OPINIÓN

Marchemos por nuestro salario y contra la escalada represiva de Macri y los Gobernadores

La conducción de UTE-Ctera convoca a movilizar al Ministerio de educación. La oposición Marrón participará con una posición crítica y la exigencia de participar luego de la marcha del EMVyJ contra la represión en Santa Cruz y todo el país.

Marilina Arias

Docente CABA Miembro del Consejo Directivo de Ademys

Hernán Cortiñas

Congresal Unión de Trabajadores de la Educación (UTE)

Martes 23 de mayo de 2017 | Edición del día

Tal como se adelantó en el plenario de UTE-Ctera la convocatoria al 23 por demandas legítimas de la docencia, llega en forma tardía y sin consulta real en las escuelas; además se superpone con la movilización contra la escalada represiva organizada por Organismos de DDHH y organizaciones políticas que componen el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.

Esta convocatoria cobra aún más relevancia en el marco del paro provincial de 96 hs en Santa Cruz en respuesta a la represión a estatales de ATE en manos de Gendarmería Nacional cuando se encontraban realizando un corte en la ruta 3, a la altura del ingreso a Río Gallegos. Los trabajadores estatales exigían el pago de salarios adeudados y paritarias. Hubo 7 heridos, entre ellos un periodista y dos delegados de ATE detenidos.

Desde la Lista Marrón repudiamos todo tipo de represión a trabajadores venga del Gobierno que venga. Por eso exigimos a todos los sindicatos docentes que convocan esta movilización a repudiar la represión en Santa Cruz y a ser parte de la movilización que denunciará tanto la escalada represiva del gobierno nacional como la de los gobernadores provinciales. Necesitamos la mayor unidad de acción para frenar el ataque al derecho a la protesta. Exigimos a la conducción de UTE rompa su tregua con el gobierno y organice un verdadero plan de lucha.

En el último plenario, desde Lista Marrón - opositora - planteamos un balance duro sobre la orientación política de la conducción Celeste, desenmascarando la relación que hubo entre los métodos burocráticos y el camino hacia donde llevaron el conflicto más grande que tuvo que enfrentar el macrismo en lo que va de su Gobierno.

Denunciamos que la conducción Celeste no pretendía desarrollar ningún tipo de organización por abajo, ni potenciar la fuerza que expresaban nuestras movilizaciones y paros, sino que lo utilizó para "cerrar" filas en la preparación de un gran frente peronista hacia octubre con todos los “traidores” del PJ adentro.

Además, planteamos que llamaron al plenario para hacer votar toda una serie de actividades testimoniales que van dirigidas tan sólo a desgastar al macrismo para llegar mejor a las elecciones de octubre, y no para realmente imponer los reclamos de la docencia.

Denunciamos que pretenden llevar nuevamente a los docentes a una marcha federal que termine otra vez con el cántico de “vamos a volver”. Cabe preguntarse ¿volver con los diputados y senadores que le votaron más de 83 leyes al macrismo? ¿o con Abal Medina que votó junto al bloque de senadores del PJ- FpV los pliegos de los jueces del 2x1? ¿o tal vez con Scioli que semanas atrás aconsejaba a Vidal cerrar por decreto la paritaria docente en Provincia y que acaba de estar en el ojo de la tormenta por el escándalo vinculado a su doble moral en relación al tema del aborto?

En este sentido también planteamos la exigencia para que el sindicato se ponga de una vez a la cabeza de las demandas de las mujeres en un gremio donde son amplia mayoría y rompa con sus alianzas políticas y su alineamiento a las centrales sindicales para exigir lo que no quisieron hacer hacia el pasado 8 de Marzo: que se convoque a un verdadero paro nacional hacia el 3J por “Ni Una Menos” contra la violencia machista. La escalada de femicidios amerita endurecer las medidas frente a un gobierno que da la espalda al reclamo, quita de las escuelas las jornadas de educación sexual e impulsa que la religión entre a las escuelas.

Una corriente clasista para pelear por un sindicato independiente de gobiernos y patrones, abierto a todos los docentes

Desde la Marrón planteamos la necesidad de pelear por poner el sindicato al servicio de los intereses y la lucha de los docentes, en forma independiente de todos los Gobiernos y los partidos que defienden los intereses de las patronales, en perspectiva de un sindicato único de todos los trabajadores de la educación. Que no divida entre afiliados, no afiliados, docentes de primera o de segunda y que no vaya detrás de ninguno de los proyectos políticos ajustadores y patronales, sino que se proponga la más amplia unidad por abajo para organizar y enfrentar los ataques del Gobierno a la educación y a las condiciones laborales.

Por eso necesitamos delegados de escuela elegidos democráticamente por todos los docentes de cada establecimiento y que se pueda proponer cualquier compañero o compañera (afiliados a cualquier gremio o no afiliados). La realizamos en oposición a la decisión política de la conducción Celeste que pretende modificar el estatuto para restringir las votaciones en las escuelas. ¡Está claro, estos dirigentes quieren delegados elegidos por pocos docentes!.

Por el contrario, los docentes sabemos que para enfrentar los ataques que quieren imponernos, necesitamos de la fuerza del conjunto de la docencia, como ya lo hemos expresamos en las calles. Necesitamos que sean delegados los compañeros más representativos de cada establecimiento, elegido por todos los compañeros sin restricciones. Tenemos que lograr la mayor participación.

En CABA, sólo 25% de los docentes están afiliados, y esto ocurre porque en las escuelas hay desconfianza en las cúpulas gremiales, nuestros compañeros sienten que no son consultados, y lamentablemente el proceso de lucha que protagonizamos les dio la razón.

Esto debemos revertirlo, impulsando la participación, sin condicionamientos previos, en las elecciones de delegados. Tenemos esa gran tarea por delante en todos los colegios. Ya lo hicimos en el Otto Krausse e incluso en aquellos lugares con incipiente organización como el Fader donde pelearon para que los delegados sean elegidos por todos los docentes del establecimiento, al igual que en el Lola Mora, peleando por el derecho democrático para que se pueda proponer cualquier compañero o compañera (afiliados a cualquier gremio o no afiliados) y así poner en pie cuerpos de delegados unificados por distrito.

Te puede interesar: La educación pública y nuestras vidas valen más que sus ganancias

Delegados que peleen no sólo contra cada ataque del gobierno a la educación pública y sus trabajadores, sino que se propongan cambiar las condiciones de enseñanza, forjando una fuerza que muestre que para mejorar la educación es necesario trabajar y enseñar de otra manera, tal como proponen desde el Frente de Izquierda: reduciendo la jornada laboral a 6 horas, con 4 horas frente a cursos y 2 horas para capacitarse, planificar y corregir, cobrando un salario mínimo igual a la canasta familiar; y con un presupuesto que permita que ningún pibe se quede sin vacante, que las escuelas no estén superpobladas ni se caigan a pedazos y con comedores donde nuestros chicos estén bien alimentados.

Este es el camino para acabar con el ajuste de Macri y los gobernadores, y con la tregua de la burocracia sindical. Para ello es necesario combatir la idea de conformarse con la miseria de lo posible y el mal menor y elevar las aspiraciones de los trabajadores y trabajadoras demostrando que es posible luchar por cambiar la realidad. Necesitamos un gran Congreso Educativo Nacional, donde padres, docentes y estudiantes puedan definir un plan para salir de la actual crisis de la educación pública.







Temas relacionados

UTE-Ctera   /    Corriente Nacional 9 de Abril   /    UTE   /    ATE   /    Docentes   /    Encuentro Memoria Verdad y Justicia (EMVyJ)

Comentarios

DEJAR COMENTARIO