Mundo Obrero

CRÓNICA

"Nosotros nos cagamos de frío mientras los senadores viven como reyes"

La precariedad de la vida obrera rosarina relatada por un joven trabajador metalúrgico.

Lunes 20 de agosto de 2018 | Edición del día

Sonó el despertador y no quise salir de la cama hasta las 5 y media, ayer me quedé despierto un rato mas viendo la sesión esa del Senado que pasaban por la tele. Me fui a dormir preguntándome cuanto cobraran uno de esos senadores que estaban con el trajecito hablándole al micrófono.

Entro a las 6. No me dio para preparar el mate, y me arrepentí de haberme quedado más tiempo en la cama porque me cago de hambre hasta la hora del desayuno. Frio va, guante y bufanda viene, en la moto el viaje te duele. Llego a la fábrica, con la misma pregunta en la cabeza y una cara de dormido bárbaro. Llego a mi sector y me lo encuentro al Mati lagrimeando en la máquina.

  •  ¿Que te pasó Mati?-.
  •  Estoy despierto desde las 2 de la mañana ¡Se me prendió fuego la casa!-.Me grita mientras prende su máquina.
  •  Uh viejo, ¿qué pasó?-.
  •  Nada, eso, se me incendió la casa por la estufa. Ayer hacía mucho frío viste, y con el techo de chapa se pone bravo. La dejé prendida y me quedé dormido. Cuando me rescate estaba viniendo el fuego para mi lado, la levanté a mi señora mientras veía cómo se incendiaba toda la cocina. Agarramos un par de cosas para vestirnos y empezamos a cargar un par de baldes rápido con agua para ver si podíamos zafar algo, pero al toque se prendió fuego todo. Perdí todo, y además los bomberos cayeron re tarde. Eso en un segundo agarra fuego-.

    Me quería morir, no sabía que decirle.

  •  Vamos a hablar con alguien, para que te puedas ir- le dije.

    Me mira mientras se acomoda los guantes.

  •  No ¿para qué? No puedo faltar a laburar. El laburo es lo único que tengo. Para que me voy a quedar en mi casa, ¿para seguir perdiendo?-.

    Volví a mi maquina partido a la mitad. En el descanso hablamos con los pibes e hicimos una vaquita para darle una mano. Si no lo ayudamos nosotros no lo ayuda nadie. De la empresa no se puede esperar nada. Al rato para joder y cambiar de tema le pregunté a los pibes que harían si ganaran la plata que gana un senador.

  •  Yo me compro una casa, imagínate que hace 10 años que laburo acá y no tengo ni casa. La mitad del sueldo se me va en alquiler. Sí, me compro una casa de cabeza… -Dijo María mientras fumaba un cigarro.

    Se acerca Santi riéndose con el celu.

  •  A ver ahí te digo cuánto gana uno de esos ratas. 200 lucas por mes hermano. Te compras una casa todos los años con ese sueldo, olvídate María. Y nos vamos de vacaciones a Cancun! No, a Carlos Paz! Jajajaja. Ese sí que es un laburo fácil, vos vas, decís lo que tenés que decir, te pagan y listo. ¡Sos rico hermano! Eso sí, para nosotros nunca hacen cosas. La misma canción de siempre, cada 4 años, votame por esto votame por aquello, pero sigo cobrando una miseria hermano…-.

    María le dice que no le cree, que no pueden ganar tanto.

  •  ¡Buscalo en internet! Vas a ver que no te miento-. Responde Santi.

    Termino el descanso y nos fuimos a laburar. Cuando salí me metí en internet en casa con unos mates y ahí me fije, tenía razón Santi. Cobran 200 lucas. ¿En que gastan tanta plata, loco? Busque un par de fotos. Viven en barrios cerrados, con unas casas que parecen castillos, con autos último modelo y seguro se van de vacaciones a todos lados. Para mí, votan lo que les conviene, me quede con ganas de decirle al Santi. Lo que a ellos les conviene y los beneficia como la guita que les robaron a los jubilados en diciembre pasado. Algún que otro empresario le dice lo que tiene que votar y así de simple te cagan la vida. A mí, al Mati, a Santi, a María, y a todos los que son como nosotros. Nosotros cagándonos de frio, llegando a fin de mes en cero, metiendo extras para subsistir. Mientras ellos, viven como reyes y nosotros pagamos los platos rotos.

    Al otro día vuelvo a la fábrica, cagado de frio como todos los días. Entro al baño y me lo cruzo al barba.

  •  ¿Qué haces pá? - me saluda- Ayer escuché la que tiraste en el comedor. ¿Alta bronca, no?-.
  •  Sí, nosotros nos rompemos el lomo laburando y estos se la llevan en pala-. Él se rie.
  •  Tomá te lo traje para vos, léelo tranquilo y después contame-.

    Era un papel del Frente de Izquierda. Me llamó la atención, pero me quede cayetano y me lo guarde en el bosillo para leerlo en casa. Cuando llego pongo la pava y me siento a leer."No al pago de la deuda externa. Fuera el FMI", “Que los políticos ganen como una maestra” “Que la crisis la paguen ellos” y un montón de cosas más que tiraban para los laburantes. Che este Del Caño tiene razón, pensé sorprendido.

    Al otro día vuelta a la fábrica. Lo agarré al barba en el descanso y le dije que estaba bueno lo que me había pasado pero que yo igual no le creo lo que dicen a ninguno de los políticos. El barba me agarró del hombro.

  •  Mirá, yo pensaba lo mismo que vos, pero mi cuñado labura en Cargill, bah, laburaba… lo despidieron hace poco. Me conto que fue este Del Caño que se puso a hablar con los trabajadores, diciéndoles que él estaba para lo que necesiten y que quería ayudarlos a pelear contra los despidos. Que las multinacionales se llevan toda la plata afuera y a los trabajadores los echan como perros. Puso guita de su sueldo de diputado y la puso para el fondo de lucha para que los trabajadores la sigan peleando-.
  •  No son lo mismo- me dijo el barba- Algunos laburan para los empresarios, y otros están con los laburantes, como nosotros.





    Temas relacionados

    Senadores   /    Crónicas   /    Rosario   /    Movimiento obrero   /    Santa Fe   /    Mundo Obrero

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO