Política

ÚLTIMA NOTICIA

Los roces (y alianzas) de Moyano y Barrionuevo

Parece que el único dolor de cabeza de Hugo Moyano no es el desempeño de Independiente. El club que preside ayer recibió una goleada, pero hay otros partidos que tiene complicados.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Lunes 22 de septiembre de 2014 | 14:01

Opositores

Los diarios dan cuentas de ciertas rispideces en las cúpulas sindicales. Según Ricardo Carpena (Clarín), “cruje la alianza de Barrionuevo y Moyano”. Los roces serían entre la propuesta del “gastronómico” de realizar una movilización a Plaza de Mayo, y la intención del “camionero” de esperar algunas semanas para anunciar medidas.

El resultado de la discusión se conocerá tras la reunión del Comité Central Confederal que se realizará este jueves.

Nada parece conmover a los dirigentes de las centrales sindicales. Ni la situación económica, ni la inflación, ni el impuesto al salario. Tampoco las suspensiones y los primeros despidos. Para los sectores sindicales combativos, son motivos suficientes para continuar el paro del 28 de agosto con nuevas medidas de fuerza. Cuando en medio de la recesión el temor a la desocupación empieza a actuar entre los trabajadores, se necesita discutirlas y prepararlas mejor,“todo lo contrario a lo que hace hoy la dirigencia sindical”, plantean desde la izquierda.

Mientras debaten si movilizan a sus gremios o no, lo que no han retrasado son sus contactos con los líderes políticos de la oposición. Según Clarín, “Moyano en las dos últimas semanas incrementó sus contactos con el macrismo y sigue perfeccionando su buena sintonía con el PRO”. Su hijo Facundo, recordemos, avanza en su relación con el Frente Renovador de Sergio Massa.

Barrionuevo sigue buscando su lugar en el peronismo no kirchnerista. Esas son las alianzas que más preocupan a los referentes de las CGT opositoras.

Oficialistas

La CGT oficial, obviamente, ni piensa en alguna medida de fuerza. Lo dejaron claro en la reunión que mantuvieron hace pocos días con la Presidenta, tras el anuncio del nuevo salario mínimo. El organizador de aquella reunión es uno de los sindicalistas que viene ganando peso en la CGT “Balcarce”. Gerardo Martínez, que no pudo ser Secretario General desde que se conoció su pasado como Servicio de Inteligencia durante la dictadura, apunta a ser el conductor en las sombras de la central. Esta semana tendrá más protagonismo: fue quien organizó la reunión de la Presidenta con líderes de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y de la Confederación Sindical de las Américas. No se le conoce una amplia trayectoria en defensa de los derechos de los trabajadores, mucho menos de los países “periféricos”. Mucho más conocida es su buena relación con los gobiernos de EEUU y Europa, y las empresas multinacionales. Por eso no sorprende el apoyo que darán a la propuesta del gobierno para un nuevo acuerdo con los buitres.

El otro hombre que ha cobrado protagonismo en el sindicalismo oficialista es, sin dudas, Ricardo Pignanelli. Duro con los despedidos y delegados de Lear, dócil con las grandes automotrices, este fin de semana volvió a confesar su alineamiento con el proyecto kirchnerista.

Divididas

Los roces y divisiones de las centrales sindicales ya no extrañan a los trabajadores. Además de las tres CGT, hay dos CTA. En el interior de todas ellas, a su vez, hay roces y alineamientos. No las dividen los métodos de lucha, si unos prefieren las huelgas y otros los piquetes. Tampoco si conviene convocar un congreso de delegados o realizar asambleas en las fábricas para atender las necesidades más urgentes del movimiento obrero.

Como lo dejan trascender a los medios, con operaciones y fotos, las principales diferencias pasan por qué proyecto político patronal apoyar para las elecciones de 2015.







Temas relacionados

Cristina Fernández de Kirchner   /    Ricardo Pignanelli   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO