Política

POLÍTICA

Patricia Bullrich quiere “blindar” a Macri ante la creciente protesta social

Tras la represión de la semana pasada en Mar del Plata, la ministra anunció que el presidente se movilizará en un auto blindado. Denunció que hay grupos que intentan impedir que realice actos.

Juana Galarraga

@Juana_Galarraga

Martes 16 de agosto de 2016 | Edición del día

Tras la represión a manifestantes que protestaban contra Macri el viernes en Mar del Plata, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich no se quedó quieta ni callada. Por un lado afirmó que “no podría aseverar que hay gente dispuesta a atentar contra la vida del presidente”, pero por el otro afirmó que “se busca generar idea de ingobernabilidad” y que eso el Gobierno “no lo va a permitir”.

La expresión de descontento popular, reprimida por la Policía Bonaerense en el marco de un acto que llevaron adelante Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, se convirtió en un asunto de “seguridad de Estado”.

Las medidas no se hicieron esperar. Por un lado, Bullrich anunció que de ahora en adelante Macri se movilizará en un auto blindado. Por otra parte, el asunto avanza por la vía judicial. El fiscal general de Mar del Plata, Daniel Adler, aseguró que “se va a investigar todo”, aunque “por ahora no hay detenidos” tras el episodio.

La detención se solicita a partir de “la calificación del delito”, explicó Adler en declaraciones a Radio El Mundo, para lo cual primero deben terminar de analizarse las filmaciones de los hechos que ya fueron solicitadas. Puede tratarse de “una agresión o de un atentado a la autoridad", evaluó el fiscal.

Posibles lecturas políticas

Como ya dio cuenta este diario, los hechos que tuvieron lugar en Mar del Plata fueron utilizados por el gobierno como pretexto para profundizar su discurso de criminalización de la protesta social.

El viernes los manifestantes se despacharon contra el presidente por su política de ajuste y por las vergonzosas declaraciones en las que dice desconocer el número de desaparecidos y que lo que sucedió en la última dictadura fue una “guerra sucia”.

“¿Cuál es la lectura política? Acá hay un grupo ligado al kirchnerismo, no todo el kirchnerismo, pero sí un grupo ligado a la ex Presidenta -que tiene una posición tan radical todos los días- que lo que hace es el reemplazo del lenguaje de la democracia (que es el del diálogo, el de la asamblea o de la crítica) por los piedrazos, por la agresión, por el intento de que a cada lugar al que va el presidente haya un grupo que organizadamente lo sigue para que no pueda hacer actos”, sostuvo Patricia Bullrich.

Otra lectura política bastante verosímil que podría hacerse, es que más que a la presencia de “escuadrones antiactos macristas”, el Gobierno se enfrenta a manifestaciones de un creciente malestar social. Es eso lo que Cambiemos querría sofocar a como dé lugar.

“Macri, la víctima”

Las denuncias de corrupción que envuelven a exfuncionarios del kirchnerismo sirvieron bastante hasta el momento, como circo para ocultar la falta de pan que se profundiza bien entrado el segundo semestre. Sin embargo, a pesar de los denodados esfuerzos por seguir dándole rosca a la opereta de las monjas, el video y el convento, el tema se empezó a agotar y Stolbizer, “la honesta”, no despierta pasiones con sus denuncias contra CFK.

Ahora el gobierno, de la mano de Clarín, puso en marcha una nueva función circense que podría titularse “Macri, la víctima”.

“Aún no hay detenidos por el ataque a Macri: el fiscal dijo que ‘se observa una agresión con armas’”, fue uno de los titulares, muy poco inocente, que publicó Clarín en su edición web de ayer. Las “armas” a las que livianamente hace alusión en el título, no serían otra cosa que piedras lanzadas en el contexto de la represión de la Policía Bonaerense.

Según el fiscal Adler, las piedras utilizadas “constituyen armas, impropias, pero armas en fin”. Se entiende entonces por qué “urge” la adquisición de un blindado para el presidente. Simplemente ridículo.

Dentro de esta pieza de arte circense se inscriben también los episodios extraños como la amenaza de bomba a la Casa Rosada y las publicaciones intimidatorias por Twitter que preocuparon mucho al entorno presidencial. Ante estos hechos Bullrich se mostró severa y eficaz. “Desde el primer momento en que hubo amenazas, intimidaciones, hemos tenido una política clara y consistente, investigando una por una cada una de esas amenazas”, sostuvo la ministra.

En el programa La Cornisa, conducido por Luis Majull, Bullrich, que insiste en la procedencia kirchnerista de los “agresores” de Mar del Plata, se negó a referirse al parecido existente entre una mujer que se ve filmada allí y otra que se ve cercana a Cristina en un video de su paso por la Villa 31. Esto, seguramente, también es material de una profundísima investigación.

Entrando en clima

Ayer Clarín, ya que estaba, publicó una nota sobre las curiosidades en torno a la elaboración de un blindado. Están los familiares y los ejecutivos. Además, Brasil y México lideran la lista de países con más blindados en el mundo. Argentina por su parte registra en el RENAR la inscripción de 400 o 500 blindados cada año.

Información súper interesante para el pueblo pobre y trabajador que no llega a fin de mes y que padece las consecuencias del ajuste. Aunque, si se abandona la inocencia de este lado también, lo que se observa es que tanto el discurso del gobierno como del multimedios, lo único que hacen es aclimatar el ambiente: buscan generar las condiciones para recrudecer las medidas de seguridad y mano dura. Se preparan para instalar políticas más represivas ante la resistencia y las manifestaciones de descontento popular que sin duda proliferarán a medida que el gobierno intente avanzar con su plan de ajuste.

Ya se realizaron dos Ruidazos contra el aumento de las tarifas. ¿Qué pasará si la Corte falla a favor del gobierno? ¿Cómo sería recibido ese mazazo al bolsillo trabajador?

Lo que sí se puede afirmar hoy es que, por las dudas, el oficialismo se prepara con la instalación de un discurso contra “los violentos” para intentar legitimar los mazazos concretos y materiales, la persecución y la represión con que intentará sofocar la resistencia al ajuste de ahora en adelante.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO