Cultura

OPINIÓN

Mis respetos, Aretha

El pasado jueves 16 de Agosto falleció Aretha Franklin, ícono del Jazz y el Soul. Un camino por su carrera musical y vida política.

Mariana Abril

Estudiante de FADU-UBA

Sábado 18 de agosto de 2018 | Edición del día

Puedo decir que de Aretha Franklin conozco su música, poco conocía del resto de su vida, más bien sabía mejor de sus posiciones políticas en el movimiento de liberación racial y de las mujeres, cosa que emanaban de sus canciones, pero desconocía que fuese también por la familia con la cual creció. A continuación, voy a ir haciendo un camino por su vida política y personal dentro de su carrera musical.

Nació un 25 de marzo de 1942 en Detroit, en una familia cristiana bautista, su padre, Clarence LeVaughn Franklin, era pastor, amigo de Martin Luther King, y Aretha estaba rodeada constantemente de cantantes gospel que la influyeron musicalmente, su propia madre, Bárbara, era una de ellas. Luego, como sabemos, se volcó de lleno al soul, jazz y el R&B. Siendo muy joven, a los 12 tuvo su primer hijo. No le gustaba hablar de ello en entrevistas, presumo por el amarillismo y comentarios estigmatizantes que podrían surgir de ello. En declaraciones contó que le hubiera gustado juntarse más con amigos y pasarla bien y que su familia fue un gran sostén para que a veces pudiera hacerlo.

Volviendo a la política, como mencioné, la familia Franklin tenía vínculos cercanos con Martin Luther King, que también era pastor bautista como el padre de Aretha. Este último, también era un activista por los derechos civiles y organizó, en 1963, la marcha de Detroit a la liberación (Detroit Walk to Freedom). En sí mismo Aretha no puso el cuerpo en lo que fueron las peleas del movimiento de liberación racial, en movilizaciones y acciones políticas en la calle, debido a su carrera musical, pero sí reflejó en su música aquellos años turbulentos de los ‘60, donde también surgía la segunda ola feminista.

En su famoso cover Respect, originalmente de Otis Redding, exigía Respeto con su potente voz y acompañada con una banda avasallante y coros que fogoneaban cada verso. Al momento en que la canción fue lanzada para hacer estallar los rankings, Aretha estaba pasando un difícil momento en su matrimonio debido a la violencia de género que sufría. Esta grave situación, acompañada de la conciencia política de Aretha, cargó de mucha sensibilidad cada estrofa de su adaptación que coincidía con el momento político de peleas por la liberación de la mujer, convirtiendo la canción en un ícono de su tiempo. Paradójicamente, la canción original de Redding tenía un componente algo machista porque aludía a un hombre que llegaba a su casa después de trabajar mucho y le demandaba “respeto” a su mujer. Poco después salió Think, un sencillo que también se convirtió en un himno feminista.

Cuando matan a Martin Luther King en 1968, Aretha canta una emotiva canción góspel ligada a las creencias religiosas que compartían, Precious Lord.

En ese contexto, en 1970, Franklin se puso a disposición de Angela Davis, activista por la liberación de los negros y feminista, y miembro del Partido Comunista de Estados Unidos, ofreciendo pagar su fianza. Estas fueron sus palabras:
“Mi padre dice que no sé lo que estoy haciendo. Bueno, lo respeto, por supuesto, pero voy a permanecer firme a mis creencias. Angela Davis debe quedar en libertad. La gente negra debe ser libre... Es un infierno estar en la cárcel. Voy a liberarla si hay algo de justicia en las cortes, no porque crea en el comunismo, pero porque ella es negra y mujer y quiere la libertad para la gente negra. Tengo el dinero; lo obtuve de gente negra -hicieron lo imposible para que pudiera tenerlo- y quiero usarlo en el sentido de que pueda ayudar a nuestra gente”.

En los años más cercanos a nuestra actualidad, Aretha se vio más adepta al Partido Demócrata, sobre todo, entendiendo la asunción de Obama en el 2009 como “la promesa del mañana [que] está llegando a su fin”.

A partir de una polémica escena de la serie Scandal (2017), donde se mostraba a su protagonista transitando un aborto en un hospital la noche de navidad mientras sonaba Silent Night de Aretha Franklin, la cantante salió a decir que estaba totalmente de acuerdo en que usaran su clásica canción gospel.

Hay muchas de las cosas que fui mencionado más arriba plagadas de diferencias políticas con mis ideas. Para dar un ejemplo concreto, el gobierno de Obama dejó cifras preocupantes respecto a la cuestión racista, 40% de las víctimas asesinadas por policías en EE.UU. son negros, mientras que 40% de la población encarcelada también lo es. Esto en 2013 dio origen al movimiento conocido como Black Lives Matter.

Esto no quita que Aretha haya sido una referencia en la lucha contra el racismo en EE.UU. y su música haya inspirado y conmovido a millones. Su voz profunda y estridente, acompañada por la intensidad de la música jazz, es una palanca de vitalidad y destilan energía contestataria.







Temas relacionados

Martin Luther King   /    jazz y gospel   /    Aretha Franklin   /    Black lives matter   /    Música   /    Jazz   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO