Géneros y Sexualidades

ALEMANIA

Marcha contra el derecho al aborto en Berlín

Wladek Flakin

Berlín

Martes 23 de septiembre de 2014 | Edición del día

El pasado sábado 20 cerca de 5 mil personas participaron en una "marcha por la vida" en el centro de Berlín. Portaban cruces blancas y reclamaban la prohibición del aborto, al que que comparaban con la eutanasia. Contra esta marcha silenciosa se manifestaron más de mil personas, convocadas por agrupaciones feministas, al grito de "Mi cuerpo, mi decisión, levanta la voz".

Los autodenominados “protectores de la vida" provienen de sectores cristianos fundamentalistas y en su mayoría eran hombres mayores. La abogada católica y aristocrática Beatrix von Storch, recién electa al parlamento europeo por el partido derechista "Alternativa para Alemania" (AfD), encabezó la marcha. Varios diputados del partido conservador (CDU) mandaron saludos, y también lo hizo el arzobispo de Berlín.

La marcha comenzó en la Cancillería a las 13:00 horas y desde el principio fue interrumpida por manifestantes, que gritaban: "¡Asesinos, hipócritas, misóginos!". Cuando la marcha pasó delante de la emblemática puerta de Brandenburgo, fue confrontada por una concentración de 500 personas organizada por ONG, el Partido de Izquierda (Die Linke) y el Partido Socialdemócrata (SPD), incluso el alcalde de Berlín había dado su apoyo.

Mil activistas habían participado en una manifestación anterior de un sector de izquierda autonomista, bajo el lema "What the Fuck?" ("¿Qué carajo?" en inglés). Muchos de ellos optaron por la acción directa contra los fundamentalistas, marchando por delante de su marcha y sentándose para producir bloqueos. Los disturbios continuaron durante más de cuarto kilómetros, hasta su punto de llegada en la Catedral de Berlín.

La policía desalojó todos los bloqueos violentamente y detuvo por lo menos a 21 personas, hiriendo a varias. También obligaron a cambiar el trayecto.

El aborto en Alemania sigue estando penalizado según el párrafo 218 del Código Penal. Sin embargo, después de las masivas protestas de las mujeres en los años ‘70 fue despenalizado en distintos casos, por ejemplo en casos de violación o de peligros para la salud. `

Una mujer también puede terminar su embarazo en las primeras 12 semanas si así lo deseara, después de una consulta obligatoria con un médico y un "tiempo de reflexión" de tres días. Sin embargo, los hospitales de la iglesia católica que reciben fondos públicos pueden negarse a ofrecer abortos o "la píldora del día después". El año pasado, dos hospitales de la ciudad de Colonia se negaron a prescribir la píldora para una chica de 15 años que había sido violada.

Alemania es uno de los pocos países que requiere una receta médica para la pastilla, aunque los expertos dicen que es completamente segura para ser vendida libremente en las farmacias.

Esta es la décima "marcha por la vida". En años anteriores había sido mayormente ignorada por la izquierda, produciéndose solo pequeñas acciones en contra. Pero el gran retroceso contra los derechos de las mujeres a nivel mundial (como el intento de restringir el derecho al aborto en el Estado Español) está movilizando a cada vez a más mujeres jóvenes para luchar por su autodeterminación sexual.







Temas relacionados

Aborto   /    Alemania   /    Derecho al aborto   /    Géneros y Sexualidades   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO