Sociedad

SOCIEDAD

Obra social niega tratamiento para niño con enfermedad degenerativa

Facundo Cabada tiene 4 años y una enfermedad degenerativa. La justicia ordenó a la obra social que cubra el tratamiento, pero Osfatun se niega.

Sábado 5 de agosto | 13:39

Facundo Cabada tiene 4 años, vive en Paraná con su familia y padece una enfermedad degenerativa llamada atrofia muscular espinal (AME) de tipo 2, que progresivamente debilita el cuerpo. Por eso Facu se moviliza en una silla de ruedas motorizada. Sin tratamiento, AME es una condición que ofrece bajas probabilidades de vida. Pero tratarla es muy costoso: requiere la aplicación, cuatro veces al año, de una droga que se produce en EEUU. Cada aplicación cuesta 125 mil dólares. Para la familia, integrada por trabajadores y trabajadoras, es imposible cubrir semejante costo.

La obra social que debería hacerse cargo, de acuerdo a la legislación vigente, es Osfatun, de la que Facundo es afiliado. Osfatun alegó que no contaba con fondos suficientes para cubrir la importación de la droga. Por eso la familia recurrió a la Justicia, que ordenó la cobertura. De hecho, se llegó a un acuerdo entre el laboratorio fabricante y la Nación para reintegrar el 20% del costo del producto a la Obra Social y se le dio un plazo para que comenzara, en estas condiciones, a importarlo. El plazo se venció, pero Osfatun no cumple con lo ordenado por la justicia.

La familia, en este marco, está denunciando desesperadamente la situación. Al parecer, la Obra social prefiere pagar la multa antes que cubrir el tratamiento. Como parte de difundir este reclamo, publicamos la carta de la tía de Facundo, trabajadora del IRICE en Rosario:

Osfatun - Obra Social,

Estamos reclamando legítimamente que se respete el respaldo al afiliado Facundo Cabada. La tardanza en cumplir con la orden judicial que los insta a cumplir con su deber es un grave atentado a la salud de Facundo, que padece una enfermedad degenerativa. Su negativa viola lo decretado por instrumentos internacionales en materia de Derechos de la Niñez y del Niño con Discapacidad. En función de esto, les acerco algunas consultas: ¿A qué obedece el abandono de este niño que pelea por su vida cada segundo? ¿Hasta cuándo seguirán perjudicando a Facundo bajo la rúbrica de una insolvencia impostada? Detentar el poder de arrojar al desamparo ante un niño cuya única riqueza es la infancia, ¿no les parece obsceno? Su demora en responder a cubrir el tratamiento por cuestiones financieras trae consecuencias destructivas a nivel de la vida de Facundo: ¿conocían este panorama? ¿Hasta dónde empujar el límite de la corrupción para perpetuar un sistema capitalista que no sólo descuida a las personas sino que extermina las diferencias?
Tal como escribió Favaloro antes de quitarse la vida: "Es indudable que ser honesto en esta sociedad corrupta tiene su precio" ¿Qué precio tendrá que pagar Facu y toda su familia por defender la primordial honestidad de estar en la vida? Para terminar les recuerdo que la vida de un afiliado no es una mercancía que se pueda administrar, es un derecho que hay que respetar.

Cordialmente,

María Cecilia Acosta.








Temas relacionados

Obras Sociales   /    Entre Ríos   /    Santa Fe   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO