Economía

DEUDA EXTERNA

Nueva etapa de "negociaciones": BlackRock va por más

Además de las diferencias por el monto de los intereses, BlackRock sumó el reclamo por las cláusulas de acción colectiva para facilitar la realización de juicios en caso de impago de los nuevos bonos. El Gobierno sigue buscando cómo acordar con los especuladores.

Matías Hof

@HofMatias

Miércoles 24 de junio | 23:43

El grupo Ad Hoc de bonistas, encabezado por BlackRock, Fidelity y Ashmore, realizó una nueva exigencia con la intención de seguir aprovechando la desesperación del Gobierno para llegar a un acuerdo en el canje de deuda externa emitida bajo legislación extranjera. La negociación ya se encontraba estancada ante la negativa de la mayoría de los acreedores de aceptar menos de 55 dólares por cada 100 del valor nominal de los bonos, frente a los 49 dólares ofrecidos por el ministro de Economía Martín Guzmán; mientras en el mercado cotizan a 42 dólares y en enero llegaron a estar a 25. A esta brecha económica Black Rock y sus aliados agregaron una disputa legal, exigen que las cláusulas de acción colectiva (CAC) sean iguales en todos los bonos nuevos, requiriendo sólo el 25% de los acreedores para iniciar demandas judiciales.

Los bonos emitidos bajo el kirchnerismo ya contaban con este piso del 25% para que los acreedores puedan presentarse ante los juzgados de Nueva York y reclamar ganancias exorbitantes, como obtuvieron los fondos buitre a partir del fallo del juez Griesa en 2014. En cambio los títulos emitidos durante la administración de Mauricio Macri cuentan con un piso del 34%, llamado por muchos una “cláusula anti buitres”. Guzmán ya había aceptado que los acreedores que tenían los bonos emitidos en 2005 y 2010 mantengan el mismo marco legal, pero ahora BlackRock va por más y quiere extender esa condición al conjunto.

En declaraciones realizadas este martes el ministro de Economía afirmó: “Los términos legales que propuso el grupo Ad Hoc son imposibles de cumplir” y sostuvo que Argentina solo va a comprometerse “con los términos contractuales que reciban el aval del G20, del FMI y de la comunidad internacional”. Mostrando así una fuerte negativa a ceder en este punto, pero habiendo transigido ya en el monto límite a ofrecer según la evaluación realizada por el FMI, no se puede descartar que también lo haga con este aspecto de la negociación.

Te puede interesar: El Gobierno extendió hasta el 24 de julio el plazo para negociar con los especuladores

Martín Guzmán en las últimas semanas realizó una mejora en la oferta a los bonistas que representa alrededor de U$S 10.000 millones adicionales respecto de su planteo inicial. Teniendo en cuenta que esto aumentaría la ganancias de los especuladores, ya que casi no hay una quita sobre el capital de los bonos, sino sobre los interés. El monto surge de la diferencia entre la oferta inicial realizada por el ministro a mediados de abril y lo que estuvo concediendo desde entonces en las negociaciones.

Las conversaciones para realizar el canje de una deuda que supera los U$U66.000 millones llevan más de dos meses en los que el Gobierno no ha hecho más que ceder los lobos de Wall Street, y manifestar repetidas veces su “buena fe” y voluntad de llegar a un acuerdo. Del otro del escritorio (o de la pantalla) BlackRock viene logrando imponer sus intereses, este fondo de inversión maneja un volumen de dinero que supera en casi veinte veces la generación de riqueza anual de la economía argentina. Según explica Magdalena Rua en el portal “El Cohete a la Luna” este grupo tiene participación accionaria en un tercio de las 205 empresas más grandes del planeta. En Argentina tiene acciones de Pampa Energía, Globant, YPF, Grupo Galicia y Telecom, entre otras.

También podes leer: Black Rock y un poder que no es anecdótico

Este miércoles Alberto Fernández realizó declaraciones sobre la deuda externa en una videoconferencia con otros presidentes de Latinoamérica y la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, convocada por el gobierno español. Allí formuló un llamado a la acción conjunta y pronosticó que, en caso contrario, "la pandemia del desempleo, la desigualdad, la pobreza y el hambre se expandirá por la región con la voracidad de un virus contagioso”. Pero pese a este presagio en el documento firmado por los participante se puede leer que: "La Conferencia ha concluido con un llamamiento a las instituciones financieras internacionales y regionales para que habiliten mecanismos de asistencia financiera y técnica adaptados a las necesidades de la región". Una petición amable y moderada, sobretodo en el contexto actual de aumento de la desocupación y la pobreza como consecuencia de la crisis internacional en que nos encontramos.

Hasta ahora son declaraciones demagógicas, mientras en los hechos van cediendo posiciones a los especuladores sin tomar ninguna medida para enfrentar sus demandas de continuar saqueando los recursos del país, generados por sus trabajadores. De continuar así los bonistas tienen todas las de ganar, y presionan por más. Quienes tenían en enero títulos que valían 25 centavos por cada dólar nominal, recibirían otros nuevos por el doble de valor o más. Una nueva estafa en la historia de una deuda ilegal e ilegítima que terminaría pagando la mayoría de la población para la ganancia de unos pocos. Declarar el desconocimiento soberano de la deuda externa es una de las medidas fundamentales para que esta crisis la paguen los capitalistas.

Para seguir leyendo: Deuda: los lobos de Wall Street presionan por más concesiones







Temas relacionados

Martín Guzmán   /    Alberto Fernández   /    Crisis económica   /    Crisis de deuda   /    Crisis    /    Fondos Buitre   /    FMI   /    Canje   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO