Política

OPINIÓN

Neuquén: Una “semana caliente” para Omar Gutiérrez

Una semana de paro y piquetes de ATE cambiaron la rutina del gobierno. Aunque ATE aceptó la nueva propuesta salarial, el malestar social se hizo sentir en las calles.

Jueves 4 de agosto de 2016 | 15:44

Los últimos siete días tuvieron sin duda en el centro de la agenda política provincial el paro por tiempo indeterminado de ATE, con jornadas de cortes y piquetes en toda la provincia, como la del día de ayer. Aun cuando las asambleas no habían definido si aceptaban o no la última propuesta salarial del gobierno, la conducción de ATE ya había adelantado su posición de aceptarla y descomprimió la situación. Justo cuando se iba imponiendo la unidad con los docentes de ATEN y coincidían con otros sectores en lucha, como los ceramistas o los empleados de comercio que resisten los despidos, como los trabajadores de Lucaioli.

Esta última semana fue una de las más complicadas para el gobernador Omar Gutiérrez, con una lucha que iba ganando masividad y apoyo social. Aún con la estigmatización que hacen el gobernador, los funcionarios, intendentes y muchos periodistas contra los estatales en general, y sus cortes de ruta en particular, la lucha de ATE ganó simpatía en sectores de la comunidad. El trasfondo de los tarifazos, la inflación, algunos despidos y la caída del salario real es la base objetiva de esta simpatía con un reclamo que sólo el gobierno y los empresarios pueden tildar de “desmedido”. Si no se agudizó aún más fue por decisión de la dirección de ATE de aceptar la última propuesta ofrecida por el ejecutivo, que fue rechazada por la oposición de ATE y varias asambleas.

¿Un cambio en la relación de la CTA con el gobierno del MPN?

La disconformidad con el acuerdo del 16,5% firmado en febrero por ATE y la inmediata suba del 4% en los aportes de los trabajadores al ISSN generaron malestar dentro de la base de ATE y la CTA. Esto se complementa con las disputas y diferencias internas dentro de la propia conducción de la Central, que si bien aún mantienen la “unidad” ya son inocultables. A todo esto hay que sumarle el rápido naufragio del plan de “incendiarle la provincia” a Omar Gutiérrez si la Legislatura no votaba a favor del proyecto de reforma de la Ley 611 presentado por la conducción de Quintriqueo y Marillán. Una combinación de elementos que llevaron a la CTA y ATE a reubicarse y ponerse a la cabeza de un malestar que se hacía sentir por todos lados.

Esto expresa cierto cambio de la relación de ATE-CTA con el MPN, que pasó de tener un gobernador kirchnerista, más afín a la conducción de la Central, a uno macrista. A tono con el realineamiento de la CTA nacional, esto los empuja a ser más opositores, aunque la rápida predisposición a no sacar los pies del plato que demostraron los dirigentes de la CTA firmando rápidamente un acta sin siquiera haber terminado de realizar asambleas en todas las dependencias estatales, muestra que en el fondo su rol de garantes de la paz social sigue intacto.

Reforma política e interna

Frente al conflicto de los estatales el MPN se mostró relativamente unido. En general todos mantuvieron un discurso similar, defendiendo el discurso de Omar Gutiérrez de “cuidar las finanzas provinciales”. Sin embargo la interna del partido provincial sigue mostrando “la grieta” en la Legislatura. En los pasillos se leyó el proyecto presentado por el gobernador para “despersonalizar” la publicidad oficial como un ataque dirigido casi exclusivamente a su vice, Rolando Figueroa. Existiendo un proyecto de sectores de la oposición que limitaba la publicidad oficial del gobernador, muchos preguntaron con qué sentido Gutiérrez quiere hacerlo extensivo al Poder Legislativo si no es para cortarle el paso a Figueroa.

Cerrado el capítulo más tenso con ATE, los problemas estructurales que provocaron el conflicto siguen irresueltos. Las asambleas de la mayoría de los hospitales rechazaron el acuerdo propuesto para el sector salud, por lo que se prevé que seguirán en lucha. El próximo 9 de agosto se viene un paro de ATEN y la CTA por la causa Fuentealba II, donde probablemente se exprese también el descontento por el retraso salarial respecto a la inflación, y también el malestar con la conducción de ATEN, donde la oposición le reclama la convocatoria a asambleas. Bienvenido el segundo semestre.







Temas relacionados

ATE   /    MPN   /    Neuquén   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO