Política

EDITORIAL DE EDITORIALES

Macri, Carrió y Francisco … “cuidan a Cristina”

Macri-Carrió: una Opo a la medida del kirchnerismo. Caso Nisman: Verbitsky confiesa que Nisman jamás tuvo pruebas contra Irán pero no explica por qué durante 10 años el gobierno imputó a los iraníes en la investigación de la AMIA ¿Enkubrimiento? El amigo del Papa, Gustavo Vera, presentará una denuncia por enriquecimiento ilícito y trata de personas contra Stiusso. Ya lo dijo Francisco: Cuiden a Cristina.

Cecilia Rodríguez

@cecilia.laura.r

Domingo 1ro de febrero de 2015 | 12:28

Macrrió

Desde que el fiscal Alberto Nisman apareció sin vida en su departamento de Le Parc, el oficialismo estaba desesperado por una buena noticia. Finalmente, la Fortuna o la providencia divina –más atenta a los devenires de la política local desde que tenemos Papa argento- respondió las plegarias: el acuerdo Macri-Carrió para competir en las PASO configura una Opo a la medida del oficialismo, como se puede leer en la columna de opinión de hoy de Fernando Rosso.

El entusiasmo del oficialista Página 12, es indisimulable. Verbitsky vaticina que “el acuerdo electoral entre Mauricio Macri y Elisa Carrió pone al candidato que elija el oficialismo a las puertas de la victoria en primera vuelta porque consagra la dispersión de las fuerzas opositoras en tres bloques inconciliables. Como jugueteaba Carlos Saura, Stress es tres.” El progresismo kirchnerista tiene el condimento que le faltaba para sazonar el sapo sciolista.

La Naciónse hace eco de la buena noticia para la tropa del gobernador bonaerense, aunque “reconocieron un riesgo detrás de la novedad: que Sanz y buena parte de la UCR se sumen al acuerdo y le den una estructura nacional a Macri, que en las encuestas del sciolismo marcha segundo, pero cerca del bonaerense. ‘Podría convertirlo en un candidato interesante’, razonaron”.

Aunque todo esto depende de que Carrió, esa particular pirómana política, no haga volar todo por los aires, Massa corre el riesgo de quedarse practicando acentos en su casa. Clarín da cuenta que el acuerdo "es el tiro de gracia a Massa. Sanz debe decidir de qué lado quiere estar. La pelea es entre nosotros y (Daniel) Scioli", simplificaba un testigo del acuerdo.

Se confirma el fracaso del FA-UNEN –y que Pino Solanas es el centroizquierdista más losser de la historia argentina-, que tendrá que recluirse una vez más en el oasis santafesino (cada día más seco de agua potable y más lleno de narcopolicía).

Cuiden a Cristina, apunten contra Stiusso

En otra columna que Verbitsky dedica al Nismangate, confiesa que las pruebas contra Irán nunca existieron. Tiene que explicar por qué el gobierno le dio curso a una supuesta investigación de la AMIA durante 10 años sin pruebas: ¿enkubrimiento? Las alertas rojas de la Interpol contra los acusados iraníes solo se sostenía por la presión de EEUU y con “pruebas” fabricadas por la CIA y el Mossad, lo que no parece ser una actitud de soberanía nacional muy nac & pop.

En su artículo central de hoy Verbitsky cita al periodista Santiago O´Donell que la semana pasada mencionamos en esta misma columna y posteriormente publicamos completa en La Izquierda Diario. Pero el periodista de la Korpo no se hace cargo de la crítica al Página 12 que censuró las denuncias de O’Donell contra Nisman cuando éste, aún vivo, era protegido por el kirchnerismo.

El dicho popular dice que “el diablo mete la cola”, y a veces el Papa también. Aunque Verbitsky se envalentone y termine su columna sobre el acuerdo de Macri y Carrió con una chicana contra Francisco, lo cierto es que sus emisarios locales como Gustavo Vera de La Alameda se pusieron la mochila al hombro para atacar a Stiusso. Según informa Javier Fuego Simondet en La Nación, la de Vera sería una denuncia penal por “enriquecimiento ilícito, a través de empresas que formó junto con otros agentes de la ex SIDE cuando ejercía funciones en ese organismo, hoy descabezado y en vías de ser reformado.

Vera sostiene que las firmas habrían sido utilizadas para blanquear capitales obtenidos de modo ilícito por el ex hombre fuerte del espionaje.

Según el legislador de la ciudad, a partir de denuncias anónimas e investigaciones de la Fundación Alameda -que él dirige- sobre una red de trata de personas atribuida al ex agente de Inteligencia Raúl Martins, llegó a dar con un número de firmas vinculadas entre sí, tanto por sus domicilios como por los integrantes del directorio. Y afirma que algunos de ellos pertenecen al área de Inteligencia del Estado.

(…) El titular de La Alameda señala que Stiusso y García también se asociaron en 1997 en la empresa Construcciones y Tecnologías SA, una firma dedicada a redes de distribución de electricidad, gas, agua y telecomunicaciones”.

Aunque este favor podría estar envenenado, como suele ser tradición en la Santa Sede. En este sentido, Julio Blanck sostiene que “Sus amigos avisan que detener o comprometer judicialmente a Stiuso provocaría “un escándalo” en el mundo de la inteligencia. Mencionan la amplia red de contactos del antiguo capo de la SIDE y advierten que podría haber corte de colaboración por parte de servicios de inteligencia extranjeros. De hecho, el desplazamiento de una treintena de agentes que integraban el núcleo duro de su equipo ya habría producido cortocircuitos en la relación de la inteligencia local con sus principales colegas de afuera”.

En este jugar con fuego, todos podrían terminar quemados ya que como ha denunciado el Diputado Nicolás Del Caño del PTS en el FIT, tanto la oposición de Macri, Massa o los herederos de la Alianza, están implicados en la utilización del espionaje legal e ilegal contra los luchadores obreros y populares, con especial ahínco contra la izquierda, como se demostró con la infiltración del Proyecto X por parte de la Gendarmería Nacional, o la reciente infiltración por parte de la Policía Federal en el último corte de los trabajadores de Lear que luchan para que la multinacional norteamericana acate el fallo judicial favorable a los trabajadores.

Como sostuvo Nicolás Del Caño, la supuesta disolución de la Secretaría de Inteligencia es una verdadera farsa para garantizar la autoimpunidad: “Queríamos hacerle muchas preguntas [a Berni NdR], como por qué después de doce años en el Gobierno ahora se dan cuenta de que la ex-SIDE es una mafia y pese a eso no denunciaron penalmente a ninguno de sus integrantes. El gobierno nacional es el responsable de haber mantenido y utilizado la Secretaría de Inteligencia de Stiusso al servicio de su política durante más de una década. ¿Quiénes integrarán ahora la nueva Agencia Federal de Inteligencia? ¿Los mismos agentes de la ex-SIDE o un nuevo personal designado por el general Milani, imputado en crímenes de lesa humanidad?"

Silencios

Para no perder la costumbre, un silencio ensordecedor recorre todas las editoriales de los principales diarios: la muerte de Ismael Sosa, el joven que fue a ver a La Renga en Córdoba y que apareció sin vida luego de que testigos lo vieran siendo golpeado por la policía. En el baile de la sucesión presidencial no hay lugar para estas “nimiedades” que sufre la juventud a lo largo y ancho del país, sometida al control de policías asesinas y a los más altos índices de precariedad laboral. En la misma sintonía, tuvo que morir en circunstancias dudosas un fiscal del Estado que había acusado a la Presidenta para que los jubilados recibieran un magro aumento que apenas emparda lo perdido con la inflación.

Mientras, el conflicto de la autopartista Lear se prolonga en tanto la empresa se niega a dar cumplimiento al fallo judicial que ordena la reinstalación de los trabajadores despedidos.

Excepto la izquierda clasista, nucleada en el Frente de Izquierda, nadie habla de estos reclamos seriamente.

Aunque Cristina quiera hacerse parte del triunfo de la “izquierda” en Grecia –y más allá de las críticas a Syriza que rebajó su ya limitado programa para dar confianza a la Unión Europea y se alió a un sector de la derecha- Scioli tiene tanto de Tsipras como Macri del Che Guevara o Massa de Jaureche. Incluso el candidato de la centroizquierda, Víctor De Gennaro, ya tiene su foto papal y macristas en sus filas. Solo la izquierda expresa la voz de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Presenciamos la aceleración de un fin de ciclo que en el fuego cruzado de oficialistas, opositores, servicios “nacionales” y extranjeros, hasta manos papales, pueden derrumbar incluso, los servicios restauradores que el kirchnerismo puso en funcionamiento desde 2003.

Mientras los proyectos patronales bailan esta danza, el PTS en el Frente de Izquierda no duda dónde concentrar sus batallas. Junto a los trabajadores de Lear, a las víctimas del gatillo fácil como Ismael Sosa, Franco Casco, Jonathan Herrera y tantos otros, construyendo una alternativa de independencia política para los trabajadores, las mujeres y la juventud. Llegar a millones con las ideas del socialismo revolucionario es un desafío que tendrá múltiples “paradas” en este 2015. La primera, disputando en las elecciones municipales de Mendoza.







Temas relacionados

Elisa Carrió   /    Jorge Bergoglio   /    Macrismo   /    Horacio Verbitsky   /    Mauricio Macri   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO