos regaló. Y si mamá, Charly es Dios. 







Temas relacionados

Charly García   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO