Internacional

México

México: el país de tránsito más peligroso para los migrantes

Bárbara Funes

México D.F |

Viernes 3 de octubre de 2014 | Edición del día

Se publicó el 29 de septiembre un informe de la Organización Internacional de Migraciónque estima en México en los últimos seis años perdieron la vida entre 40 mil y 70 mil migrantes, tanto mexicanos como centroamericanos. En este marco, se refuerzan las medidas represivas del gobierno de Peña Nieto contra los migrantes.

De acuerdo con datos de la Patrulla Fronteriza, en el cruce de la frontera entre México y Estados Unidos desde el año 2000 más de 6 mil migrantes murieron –81.5% eran mexicanos–. En muchos casos los decesos se debieron a las temperaturas extremas, a la travesía de los ríos o los accidentes carreteros.

Eso sin mencionar aquellos que son secuestrados por las redes de trata y el narcotráfico y obligados a trabajar para estas organizaciones delictivas en condiciones de esclavitud.

Mientras tanto, Rick Perry, gobernador de Texas, sostiene que la crisis humanitaria generada por la migración de niños indocumentados a Estados Unidos es responsabilidad del gobierno mexicano. Considera que Peña Nieto no cumple hasta el final con su papel de gendarme de las fronteras.

Hace pocos meses cinco centros de detención de migrantes del estado de Texas, el terruño de Perry, ferviente cruzado contra los migrantes, fueron denunciados por abusos contra los migrantes. Una muestra más del endurecimiento de las condiciones de vida de los migrantes en Estados Unidos.

Peña Nieto, una estrella en el cielo de la ONU

El presidente mexicano, cuestionado, se esfuerza por dar una imagen de gobernabilidad del país, mientras disputa territorios con los cárteles del narcotráfico y despliega el ejército no sólo en la frontera, sino a lo largo y ancho del país. E incluso anunció la incorporación de personal civil y militar a los cascos azules de la ONU, verdaderas fuerzas de ocupación.

Entre la represión y la violencia institucional

Pero no puede: es imposible contener el flujo migratorio de seres humanos desesperados que abandonan sus lugares de origen impulsados por el hambre y la violencia, a pesar de las redadas llevadas a cabo por el Instituto Nacional de Migración y agentes federales.

Es más, le estallan en las manos crisis recurrentes con el ejército, como el reciente caso de la masacre de Tlataya, que salió a la luz a cuatro meses de haber ocurrido, donde efectivos del ejército fusilaron a 22 jóvenes en el pueblo de San Pedro Limón, Estado de México.







Temas relacionados

Migrantes   /    Rick Perry   /    Enrique Peña Nieto   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO