Mundo Obrero

ACTUALIDAD

Pasaron cosas: Fernández no quiere paritarias y habría sumas fijas hasta el “acuerdo social”

El Gobierno quiere replicar el acuerdo que firmó la semana pasada con La Bancaria, con aumentos de suma fija, hasta la convocatoria que reúna a empresarios y gremialistas. Con la prioridad puesta en la renegociación de la deuda, para el Ejecutivo las paritarias deben esperar.

Lunes 27 de enero | 20:58

La primera paritaria del 2020 fue la que cerró la semana pasada la Asociación Bancaria que conduce Sergio Palazzo. Pero el resultado de la misma involucra mucho más que a todos los trabajadores y las trabajadoras del sector.

Según informó este lunes el periodista Mariano Martín, de Ámbito Financiero y el canal de noticias C5N, el Gobierno pretende replicar el acuerdo alcanzado con bancarios de suma fija, y de esa manera evitar las negociaciones paritarias anuales hasta la convocatoria del “acuerdo social” tan reclamado por el nuevo oficialismo. De fondo, lo que se busca es moderar las subas de salarios, guiados por la vieja -y falsa- idea de que eso ayudaría a reducir la inflación.

La propuesta sería extender lo que ha sido hasta ahora el mecanismo que inauguró el Gobierno de Fernández en diciembre de 2019, cuando ordenó por decreto un insuficiente aumento para los privados de $4000 a pagarse en dos cuotas, algo que luego se extendió a los empleados del sector público y que se otorgará con un mes de retraso. El mecanismo cerrado con La Bancaria estipula también un aumento de suma fija, en forma escalonada para las distintas categorías, que irá desde los $4.500 a los $10.500.

Con la renegociación de la deuda con los acreedores privados y el FMI como prioridad, el Ejecutivo viene dando claras señales de que el poder de compra de los asalariados debe esperar. Así se especula con extender los aumentos en suma fija -ya sean uniformes o escalonados- y descartar los acuerdos que establecen aumentos porcentuales, algo que tendrá como consecuencia el achatamiento de la pirámide salarial en cada rubro.

Te puede interesar: El 87 % de los asalariados registrados del sector privado no llegará a fin de mes

Esta postura del Gobierno cuenta con un guiño a favor: la colaboración activa de la burocracia sindical, que dejó pasar todos y cada uno de los ataques de Macri durante estos años y que ahora respalda entusiasta a Alberto Fernández.

Para el Gobierno la necesidad imperiosa es mostrar que puede ofrecer garantías de pago a los grandes especuladores. Las promesas de campaña que alimentaban la ilusión de millones de recuperar lo perdido durante el macrismo, “poner plata en el bolsillo de la gente” o “aumentar el 20 % los salarios y las jubilaciones” quedaron congeladas, en busca de ordenar todas las variables económicas en función de la renegociación de esa deuda odiosa.

La próxima prueba que deberá afrontar esta política salarial será la negociación de la paritaria nacional docente, que este jueves 30 de enero comenzará con su ronda de reuniones.

Te puede interesar: Docentes: el Gobierno restablece la paritaria nacional, pero ya quiere bajar las expectativas

La misma tendrá lugar en este contexto, marcado por el reclamo de Alberto Fernández de no hacer pedidos “desmedidos”, el rechazo público que el propio presidente hizo acerca de la cláusula gatillo (y que este lunes replicó el gobernador Manzur) y las declaraciones del ministro de Educación Trotta, quien aseguró que las negociaciones “van a estar vinculadas con la realidad macroeconómica argentina”. Una realidad en donde lo primero es arreglar con los especuladores y todo lo demás debe esperar.

Te puede interesar: Provocación de Manzur, recién llegado del Caribe: “La cláusula gatillo no existe más”







Temas relacionados

Pacto social    /    Alberto Fernández   /    Paritaria docente   /    La Bancaria   /    Trabajadores bancarios   /    Salarios   /    Paritarias   /    Salario   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO