Sociedad

¿Miles de estudiantes y cientos de docentes se quedan sin secundaria en la Ciudad de Buenos Aires?

La semana que viene comienzan las clases en el nivel secundario en la Ciudad de Buenos Aires, pero en el caso de las y los docentes y estudiantes del Plan FinEs no hay novedades oficiales sobre su continuidad.

Hernán Cortiñas

Congresal Unión de Trabajadores de la Educación (UTE)

Liliana Torales

Docente FINES

Viernes 6 de marzo | 22:29

El nivel de precariedad laboral y educativo es extremo, no sólo perciben un salario inferior por igual tarea en el resto del sistema educativo y no cobran vacaciones, sino que este año se sumó la incertidumbre sobre su despido, ya que se extinguió la normativa que los enmarcaba.

Las y los docentes del plan FinEs, ante el silencio de las autoridades nacionales y del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, realizarán una asamblea este sábado 7 de marzo a las 10hs en el IES Alicia Moreau de Justo (Córdoba 2016).

Allí se debatirá y definirán acciones acordes a la vulneración de derechos laborales y educativos de docentes y estudiantes. Queremos retomar nuestro trabajo y que les estudiantes puedan rendir sus materias pendientes y poder transitar sus estudios con tranquilidad. Para eso no alcanza con la mera continuidad del plan, sino que exigimos plenos derechos de docentes y estudiantes: creación de los cargos de POF y asignación a los actuales docentes (con todos los derechos estatutarios que eso implica), financiamiento estatal para las necesidades edilicias, didácticas y operativas, becas y netbooks para les estudiantes.

La población destinataria de este programa sufre una gran vulnerabilidad, no sólo por haber tenido que dejar anteriormente sus estudios, sino porque actualmente padece todo tipo de precariedad laboral; no podemos dejar de señalar que en su mayoría son mujeres, únicos sostenes de sus hogares.

Esto se ve empeorado por las medidas de ajuste enfocadas a pagar la deuda externa, que impactan primero, y más duramente, en estos sectores, donde la violencia patriarcal es el caldo de cultivo de las más variadas formas de opresión, desapariciones de pibas, violencia de género y otras cuestiones de las miserias de la vida cotidiana en el capitalismo.

Hace nueve años que este plan nació bajo un relato de inclusión y cumplimiento de la obligatoriedad del nivel secundario que establecía la ley de educación nacional. Sin embargo, la realidad fue mucho más precaria, no sólo para docentes, sino, por sobre todo, para les estudiantes.

Dentro de la política educativa primaron las necesidades partidarias de hacer demagogia que, en muchos casos, fue soporte de clientelismo en barrios y trasladando la responsabilidad estatal a organizaciones acerca de lo edilicio y los materiales didácticos.

Por ejemplo, les estudiantes ni siquiera pueden acceder a las becas y políticas tecnológicas en fragante discriminación en comparación a la educación formal. En lo que hace a les docentes, no se cumplen los derechos estatutarios como estabilidad, igual salario, vacaciones, puntajes, antigüedad ¿Qué puede justificar tal avasallamiento?

Ya transcurriendo marzo no existen novedades oficiales. Siendo este contexto inflacionario muy hostil para les trabajadores y mucho más para quienes no tienen otra fuente de ingresos. Las políticas enfocadas a pagar la deuda y legitimarla siempre han sido a costa del sufrimiento del pueblo trabajador. Por eso, más que nunca, se hace necesario construir una salida que denuncie y evidencie el saqueo al que somos sometidos, haciendo un desconocimiento soberano de la deuda junto a un conjunto de medidas para evitar la fuga de capitales, terminar con el hambre, políticas efectivas contra los femicidios, entre otras tantas demandas.

Como nos tiene acostumbrados, las conducciones sindicales nacionales, en particular Ctera por ser mayoritario, le dio la espada al sector más precarizado del sistema educativo, excluyéndolo del primer acuerdo paritario a nivel nacional donde se acordaron salarios entre otros temas. Nuestra situación actual, es ejemplo de esta política de precarización por parte del Estado, y de la cual las conducciones sindicales por los menos son cómplices.

Hoy la única noticia fehaciente es que ¡esta semana no inician las clases por decisión del Gobierno nacional y de la ciudad!







Temas relacionados

Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO