Política

OPINIÓN

MPN: Macrismo Para Neuquén

El gobernador de Neuquén se puso la camiseta de Cambiemos y se jugó en la defensa del tarifazo. El Movimiento Popular Neuquino, el “macrismo realmente existente” en la provincia.

Jueves 25 de agosto de 2016 | Edición del día

Omar Gutiérrez, el gobernador del Movimiento Popular Neuquino (MPN), fue quien propuso en su momento poner como “limite” del tarifazo de gas y electricidad el 400%, propuesta tomada como una luz al final del túnel por el macrismo cuando llovían los reclamos por los aumentos de más del 1000% en las facturas. Defendiendo negocios comunes, como el valor del gas en boca de pozo (secreto bien guardado bajo siete llaves por las mismas empresas petroleras), el aumento tarifario fue apoyado por el conjunto de los gobernadores, sin importar su signo político, y en especial por los de las provincias productoras de gas y petróleo.

Frente al fallo de la Corte frenando momentáneamente el tarifazo y planteando la necesidad de convocar a audiencias públicas antes de cualquier aumento, Gutiérrez mantuvo un prudente silencio. Mientras, sus diputados bloquearon todo debate propuesto sobre el asunto en la Legislatura, como los proyectos presentados por Raúl Godoy del PTS-Frente de Izquierda planteando la necesidad de convocar audiencia en Neuquén, o el de Libres del Sur a favor de suspender el tarifazo a las PyMES.

Los ocho años de gobierno de Jorge Sapag sirvieron de sostén del kirchnerismo en Neuquén, mientras el “kirchnerismo puro” no fue más que una sombra de “ese” MPN. Con poco cambio de su personal político pero gran capacidad de mutación, hoy el MPN juega el rol de “macrismo realmente existente” en la provincia, mientras los referentes locales de Cambiemos disputan en una hoguera de vanidades el estéril reconocimiento “oficial” de esa franquicia.

Internas abiertas

En el receso invernal el gobernador Gutiérrez presentó un proyecto en la Legislatura de “reforma política” bastante en sintonía con el que se debate a nivel nacional. Los partidos de la oposición tradicional, en especial el Frente para la Victoria, le reclaman al oficialismo porque no están en debate el mecanismo del balotaje y la segunda vuelta para elegir gobernador, ni las internas abiertas obligatorias. El primer punto sería un suicidio político para el MPN, que viene bajando su performance electoral por debajo del 40%, pero que le alcanza para seguir manteniendo el poder desde hace más de 50 años. Un balotaje sería la posibilidad de entregar por primera vez, llave en mano, el poder a otro partido. Las internas abiertas abrirían una Caja de Pandora, permitiendo a afiliados de otros partidos influir en las internas del MPN. El partido provincial prefiere seguir con sus internas de afiliados (casi el 25% del padrón de la provincia) e independientes, y chicanea a sus opositores a seguir sus pasos y hacer sus propias internas.

A propósito de un proyecto votado esta semana prohibiendo la inclusión de nombres y caras de funcionarios en la publicidad oficial, se volvió a hablar de la verdadera “interna abierta” dentro del partido de gobierno. Un proyecto presentado “folclóricamente” por un radical (según él mismo reconoció) terminó siendo “mejorado” por el propio gobernador, ampliando la prohibición de la difusión del nombre y rostro del gobernador al del presidente de la Legislatura. Aunque terminaron aprobando en bloque esta ley desde el oficialismo, muchos vieron detrás de esto un golpe quirúrgico de Gutiérrez hacia la imagen de su vice, Rolando Figueroa.

Ya a principio de año, cuando Gutiérrez negociaba el precio interno del gas con Macri y se rumoreaba la después confirmada renuncia de Galuccio en YPF (donde algunos tenían la expectativa de que asumiera el mismo exgobernador Jorge Sapag), off de record Figueroa aseguraba que si hubiese sido por él pateaba el tablero y salía a enfrentar públicamente al gobierno nacional “en defensa de los intereses de los neuquinos”. La sangre nunca llegó al río y Gutiérrez terminó acordando con Macri, pero la relación con Figueroa, que nunca fue de mucha simpatía, aseguran se enfrió aún más. El camino hacia el 2017 es largo y estará plagado de estas rencillas.

La puja por la caja

El Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) es una de las pocas cajas jubilatorias del país que no fue “armonizada” y pasada a manos del ANSES. Durante décadas, tanto la caja previsional como la obra social, fue una fuente de recursos para el Estado provincial, que terminó generando un déficit histórico. El intendente de Neuquén Capital, Horacio Quiroga de Cambiemos, viene impulsando el pase de los empleados municipales, que aportan a la obra social del ISSN, a la prepaga OSDE, desfinanciando en los hechos aún más los recursos del ISSN. Hasta el MPN salió a denunciar al intendente, que lo golpeó donde más le duele: en el bolsillo.

Pero un golpe mayor, que todavía es difícil prever que camino tomará, es la Ley 27.260, el Programa Nacional de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados, acuerdo celebrado entre el gobierno nacional y los gobernadores el 23 de mayo, y que lleva la firma de Gutiérrez. En su artículo 27 se refiere a la “armonización” de las cajas jubilatorias, otorgando un plazo de 120 días (el 28 de octubre desde su publicación en el Boletín Oficial) para acordar con las provincias cuyos sistemas previsionales no fueron transferidos a Nación “a fin de compensar las eventuales asimetrías que pudieran existir” respecto al sistema previsional nacional. Es decir, una ley que abre las puertas a la entrega de la caja jubilatoria provincial al ANSES, con el consecuente aumento de la edad jubilatoria en la provincia.

Esto puso nuevamente en alerta a los sindicatos estatales, aunque la conducción de ATE rechazó la “unidad” propuesta desde algunos gremios, pensando más en sacar tajada con su proyecto de reforma de la Ley 611 para quedarse con el manejo de la obra social estatal. Algo, por otro lado, no del todo incompatible con la armonización de la caja previsional.







Temas relacionados

Cambiemos   /    MPN   /    Opinión   /    Neuquén   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO