La Caja Roja

Melina Romero

Martes 23 de septiembre de 2014 | 02:42

  • Melina Romero Artista: Tincho Pel

1 / 1

Caso Melina y unas breves lineas personales
por: Tincho Pel

Cuando por primera vez leí sobre la desaparición de Melina Romero, me vino esa bronca por otra victima más. Desapariciones, feminicidios, trata de personas, violaciones, toda una red de violencia hacia la mujer. Cometí la imprudencia de la naturalización, “otra victima más de un machismo despreciable”y seguí de largo. Luego, leo en facebook el enojo de una chica por un pibe que se quizo propasar con ella, hablo con amigas sobre el acoso que viven en las calles solo por ser mujeres; y cierro leyendo un análisis de como los medios construyeron un perfil de Melina super negativo. No está en cuestionamiento que ella se opuso a tener sexo grupal y que por eso la mataron a golpes, como contó uno de los pibes. Melina era una piba sin rumbo, una loquita, un putita... Toda una construcción tendenciosa, que pone en juego la idea de que en definitiva se lo estaba buscando.

Una violencia hacia las mujeres, lejos de ser hechos aislados, es una realidad social institucionalizada desde los medios y una cultura machista que presenta a la mujer como un objeto accesible a todo tipo de acoso.

Miremos a un Marcelo Tinelli objetivizando todo el tiempo a la mujer, y como es declarado “Persona ilustre de la cultura”...

Me doy cuenta de lo estúpido de naturalizar un hecho así, y de no responder de alguna forma. Por lo que aquí me expreso con bronca y mucho odio. ¡Un total y absoluto desprecio a los hombres que se creen con la autoridad y privilegio de decidir sobre el cuerpo de una mujer! ¡Ni la ropa, ni la actitud, ni absolutamente nada te da derecho a decidir sobre el cuerpo del otro!

Melina dijo que no y la mataron. Solo porque dijo que no.

¡Terminemos con la violencia hacia las mujeres! No la naturalicemos y combatamos toda situación opresiva, de acoso y violencia. ¡Las mujeres no son un objeto!







Temas relacionados

La Caja Roja

Comentarios

DEJAR COMENTARIO