Política

PATEANDO EL TABLERO

Pandemia en Jujuy: los números de los ganadores y perdedores

El caso de Jujuy muestra algunos extremos sobre estos efectos de la pandemia. Veamos entonces algunos números que ponen en evidencia quienes ganan y quienes pierden a cinco meses de decretada la Emergencia Sanitaria y Epidemiológica por el gobernador Gerardo Morales.

Gastón Remy

Economista, docente en la Facultad Cs. Económicas UNJu.

Miércoles 2 de septiembre | 15:58

Salud: Con 8562 contagiados de covid-19 Jujuy alcanzó el tercer puesto en el ranking nacional, mientras ya son 246 las personas fallecidas. Los departamos de Ledesma y El Carmen encabezan el número de personas fallecidas cada 100 mil habitantes, 68,3 y 46,3, respectivamente según un informe de Luis Campos Coordinador del Observatorio de Derecho Social de la CTA-Autónoma. ¿Cómo se llegó a este colapso sanitario? La inversión en Salud apuntaló el esquema de recursos escasos que dejaron cuarenta años de ajuste neoliberal en el hospital público. Por más que se peleen por los números de inversión en salud, ni el gobierno provincial, ni el nacional, tienen mucho para demostrar. Si consideramos válida su dudosa información apenas los $2.000 millones destinados por ambos gobiernos por covid-19 equivalen al 18% del presupuesto provincial de Salud para este año. De los escasos 70 respiradores (que incluyen 26 entregados por Nación), habría que sumar 15 donados por la Universidad Nacional de Rosario, mucho no se habla. Sin dudas es otro dato y, que junto al agotamiento físico y mental que denuncian los médicos terapistas, pone en evidencia que sin invertir no hay forma de salir del colapso sanitario. Por el lado de los trabajadores la precarización laboral sigue siendo esencial. La provincia hizo contratos de monotributo por 15 mil pesos que no paga regularmente como denunciaron trabajadores del Hospital San Roque y del Hospital de Campaña ubicado en la Ciudad Cultural. Este es solo uno de los extremos de las pésimas condiciones laborales a las cuales someten todos los años al personal público de la salud. No importa cuando leas esto.

Allá por marzo, al inicio de la cuarentena, dijeron que las medidas eran para "ganar tiempo". Pero los meses sin contagios sólo se usaron para los shows televisivos de Morales y su supuesta genialidad e infalibilidad frente al "bicho". Los hospitales de campaña de San Pedro y Libertador recién se montaron cuando la situación ya se había descontrolado, especulando que no serían necesarios. Y así con cada medida sanitaria que debía haberse tomado y nunca llegó. Quienes sí supieron aprovechar la crisis sanitaria como oportunidad son las clínicas privadas que gracias a los convenios otorgados por el gobierno provincial pueden multiplicar por miles de pesos su facturación durante la pandemia. Un caso resonante fue el negocio habilitado al presidente del PJ jujeño junto a una diputada de su partido para poder realizar test PCR y, a su vez, la posibilidad de lucrar con el alquiler de camas de terapia intensivas a pacientes covid-19 que pagaría el Estado provincial. Claramente lo contrario a la centralización del sistema público y privado de salud bajo control de las y los trabajadores como propuso el PTS-Frente de Izquierda en la Legislatura.

Economía: en junio el empleo privado registrado cayó el triple en Jujuy respecto del promedio del país y el total de asalariados del sector retrocedió a niveles de mayo 2015. Esta dinámica de despidos venía desde fines de 2018 y se profundizó durante la pandemia. Todo indica que puede ser peor dado que el pago de salarios vía ayudas del Estado con ATP evitó mayores despidos, pero este subsidio va a llegar a su fin. A su vez, el 25% de la población no tiene ingresos registrados o directamente no tiene ingreso alguno, este es el sector que percibe el Ingreso Familiar de Emergencia. Decenas de pequeños comercios cerraron sus puertas. Del otro lado, están los dueños de la provincia que no dejaron de ganar. Es el caso del grupo Ledesma que tuvo ganancias por $715 millones y amplió el margen de explotación de los obreros. No paró un minuto en pandemia provocando la muerte de 16 trabajadores por covid-19 y más de 343 contagios. La minera Exar no dejó nunca de construir su planta para extraer litio en el salaz de Olaróz, así 200 obreros se contagiaron. En la negociación del precio del tabaco los grandes terratenientes lograron una suba del 46% y continúan acumulando el millonario fondo especial. Por último, los empresarios del transporte de colectivos, perciben solo del Estado provincial $50 millones todos los meses; mientras a los choferes en la capital les pagan los salarios con atrasos, en cuotas y les deben el aguinaldo.

Social: la provincia llegó con un 37,8% de pobres a la pandemia y como ha sucedido en todo el país, los números que publicará el Indec este mes, seguramente indique valores superiores al 50%. No estamos muy equivocados si consideramos que solo el 65% de los trabajadores asalariados registrados no cubren la canasta familiar valuada en 44.172 pesos, en un país donde solo el 19% de los trabajadores registrados tuvieron paritarias en lo que va del año. Si el covid-19 hace estragos en Ledesma y el Carmen, no solo es por la persistencia de la actividad del ingenio y los tabacaleros, sino también porque son poblaciones que llegan afectadas por enfermedades derivadas de la producción de caña, bagazosis, o del secado de las hojas de tabaco y la aspiración de los propios agroquímicos durante la cosecha manual. Además los departamentos Ledesma y El Carmen superan el 15,5% promedio de hogares con necesidades básicas insatisfechas con 17 y 22,9 por ciento, respectivamente según el Censo 2010. Producción capitalista agroindustrial, pobreza y miseria son un combo perfecto para que una pandemia haga estragos.

Preparar la organización de la clase trabajadora, darlo vuelta todo

Esta es una parte de la realidad que se encuentra registrada y se puede mostrar mediante números, sabemos que es mucho más compleja aún y no hay forma que no lo sea en lo que vendrá, puesto que ningún gobierno puede asegurar cuando finaliza la pandemia. Lo que vendría después, la famosa “pospandemia”, puede quedar muy lejos aún.

Tal vez, haya que seguir “conviviendo con el virus” por un largo tiempo más, esto de algún modo es inevitable, pero lo que no podemos naturalizar es que este colapso sanitario, económico y social sea algo “natural”, por el contrario, tiene responsables: los gobiernos que no se atreven siquiera a cuestionar los negocios de los grandes empresarios, banqueros y terratenientes. Son estos sectores desde donde se podrían obtener los recursos que se necesitan para financiar los hospitales, un salario de cuarentena de 30 mil pesos, viviendas sociales, entre otras necesidades de las mayorías trabajadoras.

Para darle fuerza a esta salida desde las bancas del PTS en el Frente de Izquierda desde el inicio de la cuarentena presentamos una serie de proyectos que contemplan estas y otras medidas, pero la negativa del oficialismo y del Frente de Todos, impiden que se traten y que se sesione. Si hay responsables del colapso en Jujuy tiene que quedar claro que son los partidos que gobiernan la provincia al pedido de sus propios dueños. Sus políticas le salen caro a la clase trabajadora, esto no puede seguir así, necesitamos preparar una salida por izquierda, ganando las calles poniendo en movimiento la fuerza social de miles de trabajadores y trabajadoras junto a la juventud, aquellas y aquellos que unidos, tienen la capacidad de darlo vuelta todo.







Temas relacionados

Jujuy   /    Gerardo Morales   /    PJ   /    Pobreza   /    Ingenio Ledesma   /    Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO