Economía

PASADOS LOS 100 DÍAS

Nuevo ataque al bolsillo: suben 100 % las tarifas del transporte

El boleto mínimo de colectivo costará $ 6 a partir del 8 de abril. Suben también el tren y el subte. Mazazo a los trabajadores mientras continúan los subsidios y los negocios para los empresarios.

Viernes 1ro de abril de 2016 | Edición del día

El gobierno de los CEO obtuvo una victoria en el Senado con la aprobación al pago de los buitres, para lo cual fue indispensable el apoyo del FpV. No pasaron ni 24 horas, que aprovecharon este triunfo para lanzar un nuevo golpe sobre los trabajadores y los sectores populares, con tarifazos al transporte y nuevos despidos en el Estado.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, informó ayer un duro tarifazo al transporte durante una conferencia de prensa que brindó en Casa Rosada, luego de tener que cambiar de lugar a último momento por una protesta de los trabajadores del Ministerio de Hacienda que fueron despedidos y reclaman la reincorporación de más de 100 estatales. El funcionario estuvo acompañado por Roberto Fernández, dirigente de la UTA, y otros sindicalistas.

El Ministro de Hacienda, Prat Gay, había dicho en el Congreso que necesitaban aprobar el pago a los holdouts “para evitar el peor ajuste”. Sus afirmaciones no duraron ni un mes, y Cambiemos volvió a ajustar. En ese mismo debate en la Comisión de Presupuesto y Hacienda, la diputada Myriam Bregman (FIT-PTS) le respondió a Prat Gay que “el ajuste ya comenzó” con los miles de despidos en la Administración Pública y los despidos en el sector privado. Efectivamente, como lo señaló Bregman, lo de Prat Gay se trataba de “una amenaza extorsiva” para aprobar el proyecto del oficialismo.

Cambiemos, pasados los 100 días de gobierno, demuestra una vez más que es un gobierno de CEO que administran para los empresarios. Todas las medidas que tomaron beneficiaron a las patronales, como la devaluación, el fin del cepo, la eliminación y reducción de retenciones en el agro y la industria, el acuerdo con los buitres, los tarifazos, los despidos en el Estado y la llegada de Obama.

El ajuste no termina acá: el próximo mes ya anunciaron las subas de agua y gas. Hoy suben las naftas un 6%, segundo aumento del año, que se suma al incremento del mismo monto en enero, y acumula una suba de 12% en 2016. En el día de ayer se vencieron miles de contratos de trabajadores estatales, y cientos de ellos no pudieron ingresar a sus puestos de trabajo. La respuesta no se hizo esperar. Asambleas, paros y cortes se realizaron ayer en repudio a los despidos.

Mientras se anuncia un nuevo ataque al conjunto de los trabajadores, la tregua de las direcciones sindicales continúa. Ayer Roberto Fernández de la UTA hasta justificó la suba de tarifas diciendo que “no voy a ser hipócrita, hay que pagar tarifa para funcionar". Ante la tregua de las conducciones, el Frente de Izquierda denuncia a la burocracia y exige un paro activo contra el ajuste, los despidos y la entrega.

Nuevo cuadro tarifario

El boleto mínimo de colectivo en Capital Federal y el conurbano bonaerense subirá a $ 6 a partir del 8 de abril, y la tarifa de tren aumentará entre $ 2 y $ 4, de acuerdo a las diferentes secciones. El cambio de tarifa implica una suba del 100 % para el colectivo y para las tarifas de trenes entre 82 % y 100 %, de acuerdo a los diferentes ramales. Los pasajeros de las líneas Sarmiento, Mitre y San Martín que antes compraban el pasaje a $ 2 para tarifa mínima ahora abonarán $ 4 y quienes pagaban el valor base de $ 1,10 en los ramales Roca, Belgrano Sur y Urquiza deberán pagar un mínimo de $ 2.

El subte costará $ 7,50 dentro de dos meses porque se "requiere de audiencia pública" para poder aplicar ese aumento. El boleto aumentó casi 600 % en cuatro años, desde 2012. Cuando pasó de Nación a Ciudad, costaba $ 1,10.

Los jubilados y pensionados, los beneficiarios de planes sociales, empleadas domésticas y ex combatientes de Malvinas tendrán una tarifa social que será de $ 2,70 para los colectivos y de $ 0,90 a $ 1,80 para los trenes, dependiendo del ramal, de acuerdo a lo anunciado. Sin embargo, la tarifa social excluye a la gran mayoría de los trabajadores que tiene un ingreso promedio de $ 7.500, y que sufrirá un mazazo al salario con los aumentos al transporte, en un rubro que no puede dejar de usar porque lo necesita para viajar todos los días al trabajo o para llevar a sus hijos al colegio.

La justificación al tarifazo

Dietrich tuvo que reconocer que estaba dando una mala noticia. También el escenario de fondo lo demostraba: miles de trabajadores estatales se movilizaron contra los despidos en las cercanías de la Casa Rosada.

El ministro señaló que“a ninguno de nosotros nos gusta anunciar los aumentos. En el caso de los colectivos la tarifa no variaba desde junio de 2014 y todos saben la inflación que hubo en los últimos años".

El titular de la cartera de transporte indicó que “a pesar del aumento de tarifas, los subsidios estatales para el transporte público se incrementarán en un 20 % en relación a lo girado el año pasado, debido a la ampliación de la tarifa social y mantener el boleto mínimo.” Según el ministro, sin los subsidios del Estado el costo mínimo de un viaje en colectivo costaría alrededor de $ 13 y $ 13,5.

El ministro defendió los aumentos denunciando el "populismo" del kirchnerismo, que "terminó en la tragedia de Once", la "inequidad" respecto del costo del transporte en el interior del país y "la falta de sustentabilidad" del sistema. También justificó el tarifazo con aumento de la inversión en el transporte. Adelantó que en los próximos 15 meses el Estado invertirá 5.000 millones de pesos para ampliar la red de Metrobus en La Matanza, San Martín, y Tres de Febrero, y para renovar la flota de colectivos.

El impacto de las tarifas en la inflación

Ante el apagón de los datos de inflación del Indec, no es posible establecer el impacto directo de las tarifas en la inflación. Según publicó la agencia DyN, si se tomara la medición anterior, el índice de Precios al Consumidor Nacional Urbano (IPCNu) estableció para la región metropolitana una ponderación de 0,38 % para el autotransporte de pasajeros y de 0,19 % para la del transporte ferroviario. Entonces, un aumento del 100 % representaría un aporte de 0,57 punto porcentual en la inflación general, pero como el aumento empezará a partir del 8 de abril, incidirá en 15 de los 20 días hábiles del mes, con lo que el aporte a la inflación se reduciría a 0,4275 punto porcentual.

Este cálculo es una primera aproximación para evaluar el impacto de las subas, pero hay que recordar que el índice IPCNu difería de las estimaciones privadas con valores mensuales por debajo de los otros cálculos.

Por otro lado, en estos días se anunciaron también próximos aumentos de gas (300 %) y agua (300%- 500 %), que incidirán en la inflación.

Continuidad de negocios para las empresas del transporte

Los subsidios al transporte son presentados como un derroche de recursos, pero lo oculto es que son una forma indirecta de transferir recursos a los empresarios que se “ahorran” de pagar el costo de trasladar a sus trabajadores a sus lugares de trabajo. A pesar de esta relación, la quita de subsidios no impacta necesariamente en la ecuación de ganancias capitalistas, sino que golpean directamente en el poder adquisitivo de los trabajadores, que deberán destinar más de su salario a ese gasto.

En este caso, además, no sólo aumentan las tarifas que afectan directamente al bolsillo del trabajador, sino que al mismo tiempo los subsidios se incrementan un 20 %, según las declaraciones del ministro para mantener una tarifa a $ 6. Es decir, un golpe al salario más una nueva transferencia de recursos del Estado a las empresas.

Los subsidios al sector del transporte aumentaron sideralmente, según datos de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera (ASAP), en 2015 recibió por parte del Gobierno $ 51.096 millones en concepto de subsidios. El impacto fiscal de estas transferencias aumentó del 1,4% en 2006 a casi el 4,8% del PBI en 2015, de acuerdo al Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Los subsidios al transporte sólo se destinaron a aumentar las ganancias de las empresas concesionarias ya que año a año recibieron más subsidios sin realizar las inversiones necesarias para reconstruir el sistema de transporte. Las malas condiciones de viaje afectan a millones de usuarios que viajan diariamente así como también a los trabajadores del sector que hasta mueren por las fallas de seguridad.

Además de la discusión por subsidios, existe otro negociado para las empresas, se trata de las obras para el transporte. Es conocido que las obras del Metrobús costaron doscientos millones de pesos más de lo previsto, y que los tres kilómetros del Metrobús 9 de Julio, otorgado a la empresa por 115 millones, tuvieron un costo final de 195 millones de pesos, es decir, un 70 % más de lo calculado. La empresa que hizo negocios con esta obra fue Riva S.A., la misma que se encargó del emprendimiento anunciado por el gobierno anterior para la Isla Demarchi. Otra de las empresas implicada en esta obra fue Caputo Construcciones, propiedad de Nicolás Caputo, amigo personal de Mauricio Macri desde los seis años. Los negociados siguen en el ferrocarril y en el subte de la mano de Roggio, quién fue el encargado de la ampliación del subterráneo.

Plan Nacional de Transporte

Millones de pasajeros viajan en tren, en subte, en colectivos en malas condiciones, incluyendo las condiciones de insalubridad para los trabajadores del sector. El transporte puede mejorar con los recursos existentes, como no pagando la fraudulenta deuda externa. En esta semana,Cambiemos logró aprobar el pago a los buitres con el apoyo del FPV que representa el mayor endeudamiento de un país “emergente” en los últimos 20 años. Con esos recursos se podrían realizar las inversiones necesarias para tener un servicio de calidad con tarifas accesibles. Hay que aplicar impuestos progresivos a las grandes fortunas para obtener más recursos y dejar de subsidiar a los empresarios.

Es necesario un Plan Nacional de Transporte, reestatización de todas las concesionarias y de todo el sistema ferroviario, controlado y puesto en funcionamiento por los trabajadores y organizaciones de usuarios populares.







Temas relacionados

Tarifazo   /    Luz   /    Mauricio Macri   /    Gas   /    Tarifas   /    Transporte   /    Ajuste   /    Economía Nacional   /    Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO