Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Ledesma: trabajadores rechazaron conciliación obligatoria, Blaquier sigue ofreciendo migajas

El Ministro de Trabajo de la Provincia de Jujuy insto a la directiva del SOEAIL y Ledesma S.A.A.I. a aceptar la conciliación obligatoria. Los obreros azucareros en una asamblea realizada en el corte de la ruta nacional 34 decidieron rechazar la conciliación, argumentando que ya acataron una conciliación obligatoria del Ministerio de Trabajo de la Nación y que en esos 20 días hábiles de negociación la empresa no mejoró sustancialmente su propuesta de aumento salarial.

Miguel López

Concejal del PTS-FIT en Libertador Gral. San Martín-Ledesma

Sábado 16 de julio de 2016 | 15:29

Para los trabajadores esta medida de conciliación obligatoria favorecería más a la empresa que al sindicato, ya que la patronal lograría su objetivo de seguir dilatando la recomposición salarial y recuperarse del golpe que significa el paro de gran parte de los obreros del ingenio, en cambio el sindicato que dirige el punto más alto de adhesión a la huelga y capacidad de movilización a las medidas de fuerza, perdería del poder de fuego que tiene en este momento.

En el terreno de las ofertas salariales, la empresa no se mueve de su última oferta, $11.200 de salario básico y $15.700 de salario de tira final, y solo agrega la propuesta de otorgar un premio “bicentenario” de $2.000, que se desdoblaría en 2 partes, mil pesos para la temporada alta del 2016, y mil pesos en la temporada baja del 2017. El SOEAIL en cambio empezó las paritarias solicitando $12.900 de básico y $17.000 de tira final para la categoría 1, luego en las negociones previas al inicio de la huelga flexibilizo su propuesta solicitando un aumento de $12.750 al básico y $16.740 de tira final, y en el día de hoy pidió un acuerdo salarial igual al que firmo la empresa de capitales peruanos Gloria S.A. con el Sindicato del Ingenio San Isidro, $11.665 de básico y $16.363 de tira final en un solo pago, condiciones de trabajo y el pago de los días de huelga.

Sin embargo, la monopolio azucarero de los Blaquier, que produce 350 mil toneladas de azúcar promedio todos las zafras, no está dispuesta a igualar su oferta al aumento otorga en un ingenio mediano como San Isidro, que produce 51.000 toneladas de azúcar.

Una puja por quien impone las condiciones en los ingenios

La familia Blaquier pese al repudio nacional e internacional que genero la reciente represión de la policía provincial contra los manifestantes obreros del SOEAIL, continua con la actitud de imponer una nueva relación de fuerzas sociales, en la que el obrero acepte sumiso la migaja de aumento salarial que está dispuesto a otorgar el patrón y que no reclame por el cumplimiento de condiciones laborales mínimas. Lo que demuestra que el conflicto de Ledesma es una puja por quien impone las condiciones en los ingenios. Quienes miden fuerza son el capital concentrado de la familia oligárquica Blaquier Arrieta y el más importante destacamento de obreros agroindustriales de la provincia de Jujuy, cerca de 5.000 obreros trabajan en temporada alta en el Ingenio Azucarero Ledesma y el SOEAIL cuenta con 3.500 afiliados.

La empresa Ledesma movilizo a las fuerzas policiales de toda la región y a la gendarmería, y ambas fuerzas represivas rodean el corte de ruta y el predio industrial. Cuenta a su vez con una herramienta más para imponer su poder, esta es el gobierno provincial, ya que el gobernador Morales y sus ministros, Cabana Fucks es uno de ellos, no son más que marionetas de los Blaquier. El poder judicial adicto a las patronales, ya judicializo a miembros de la comisión directiva del SOEAIL y dirigentes de izquierda en huelgas anteriores, así que es de prever que no dude en volver a imputar y procesar a luchadores sociales.

Los obreros, por su parte, luego de la represión vieron masificar su convocatoria a la acción directa y mantienen dos cortes de ruta, el principal en la ruta nacional 34 y otro en la ruta provincial N°81 a la altura de la localidad de Vinalito. Pasaron de ser 300 obreros los que sostenían las medidas de fuerza a ser unos 800 obreros los que van rotando en los cortes de ruta, y son más de 2.500 obreros los que adhirieron el paro sin asistencia a los lugares de trabajo por tiempo indeterminado. Con el paro de Ledesma, el 30% de la producción azucarera del país está paralizada, ya que el ingenio El Tabacal también está parado por una medida de fuerza del Sindicato de Trabajadores Azucareros desde hace casi un mes. El código contravencional contrario a la protesta social no rige en Ledesma, los obreros azucareros con su movilización, su resistencia a la represión policial y sobre todo con el corte de ruta que sostienen, lo pusieron en cuestión.

La solidaridad de la comunidad abraza a los huelguistas

A la acción directa de los trabajadores, se suma la adhesión activa de decenas de mujeres y familiares de los obreros, estas con su presencia al lado de sus compañeros acompañan las medidas de fuerzas, y parte de ellas montaron junto a las trabajadoras del SOEAIL una olla popular a la vera de la ruta nacional 34. La radio que estreno el sindicato a principio de este año se convirtió en una herramienta clave para mantener informada a sus bases y para contrarrestar la campaña de estigmatización social que llevan adelante los medios de comunicación obedientes a los intereses del gran capital de los Blaquier contra los huelguistas.

El sindicato de trabajadores estatales(ATE), con peso en el municipio local y en las escuelas, se acerco a acompañar la primer jornada de lucha y los gremios azucareros de los ingenio Tabacal y La Mendieta-Rio Grande viajaron a solidarizarse con los obreros de Ledesma. Todos en el ramal siguen atentos la huelga de Ledesma, todos asumen el compromiso de apoyar esta lucha, entendiendo que si ganan los azucareros gana toda la comunidad del ramal.

La característica que va tomando la huelga activa del SOEAIL indica que si la patronal no otorga a los obreros el aumento salarial y las condiciones laborales que solicitan, la acción directa de los trabajadores se va incrementar y va a tender a sumar cada vez más a la comunidad del pueblo ingenio y del ramal jujeño-salteño, convirtiendo estos gestos de solidaridad en una movilización popular a favor de las reivindicaciones obreras.







Temas relacionados

Carlos Pedro Blaquier   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO