Política

OPINIÓN

#NéstorPudo… pero no quiso

El 27 de abril se cumplieron 16 años de las elecciones que llevarían a Néstor Kirchner a su primer presidencia. El kirchnerismo hizo una campaña en las redes planteando “que el expresidente pudo desendeudar al país”. Un debate sobre las tareas que tenemos hoy los que no queremos pagar el ajuste con nuestro futuro.

Domingo 28 de abril | 16:32

Las imágenes de una abuela tirándose a las vías del subte por no poder pagar sus medicaciones son postales de una crisis profunda que atravesamos millones en Argentina. Una situación que no es particular de nuestro país: en todo el mundo hay una gran crisis y mas aun en los países dependientes económicamente.

Esto no pudo haber quedado mas claro este miércoles, donde un puñado de grupos económicos dieron un golpe brutal fugándose millones, llegando el dólar a $47. La gestión de Cambiemos hace todo para dejar contentos a estos fugadores seriales ya que gobierna para ellos, mientras deja en la lona a millones de trabajadores que ven subir el dólar y bajar su sueldo.

Esta situación a la que llegamos es producto de la negociación del gobierno con el FMI, que ajusta aún más las cadenas de la dependencia argentina, pero ¿cómo hacemos para terminar con esto?

Mientras que desde el Frente de Izquierda venimos planteando que hay que romper con el FMI, el kirchnerismo plantea que hay que seguir renegociando la deuda, para sacar al país adelante. Y para ello realizan una gran campaña en redes planteando que Nestor pudo desendeudar al país y generar trabajo.

¿Por qué para la izquierda esto fue mas relato que un avance real en las condiciones de dependencia del pais?.

Del nuevo libro de CFK se hizo conocido un pasaje que cuenta como Néstor tuvo que “convencerla” de cerrar filas con Duhalde para obtener la presidencia en el 2003. Un año antes el gobierno duhaldista daba un mazaso a las condiciones de millones de trabajadores con el fin de la convertibilidad, devaluando el peso en un 300% (“sinceramente” ni Macri se puede animar a tanto).

Fue sobre ese golpe a los salarios que los empresarios vieron un increíble negocio el volver a producir en el país: había que pagarle un vuelto a los trabajadores y llevarse dinerales a los paraísos fiscales. A esto se le sumaron los jugosos subsidios a todas las empresas privatizadas que el menemismo entregó en los 90´ y el kirchnerismo mantuvo (como el transporte).

A esa operación de la cual el peronismo fue impulsor de la mano del radicalismo, se le sumo una situación internacional tan favorable que al país le entraba un 400% mas de dólares por la exportación del campo.

Es con esa plata que el kirchnerismo pudo reestructurar la deuda para pagarle a los bancos y fondos que durante la crisis del 2001 hicieron estragos, endeudando al país en U$D 53.700 millones en menos de un año. Ese saqueo masivo les devolvieron a los mismos que hoy nos vuelven a pedir que nos apretemos el cinturón.

Pero no estamos en la misma situación que en el 2003: la crisis mundial hace que los países como el nuestro retrocedan económicamente, pero desde las cúpulas del kirchnerismo instalan la idea de que hay que renegociar FMI para poder volver a crecer.

Lo que ocultan, es que la única forma para pagarles es aplastando a los trabajadores como hicieron en el 2002 con Duhalde. En los últimos países donde se renegoció con el FMI paso eso, como en Portugal o Grecia y ellos se preparan para hacer lo mismo.

¿Entonces qué hacemos?

A muchos les llama la atención la pelea que da el Frente de Izquierda por romper con el FMI porque plantea lo que nadie dice: derrotar el ajuste del FMI, Macri y los gobernadores, peleando por un gobierno propio de los trabajadores, organizado en base a asambleas y la movilización, que termine con el capitalismo.

¿Pero hacerlo significa tener que enfrentarse a gran parte de los empresarios, terratenientes, bancos y países que no quieren esto? Si. Es eso o hundir a millones en la pobreza y la desesperación, pero sin dar ninguna batalla.

Nadie puede negar que, con la fuerza que los trabajadores ya vienen demostrando aca en Argentina (como el 14 y el 18 de diciembre de 2017) o en Francia y Argelia donde con movilizaciones hicieron retroceder a sus gobiernos; tenemos energía para hacerlo. Mas aun con la inmensa potencia del movimiento de mujeres.

Para impulsar esto, organizarlo y direccionarlo contra esos enemigos hace falta una gran fuerza política que se proponga derrotar el ajuste y no acostumbrarse solo a pelearle al imperialismo algunos gramos de dependencia, si la situación lo permite.

Eso nos proponemos desde el PTS-FIT y queremos que miles conozcan y discutan esta perspectiva. Por eso haremos un gran acto este 30 de abril por el día Internacional de los Trabajadores donde Nicolas del Caño, Myriam Bregman y referentes obreros plantearán esta perspectiva de hacer lo que Néstor pudo, pero no quiso: ponerle fin de una vez por todas a este ciclo de entrega y dependencia que sufre nuestro país y Latinoamérica.







Temas relacionados

Néstor Kirchner   /    Frente de Izquierda   /    Provincia de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO