Cultura

LITERATURA

Para Quintana que lo mira por TV: Ida Vitale gana el premio de la feria del libro de Guadalajara

La poeta y traductora uruguaya de 94 años fue distinguida por su “capacidad inextinguible de revelarnos el mundo a través de la poesía”, en la Feria del libro de Guadalajara 2018.

Miércoles 5 de septiembre de 2018 | Edición del día

Mario Quintana, se despedía, luego de renunciar y no aceptar el “cargo consuelo” que le ofreció Macri, leyó a su equipo un poema del monje budista Thich Nhat Hahn, quien dirige retiros por todo el mundo sobre el “arte de la vida consciente”.

Mientras el ex vicejefe de gabinete apelaba a esta “sensibilidad artística” para retornar a su humilde y poético rol de millonario; en México la autora La luz de esta memoria (1949) y Procura de lo imposible (1998) se alzó con el 28° Premio FIL de la literatura en Lenguas Romances, galardón que le será entregado el 24 de noviembre, con motivo de la inauguración de la feria que se celebra en la capital del Estado mexicano de Jalisco.

Ida Vitale se exilió en México en 1974 escapando de la dictadura en Uruguay. Quizás por eso el reconocimiento por parte de la autora al país que le dio cobijo: “México me dio no sólo la comodidad de un mundo agradable, sino la oportunidad de sentirme útil con traducciones, con clases… y eso es algo que jamás dejaré de agradecerle a ese país, su enorme apertura hacia el que venía de afuera”.

La autora de “Cada uno en su noche”, nacida en Montevideo el 2 de noviembre de 1923, es miembro de la generación del ´45, un movimiento literario y artístico del que fueron parte, entre otros Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti. A su vez, la poeta, que se convirtió ayer en la cuarta mujer en ganar el Premio FIL, fue destacada por su trabajo poético: “En las últimas siete décadas, la poesía de Ida Vitale ha enriquecido la lengua española”.

Mario Quintana se exilia de su efímera y provechosa actividad pública, citando los versos budistas que afirman que no está partiendo sino que todavía está llegando. Mientras tanto, Ida Vitale sigue buscando lo infinito del lenguaje y de las palabras:

La palabra infinito es infinita,
la palabra misterio es misteriosa.
Ambas son infinitas, misteriosas.
Sílaba a sílaba intentas convocarlas
sin que una luz anuncie su dominio,
una sombra señale a qué distancia de ellas
está la opacidad en que te mueves.
Van a algún punto del resplandor y anidan,
cuando las dejas libres en el aire,
esperando que un ala inexplicable
te lleve hasta su vuelo.
¿Es más que su sabor el gusto de la vida?







Temas relacionados

Feria del Libro   /    Literatura   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO