Política

EN DEFENSA DE LA SALUD PÚBLICA

Mujeres luchadoras del Hospital Posadas integran las listas del Frente de Izquierda Unidad

El escenario dentro del Hospital más grande del país fue virando. Los silencios se disipan. Las trabajadoras y trabajadores de a poco empiezan a perder el miedo. Trabajadoras que decidieron hacer política en defensa de la salud del pueblo trabajador.

Domingo 23 de junio | 15:45

Es que luego del triunfo de los residentes y monotributistas , que no solo lograron que no los despidieran sino que además empezaron a percibir el dinero de todas las guardias adeudadas. Falta mucho, pero es clave haber hecho retroceder a la dirección y eso los trabajadores lo saben.

Todo comenzó allá por el 2017. La resolución de la dirección avalada por los gremios ATE y UPCN exigía a las enfermeras del turno noche trabajar 12 horas de corrido. La resistencia a esta medida fue casi total (con la lamentable excepción de los delegados gremiales que intentaban convencer a las trabajadoras que acepten a riesgo de quedarse sin trabajo).

Pero ellas dieron una pelea que va a quedar en la memoria de las luchas del hospital. Y en la historia también. Y es que esa batalla se ganó el respeto de un gran número de compañeros y compañeras de todos los turnos. Por eso la dirección macrista no podía permitirlo.

Muchas de esas enfermeras hicieron una experiencia: al momento del despido, ATE no solo traicionó sino que además decidió agredirlas físicamente, la misma patota que hoy se mete en las listas del Frente de Todos.

Pero esa experiencia no solo se transformó en bronca. Sino que además dieron un paso más. Se convirtió en organización.

Hoy una de las referentes de esa lucha, Angélica Brites, va a ser parte de la lista del Frente de Izquierda Unidad, junto con Alejandra Solemena, Luis Sucher, Brenda Enecoiz para representar a los trabajadores de Morón, pero también, a esos trabajadores del Hospital Posadas que ven en estas referentes la identidad y la representatividad para dar la pelea contra las injusticias a las que están sometidos cotidianamente.

Angelica (Angie) llega casi de madrugada a armar lo que todos conocen como “el quiosquito de la resistencia”. Todos los días la reciben decenas de pacientes que han esperado la noche entera por un turno.

Ella les sirve su café, o te, o mate cocido. Ellos agradecen. Es que Angie no solo dio todo por su puesto de trabajo y por sus compañeras, sino que siente en carne propia cómo la vida de los que eran sus pacientes se deteriora cada día más ante las políticas del macrismo. Y el hospital se derrumba ante los despidos, la falta de insumos, el maltrato al personal. Dando como resultado que sea cada vez más difícil atenderlos con la calidad que se merecen.

“Se quedó sin trabajo. Vino porque ya no le entregaban el medicamento en su obra social. Pasa noches enteras esperando un turno, todavía no consiguió que el Estado le garantice la continuidad de su tratamiento. Esta situación se repite de a miles. Y me llama la atención como el hospital se empezó a poblar de gente que se nota que se ha quedado sin trabajo en los últimos meses, y lo que causa mucho dolor, son los pacientes que no pueden ni siquiera llegar al hospital, yo me doy cuenta porque ya no los veo. Ni siquiera pueden cargar la sube para cuidar de su salud.” Cuenta, con un dolor inmenso.

Es que esa realidad con la que convive no le es ajena. Siendo despedida ella misma la sufre. Por eso decidió que su fuerza y experiencia tenía que estar puesta al servicio de una política que contemple las penurias de los sectores más vulnerables.

“Desde la Marrón (agrupación sindical que impulsa) siempre denunciamos que la principal tarea de la Dirección era llevar adelante el plan del gobierno de destruir la salud pública y este hospital que es un emblema".

"Lamentablemente las otras fuerzas políticas, principalmente el peronismo, fueron cómplices en votarles los presupuestos de miseria que después se imponían por la dirección de Bertoldi y Leonardi con miles de compañeros en la calle y el robo de los salarios de muchísimos trabajadores".

"El frente de Izquierda, con los diputados Nicolás del Caño y Myriam Bregman muestran que los trabajadores podemos hacer otra política. Los partidos tradicionales están financiados por grandes empresarios que necesitan que defiendan sus propios intereses, como las empresas prepagas o grandes laboratorios. Nosotros representamos al trabajador que asiste al hospital público. Que sufre al ver a sus hijos esperando horas y horas en una guardia. Que no tiene para la sube y camina decenas de cuadras para atenderse. Nosotros no nos vendemos.”

Angélica junto a referentes de otras organizaciones tienen planteado dar una pelea al interior del hospital. La unidad que mostró el Frente de Izquierda también se empieza a expresar dentro de este hospital con tanta historia de luchadoras emblemáticas.







Temas relacionados

Frente de Izquierda y de Trabajadores - Unidad 2019   /    Cambiemos   /    Enfermeras   /    Hospital Posadas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO