Política

LIBERTADOR

Para Jayat el día internacional de los trabajadores es “el día del trabajo”

Una polémica con el discurso de Jayat el 1° de mayo: ¿Día del trabajo o día internacional de los trabajadores y trabajadoras?. En tiempos de ajuste y FMI el intendente de Libertador pretende borrar la tradición de lucha de la clase trabajadora.

Miguel López

Concejal del PTS-FIT en Libertador Gral. San Martín-Ledesma

Luis Guerra

Concejal del PTS-FIT en Libertador Gral. San Martín-Ledesma

Sábado 4 de mayo | 21:16

Conmemorar el 1° de mayo en honor a los Mártires de Chicago sirve para mantener presente que los trabajadores podemos dar vuelta la historia.

El pasado 1° de mayo, el intendente de Libertador General San Martin, Oscar Jayat, realizó un acto protocolar en la esquina de Avenida Presidente Perón y República de Siria, justo frente del monumento al zafrero, para conmemorar el “día del trabajo”, cuando en realidad el 1° de mayo es el día internacional de los trabajadores, en homenaje a los Mártires de Chicago, obreros anarquistas y socialistas que allá por 1886 impulsaron en EEUU una huelga por las 8 hs de trabajo, las 8 hs de descanso, y las 8 hs de disfrute y ocio, en tiempos en que la clase obrera sufría jornadas de hasta 16 hs de explotación en los establecimientos fabriles.

El intendente Jayat junto al gobernador Morales, con la hipocresía que los caracteriza, saludaron a los trabajadores el 1° de mayo ( día internacional de los trabajadores y trabajadoras), diciendo “feliz día del trabajo”, no por un error semántico. Usan esta formulación con el fin de quitarle todo rol de sujeto transformador de la realidad a la clase obrera y rendir homenaje al “trabajo”, que en el marco de la sociedad capitalista se basa en la explotación de las mayorías trabajadoras. Para eso pretenden borrar la tradición de lucha de la clase trabajadora.

El intendente se dirigió a abanderados y escoltas de todas las escuelas secundarias de Libertador, docentes a cargo, directivos de las escuelas, familiares de los estudiantes y vecinos, por primera vez un 1° de mayo, con un discurso con el que intentó negar la existencia de la clase trabajadora como tal, y a su vez justificar la realidad de precarización y pobreza que padecen los trabajadores y trabajadoras, planteando que “es responsabilidad de todos” pensar y reflexionar sobre como “achicar la brecha” entre los que tienen y los que no tienen trabajo. Cuando en realidad es el Fondo Monetario Internacional, los grandes bancos, los capitalistas, Macri y los gobernadores de los partidos patronales los que nos llevan a diario a esta crisis con más endeudamiento, devaluación de la moneda, por consiguiente del poder de compra del salario, una inflación galopante que carcome los ingresos de los trabajadores y sectores populares, y cada vez una mayor cantidad de trabajadores despedidos. Ellos quieren que el ajuste y la crisis la paguen las mayorías populares. Por eso hay que enfrentar a los poderosos y sus partidos para derrotar el ajuste del FMI, Macri y los gobernadores.

Jayat y el gobernador Morales, con sus intentos de instalar al 1° de mayo como el “Día del trabajo”, busca sacarle el rol de sujeto transformador de la realidad social, económica y política que jugó históricamente la clase obrera, papel que está llamada a jugar también hoy en tiempos de ajuste, y considerar a la clase obrera como un mero engranaje en la producción del sistema capitalista. Desde el gobierno de Cambia Jujuy-UCR intentan borrar lo que se demostró en los hechos con las conquistas que obtuvo el movimiento obrero por las 8 horas de trabajo, que se inició en Estados Unidos alrededor de 80 años antes de que la reducción de jornada finalmente se conquiste y este derecho conquistado por los obreros norteamericanos sirva de faro para las organizaciones de trabajadores a nivel mundial.

En este sentido, al querer reemplazar el día del trabajador/a por el día del trabajo se busca realizar una operación ideológica que justifica la explotación capitalista, que tiene como resultado un mundo profundamente desigual en el que las 26 personas más ricas del planeta reúnen el mismo dinero que las 3600 millones de personas más pobres (mitad de la población mundial). Jayat y Morales pretenden instalar un sentido común en el que se festeje el trabajo y que no se conmemore la lucha de la clase trabajadora que puede jugar un rol transformador profundo de la actual sociedad. Festejar el trabajo en el marco del capitalismo significa celebrar que una minoría social se hace millonaria a partir de explotar la fuerza de trabajo de una mayoría social y apropiarse del valor que genera ese trabajo, que realiza la clase trabajadora. Una muestra más de que los partidos tradicionales gobiernan sólo para los poderosos y grandes empresarios.

Al contrario, como lo hacemos desde la izquierda conmemorar a los Mártires de Chicago, que dieron la vida luchando por las 8 horas de trabajo, muestra que la fuerza social de la clase obrera movilizada, paralizando los principales resortes de la economía y enfrentándose decididamente a la fuerzas represivas, es capaz de protagonizar acciones que cambian el curso de la historia, como huelgas generalizadas que impongan derechos que “en tiempos de paz” parecen “imposible” de conquistarse, o como también revoluciones que “den vuelta la tortilla”, despojando del poder a las minorías explotadoras y millonarias, y dando lugar a que gobiernen los trabajadores en beneficios de las mayorías obreras y populares.

La formulación de “Día del Trabajo” que toman como propia los mandatarios municipales y provinciales, de Libertador y Jujuy respectivamente, tiene su origen en Estados Unidos, luego del auge de masas que luchaba por la jornada de trabajo de 8 horas, cuando el presidente yanqui Grover Claveland en 1887, apenas un año después de aquella huelga y manifestación de Haymarket-Chicago, estableció como día del trabajo el primer lunes de septiembre.
Entre la huelga y el establecimiento del día del trabajo, lo que pasó fue: la represión brutal a la huelga de los obreros de la fábrica Mc Cormick y de otros establecimientos industriales que se manifestaban en la Haymarket Scuare (Chicago), la gran cantidad de obreros muertos a mano de las fuerzas represivas, la detención de obreros anarquistas y socialistas, y la condena a prisión perpetua a 3 y la ejecución en la horca de 5 de los detenidos. Desde el gobierno norteamericano fijaron este día como fecha festiva con el objetivo de evitar que los mártires de Chicago ganen referencia entre la clase obrera norteamericana. Así es que al día de hoy en Estados Unidos y Canada se “festeja” el día del trabajo en septiembre y se acostumbra en general a reunir a los trabajadores en pic-nic organizados por las empresas. Es decir, no existe el día del trabajador como tal en el centro del imperialismo yankee. Esa “tradición” anti-obrera es la que festejan Jayat y Morales.

La doble discurso de Jayat en el acto del 1° de mayo

Jayat en su acto por el 1° de Mayo no solo habló del “día del trabajo”, en vez de referirse al día internacional de los trabajadores, sino que además de boca del intendente se escucharon varias frases totalmente fuera de la realidad en relación a los trabajadores y al cumplimiento de derechos laborales presentes en la constitución nacional.

El intendente dijo “en este día, mezcla de conmemoración con mezcla de festejo, de festejar que tenemos trabajo, de pensar y reflexionar que hacemos todos por aquellos que no lo tienen, y seguir en pos de achicar esa brecha. En este día, desearles un feliz día del trabajo, a quienes lo tienen, y a quienes no lo tienen, y decirles que vamos a seguir trabajando todos juntos, para poder conseguir una cuestión algo que es un desafío para el mundo, para nuestro país, y para cada una de las provincias y nuestras localidades también. Así que desearles un feliz día del trabajo, y también recordar, y tener presente siempre que también un día como hoy también se presentó la constitución nacional, la cual luego fuera modificada, pero su estructura básica fue elaborado el 1° de mayo de 1856. Así que feliz día del trabajo, y para todos aquellos que tenemos la obligación de respetar y hacer respetar la constitución nacional, también que la tengamos presente”.

Un relato verdaderamente alejado de la realidad, ya que por responsabilidad política tanto de Jayat como del gobernador Gerardo Morales en la localidad un 70% de los trabajadores municipales se encuentra precarizados en sus diferentes formas (contrato de locación, medio jornal, jornalizado, planta de contrato) y más de un 80% vive en condiciones de pobreza e incluso de indigencia, porque la mayoría de los obreros y empleados municipales tienen ingresos por debajo de los 28.539 pesos, que es el costo de la canasta básica total para una familia tipo de 5 integrantes según la Dirección Provincial de Estadísticas y Censos (DiPEC), y una parte considerable por debajo de los 12.433,01, que es el costo de la canasta básica alimentaria para una familia de 5 miembros. La juventud sufre aún más el ajuste teniendo un 95% de precariedad los jóvenes que trabajan. Al contrario de lo que dice su slogan de campaña para los trabajadores, las mujeres y la juventud “no hay rumbo ni futuro”.

El intendente que se dice defensor de la Constitución Nacional es el que a diario pisotea el artículo 14 bis de la misma, que plantea “a igual trabajo, igual remuneración”, lo que implicaría que a todos los precarizados le pague un salario igual al del personal de planta permanente, y se los deje de tratar como trabajadores de segunda y mano de obra descartable. Jayat hace todo lo contrario, al oponerse fervientemente al pase a planta permanente de todos los trabajadores municipales, argumentando falta de presupuesto, pero sin embargo quiere mantener los sueldos de privilegios de él y de todos sus funcionarios, secretarios, directores y jefes, cuestión que incluye a su esposa, que también es funcionaria. El mismo que habla de “achicar la brecha” es el más preocupado en ensanchar la grieta entre los funcionarios privilegiados y los trabajadores precarizados y con ingresos de pobreza e indigencia.

Opuesto por el vértice a la falsedad de Jayat, los concejales del PTS Frente de Izquierda y de los Trabajadores presentamos ordenanzas que plantean basta de precarización laboral, pase a planta permanente de todos/as los/as trabajadores/as precarizados/as de la municipalidad de Libertador/ Dpto. Ledesma, y que los funcionarios, como también los concejales, cobren igual que una docente con 20 años de antigüedad y 25 horas cátedras.

El intendente les hablo a jóvenes secundarios, posando de defensor del trabajo y un constitucionalista, una total mentira, cuando en realidad, y esto los jóvenes lo palpan a diario, el 95% de los jóvenes que trabajan lo hacen no estando registrados, es decir están “en negro”, 18.400 jóvenes no acceden ni a un estudio ni aun trabajo en la provincia, la desocupación juvenil asciende al 22%, y los gobiernos tanto municipal como provincial en Libertador solo ofrecen como salida a este problema estructural un plan de empleo juvenil para solo 600 jóvenes, con el que solo consiguieron trabajo 15 jóvenes, un burla. Además de que también les cierran las carreras terciarias a la juventud.

Por último, Jayat nos habla de “pensar y reflexionar que hacemos todos por los que no tienen trabajo”, cuando en realidad desde diciembre del 2017 que la empresa Ledesma viene despidiendo, y hasta la fecha son cerca de 120 los despedidos en el ingenio, tanto de trabajadores de convenio como fuera de convenio, y el intendente junto a los concejales del bloque de Cambia Jujuy-UCR (Flores, Quinteros y Patiño) dicen que el Concejo Deliberante de Libertador no pueden intervenir en cuestiones del ámbito privado. En el fondo apoyan la política de despidos de las patronales de los ingenios y grandes comercios, porque su gobierno desde la administración del Ingenio La Esperanza se encargó de despedir a más de 300 obreros, dejando en la calle a cientos de familias, con el verso de que eran requerimientos del inversor y de que el ingenio significa un gasto para el estado, cuando hasta la actualidad los inversores no llegan y el ingenio sigue administrado por el gobierno, y la fuerza de trabajo sigue dando ganancias, ganancias que amasa el gobierno de Morales.

Desde la izquierda, a diferencia del doble discurso del gobierno de Cambia Jujuy-UCR, hemos presentado un proyecto de ordenanza de prohibición de despidos y suspensiones en el ámbito público y privado en Libertador, una medida de emergencia que llamamos a apoyar con la movilización de los sindicatos azucareros, del comercio, estatales y municipales para lograr aprobar esta ordenanza que sería un punto de apoyo para pararle la mano a la patronal de Ledesma SAAI, que sin tener crisis (la zafra 2017 acumuló 277 millones de pesos, concentra una fortuna de 830 millones de dólares, siendo la familia número 30 más rica del país) despide a diestra y siniestra, con el objetivo de atemorizar a los que continúan trabajando en el ingenio y el complejo agro industrial para que estos no reclamen por un salario acorde al costo de la canasta familiar en tiempos de paritarias del sector azucarero, y se disciplinen a lo que está dispuesta a pagar de salario la millonaria familia Blaquier.







Temas relacionados

Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO