JUJUY

Macri visitó la empresa del genocida Blaquier

Rodeados de funcionarios de la UCR, el Massismo y el PJ-FpV, Macri y los dueños del Ingenio Ledesma, iniciaron la zafra y entregaron viviendas. Un “acto de fe” en la teoría del derrame.

Miguel López

Concejal del PTS-FIT en Libertador Gral. San Martín-Ledesma

Martes 17 de mayo de 2016 | Edición del día

Foto: Macri y Morales junto a Carlos Herminio Blaquier

El presidente Mauricio Macri, rodeado por un impresionante operativo de seguridad montado por gendarmería, policía federal, servicios de inteligencia nacional, policía provincial y la seguridad de la empresa, aterrizó literalmente en las tierras de la familia Blaquier-Arrieta. Ellos cuentan con una pista para aviones y dos mansiones en la zona, además de detentar 170 mil hectáreas en el norte argentino.

Los motivos de la visita presidencial fueron el inicio de zafra y la entrega de la vivienda numero mil del Barrio Papa Francisco. Dicho barrio fue construido por Ledesma S.A.A.I. a modo de respuesta a la emergencia de la lucha de las familias obreras sin techo, la resistencia al desalojo al asentamiento El Triángulo, al asesinato de 3 jóvenes trabajadores en aquella represión policial orquestada por la patronal bajo el gobierno de Walter Barrionuevo (FPV-PJ) en 2011.

El estallido social por la falta de vivienda propia ocurrió al inicio de un ciclo de recuperaciones de sindicatos y las huelgas de los obreros azucareros, y al procesamiento de Carlos Pedro Blaquier como cómplice civil de crímenes de lesa humanidad cometidos en los operativos represivos conocidos como las “Noches de los Apagones” en 1976.

Además “el Papa” como popularmente llaman al barrio en la localidad de Libertador Gral. San Martin y pueblos aledaños es un fabuloso negocio inmobiliario de Ledesma S.A.A.I. y bancos amigos de la patronal (Santander Rio). Ya que los intereses son usurarios y las viviendas valen menos de lo que la administración de la empresa descuenta compulsivamente de los flacos salarios de los obreros azucareros, papeleros y citrícolas que viven en el barrio Papa Francisco.

Recordamos que las tierras en que se emplazaron las viviendas fueron cedidas por la empresa y pagadas por la provincia, como también lo fueron los terrenos y 2.500 lotes obtenidos con la lucha de las familias en 2011. Desde ese año hasta ahora la empresa Ledesma continuó expandiendo sus propiedades pasando de 135 a 170 mil hectáreas.

Frases alegres

Los dichos de Macri, rodeado por directivos de la empresa Ledesma, el gobernador Morales y funcionarios del gobierno provincial y del fellnerismo como el diputado provincial, Rubén Rivarola, ante un auditorio de familias de obreros azucareros que habitan el barrio Papa Francisco fueron una muestra más de su cinismo. El presidente en su alocución esgrimió frases como “Confío en ustedes. Sé que este sinceramiento de la economía ha sido una pesada carga para muchos pero créanme que cada medida impulsada es pensando en el futuro de ustedes”.

Y su muletilla fue “se terminó el abandono para el norte argentino”. Cuando de los únicos que se acuerda su “cambio” es de los empresarios, con sus medidas de liberación de los cupos de producción, de baja de impuestos a los exportadores y de subsidios a los empresarios del campo como los tabacaleros. Mientras los trabajadores de la zona siguen precarizados, trabajando como temporarios o tercerizados en los ingenios o en las fincas, bajo condiciones de insalubridad y jornadas laborales extenuantes, sin sábado ingles ni descanso dominical, perseguidos por la patronales, sin techo o viviendo en asentamientos precarios, que carecen de los más elementales servicios.

Un barrio cercado por Blaquier y militarizado por Macri

Libertador no está exento de la bronca que generan las medidas políticas y económicas del gobierno de Macri, que crece a lo largo y ancho del país, por eso es que eligieron hacer un acto en un barrio cercado y vigilado por la empresa Ledesma desde hace 3 años, donde al día de hoy nadie por fuera de los vecinos podía entrar. Días antes de la visita presidencial el barrio fue totalmente militarizado por todas las fuerzas represivas para que no haya forma de colar algún reclamo obrero y popular.

Después del acto de demagogia en el barrio “Papa Francisco”, el presidente, el gobernador y toda la casta política provincial, se dirigieron por caminos internos de la empresa al predio industrial para presidir junto a la cúpula del directorio y la administración del ingenio el acto y misa de inicio de zafra, ceremonia que se realiza todos los años con la visita al ingenio de la clase política y los sectores empresarios de la provincia.

Lo que no dijo Macri es que lo que vino a mostrar su visita es un acuerdo con un sector del empresariado monopolista si los hay, que está vinculado directamente con el golpe genocida contra el pueblo trabajador. Ya que Carlos Pedro Tadeo Blaquier (presidente del directorio de la empresa Ledesma desde Enero de 1970 a Septiembre de 2013), pese al beneficio de la “falta merito” que dictó la Sala IV de la Cámara Federal de Casación el año pasado, sigue procesado como cómplice civil de crímenes de lesa humanidad contra trabajadores y estudiantes de las localidades de Libertador, Calilegua y El Talar en los operativos represivos conocidos como las “Noches de los Apagones” que sembraron terror en la población obrera desde el 20 de Julio de 1976, en plena dictadura militar.

El presidente junto a los suyos

El gobierno de los dueños del país, con su visita a Ledesma S.A.A.I. dejó en claro quiénes son los verdaderos beneficiarios de su política. La familia Blaquier-Arrieta, emblema de la oligarquía azucarera, fue beneficiada con la ampliación del cupo para la producción de bioetanol por el macrismo y la reducción de impuestos para la exportación, medidas que van aumentar sus ya exorbitantes ganancias que supo llevarse con pala durante la década de gobiernos kirchneristas.

Estos beneficios al monopolio azucarero son notables en las palabras del propio Federico Gatti, administrador del ingenio Ledesma, quien planteó que para esta zafra prevén “ exportar en tiempo y forma(…) limpiar el mercado de azúcar de los años anteriores (…) y que este año el precio del azúcar se tonifique”, y en cuanto a la producción de alcohol y biocombustible dijo “Este año, debido al incremento del corte del bioetanol, vamos a hacer más alcohol que el año pasado, esa es la gran apuesta del sector azucarero, empezar a tonificar el bioetanol, que lo vemos también como una buena alternativa para mejorar el horizonte de rentabilidad de la actividad”.

La visita de Macri, luego que el fin de semana estuviera el jefe de gabinete Marcos Peña, muestra al presidente junto a una patronal emblemática del poder agroindustrial en momentos en que el gobierno nacional se encuentra en un episodio más de su cruzada contra la Ley Antidespidos. Ledesma fue una de las empresas que firmó el acuerdo de compromiso de no despedir personal en la Casa Rosada, y junto al gesto de entrega de viviendas, se apuesta a mostrar que el capitalismo de derrame que pregona Macri es viable, o sea, “si a Blaquier le va bien, al norte argentino también”. La enorme militarización del barrio obrero en el día de ayer y los nuevos ataques a la protesta social en Jujuy, sinceran que el derrame no desborda alegría, sino más bien bronca en el pueblo trabajador.







Temas relacionados

Genocidas   /    Carlos Pedro Blaquier   /    Mauricio Macri   /    Ingenio Ledesma   /    Libertades Democráticas   /    Jujuy

Comentarios

DEJAR COMENTARIO