Internacional

ESTADOS UNIDOS

Los republicanos frenan el plan de Obama para los inmigrantes

La decisión de un juez federal puso un freno transitorio a la orden ejecutiva (decreto) promulgada por Obama en noviembre. El plan para proteger de la deportación a entre 4 y 5 millones de inmigrantes indocumentados viviendo en EEUU sufrió un revés ayer, luego de que un juez federal en Texas –nombrado por el ex presidente George W Bush- emitió la decisión que suspende temporariamente la medida.

Robert Belano

Washington

Miércoles 18 de febrero de 2015 | Edición del día

Fotografía: Reuters

La medida cautelar emitida por el juez distrital Andrew Hanen de Brownsville (Texas) sostiene que el gobierno federal violó la Ley de Procedimiento Administrativo al decretar la orden ejecutiva sobre los inmigrantes. La decisión de Hanen tiene lugar luego de que 25 Estados, incluyendo Texas, demandaran al gobierno federal para impedir que se implemente el plan.

La administración Obama anunció que apelaría el veredicto y que confían que el plan finalmente se pondrá en marcha. El jefe del Departament de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security) Jeh Johnson aseguró que el ejecutivo aceptará la decisión del Juez hasta que la apelación progrese.

Dados los últimos fallos de la Suprema Corte estadounidense en materia de inmigración, es probable que el fallo de Haden sea revertido en una instancia de apelación. En el año 2012, la Suprema Corte decidió que el gobierno federal tiene autoridad para dictaminar a discreción las normas y prácticas referentes a la deportación de inmigrantes indocumentados.

El fallo de Haden es el último en una serie de medidas tomadas por los republicanos para rechazar el decreto de Obama. En diciembre, los republicanos en el congreso votaron negar el financiamiento del Departamento de Seguridad Nacional, encargado de tratar con las cuestiones migratorias, dejando abierta la posibilidad de un cierre administrativo de esta dependencia si no se llega a un acuerdo antes del 27 de febrero.

Los cambios al sistema migratorio propuestos por Obama incluyen una protección frente a las deportaciones de tres años para grupos específicos de inmigrantes indocumentados, incluyendo los padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales (los que tienen la “green card”) así como a los inmigrantes indocumentados que fueron traídos a EEUU siendo menores, conocidos como “Dreamers”. Ambos grupos podrían además obtener un permiso de trabajo y un número de seguridad social.

La mayoría de los 11 millones de inmigrantes indocumentados provienen de México o de Centroamérica, y llegaron a EEUU durante los 90s y 2000 buscando trabajo, y empujados por situaciones de violencia y marginación social, y comunidades jaqueadas por redes de trata, el tráfico de drogas y la connivencia estatal y policial. Sin embargo también existe un número significativo de inmigrantes provenientes de Sudamérica, el Caribe, África y Asia.

Aunque probablemente el fallo sea revertido en el mediano plazo, el peligro de la deportación sigue amenazando como una espada de Damocles sobre la piel de estos 11 millones de inmigrantes que buscan sobrevivir con las reglas que les fueron impuestas.







Temas relacionados

Republicanos   /    Reforma migratoria   /    Barack Obama   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO