Política

DÉCADA GANADA

Pasando factura: desde la cárcel, De Vido acusó a los “mediocres” que lo “entregaron”

Al cumplir 700 días preso en Marcos Paz por corrupción y otros delitos, el expoderoso ministro kirchnerista publicó un texto lleno de bronca contra sus compañeras y compañeros.

Viernes 20 de septiembre | 12:20

Foto Perfil|NA

Julio De Vido fue uno de los funcionarios más poderosos e influyentes de los doce años y medio que duraron los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Su paso por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios se caracterizó por estrechar lazos con los grandes pulpos económico-financieros de áreas vitales como la energía, la obra pública, el transporte y la minería.

Entre muchos de sus “logros de gestión”, De Vido fue uno de los responsables máximos de elevar a la categoría de “club” al puñado de empresarios que se benefician de la “teta” del Estado mientras las condiciones de vida de las mayorías populares se degradaron a niveles cada vez más bajos.

Por caso, tras nueve años a cargo del Ministerio, en febrero de 2012 se produjo uno de los peores crímenes sociales de la historia argentina, la Masacre de Once, donde quedó más que en evidencia para quiénes realmente trabajaba el funcionario y su equipo.

Por estas horas De Vido, condenado por esa masacre a casi seis años de prisión y procesado en diversas causas penales por corrupción, cumple 700 días preso en el penal de Marcos Paz. Desde allí envió una carta que se publicó en su cuenta de Twitter, titulada “A 700 dias de una cruel persecusion y encarcelamiento vilmente naturalizada luego de la entrega de otros” (la ausencia de tildes y falta de ortografía es del original).

Buscando darle algo de “épica” a sus reflexiones, el exministro kirchnerista arranca el texto con una cita de Crimen y castigo de Fiódor Dostoyevski , para luego despacharse sobre su situación personal.

Entre los párrafos más destacados de la carta, De Vido dice que está preso porque siempre se ha “rebelado al pensamiento único y autoritario por naturaleza, representado en nuestro país por los intereses del circulo rojo, por los monopolios mediáticos, representados por el gobierno de Macri, su esbirro, y todos referenciados a las directivas emanadas de la EMBAJADA, enemigos de la soberanía nacional, de la felicidad del pueblo y la grandeza de la Patria” (mayúsculas y errores del original).

Pero enseguida se tira también contra sus excompañeros de Gobierno. “Me han perseguido y encarcelado con crueldad junto con los mediocres que me ignoran naturalizando mi prisión y la del resto de los compañeros presxos políticxs, negando nuestra condición de tales por conveniencia o cobardía y también ante la vileza de quienes se borraron entregándome”.

Otros tiempos | Foto Perfil
Otros tiempos | Foto Perfil

Obviamente De Vido no da nombres sino que solo hace una definición tal vez buscando que el sayo se lo pongan otras y otros, por caso Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández y demás políticos peronistas en campaña.

A renglón seguido De Vido afirma que está “orgulloso do todo lo realizado como Ministro de Planificación Federal Inversión Pública y Servicios y del sólido y talentoso equipo que me acompañó”. Como es de esperar, para él no existieron ni la Masacre de Once y otras también ocurridas en el ferrocarril por la desidia estatal y las corruptelas empresarias que su Ministerio debió evitar y no hizo, así como tantas otras maniobras y negociados con la obra pública que siempre beneficiaron a los capitalistas y degradaron gradualmente la vida de la población trabajadora.

Como todo “sostén” a su situación, De Vido solo menciona a su familia (“mi mujer, que es mi principal defensa y sostén y el apoyo de mis hijos, nietos y bisnietos, mis nueras, mi yerno, mi hermano, mis cuñados y mi suegra”).

Al final De Vido busca nuevamente victimizarse, diciendo que es uno de los “presxs politicxs” que actualmente hay en “la Argentina de Macri” y que sufre los “ataques sistemáticos del Grupo Clarin y La Nación”. Para cerrar con una consigna con reminiscencias históricas en el país: “por una navidad sin presos ni presas politicxs!!!!” (nuevamente, los errores de redacción son del original).

Huelga decir que cuando De Vido habla de “presxs políticxs” no está pensando en los obreros petroleros de Las Heras a los que su Gobierno criminalizó hasta obtener una condena a cadena perpetua por un delito que no cometieron. Y mucho menos en Daniel Ruíz, el trabajador que se encuentra detenido en la misma cárcel que él por haber participado de la protesta contra la reforma previsional en diciembre de 2017, una reforma que muchos de sus viejos compañeros peronistas votaron junto a Macri en el Congreso.







Temas relacionados

Obra pública   /    Ministerio de Planificación Federal   /    Julio De Vido   /    Corrupción   /    Masacre de Once   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO