Sociedad

NON SANCTOS

Por primera vez, denuncian en Argentina a Jorge Bergoglio por encubrir abusos sexuales

El salteño José Luis Galli denunció penalmente al cura Agustín Rosa por sus crímenes y a Francisco por encubridor, al igual que al arzobispo de Salta Mario Cargnello. Aquí explica los motivos.

Daniel Satur

@saturnetroc

Sábado 27 de octubre | 23:44

“El monstruo en el que se ha transformado la Iglesia católica es muy poderoso”, sentencia ante La Izquierda Diario José Luis Galli, un salteño de 73 años que, entre cosas hechas en su vida, escribió un libro titulado “La corrupción intentó llegar al cielo”.

Ante todo, Galli aclara que él es un genuino miembro de la Iglesia católica y que si el último martes se presentó con sus papeles ante el Ministerio Público Fiscal salteño es porque, justamente, lo que quiere es que la gente deje de ser expulsada de la Iglesia por una banda de corruptos, delincuentes y encubridores.

El martes 23 su denuncia quedó asentada en la Fiscalía 2, a cargo de Justo Alberto Vaca, y lleva el número de expediente 1307/18. Es la primera vez que, al menos en el país, el apellido Bergoglio se incorpora a una denuncia judicial acusándolo de ser responsable de la trama de encubrimiento de abusos sexuales sobre niñas y niños por parte de clérigos y otros miembros de la institución católica.

¿A quiénes denunció?

  •  La denuncia es contra Agustín Rosa Torino, quien es el autor principal en los hechos; luego denuncio a Luis Teodorico Stöckler, el enviado pontificio que debía investigar los hechos y no hizo nada; también a monseñor Mario Cargnello, el arzobispo encubridor de la provincia; y a Jorge Mario Bergoglio, quien es responsable último de lo que pasa dentro de la Iglesia. Último en el sentido institucional, pero en la práctica Bergoglio ha actuado deliberadamente y con total conocimiento de causa de una forma parcializada, queriendo conseguir favores judiciales como pasó con el caso del cura (Julio César) Grassi.

    ¿Y cuál es el contenido de su denuncia?

  •  La denuncia es la consecuencia de comprobar lo que ya sabemos todos, que la Iglesia toma una actitud permanente de ocultamiento, complicidad y facilitación de abusos sexuales y otros delitos. Y al comprobar que esas son figuras que prevé el Código Penal argentino, entonces me presenté a la Fiscalía para que el fiscal investigue si es que se ha cometido delito o no. Este viernes volví a presentarle pruebas, entre ellas mi libro, donde relato hechos puntuales que involucran al cura Rosa.

    ¿Qué relata en su libro?

  •  En mi libro relato el hecho que nos convierte a mí y a mi familia en protagonistas del raid delictivo del cura Rosa en la provincia de Salta. Mi hermano fue víctima de una estafa grande de su parte y a raíz de eso tuvo un ACV. Eso también está tipificado en el Código Penal. Muchas de esas cosas ya son de público conocimiento.

    ¿Y respecto a los abusos sexuales?

  •  Respecto a eso, yo no denuncio delitos puntuales que ya tienen denuncias y procesos judiciales iniciados. Yo denuncio el modus operandi de la Iglesia, que así como se ha dado aquí en Salta se repite en todos lados del mundo. Por eso denuncio al Papa, por el modus operandi, por la actitud de facilitación para cometer delitos que brinda a sus miembros, la actitud de ocultamiento y de hipocresía total. Y eso está tipificado en el Código Penal argentino, específicamente en su artículo 125 y otros.

    José Luis Galli
    José Luis Galli

    El caso protagonizado por Agustín Rosa Torino estalló en 2015, a partir de varias denuncias por abusos sexuales y delitos de tipo económico contra el fundador del Instituto “Discípulos de Jesús de San Juan Bautista” y otros miembros de su congregación. Los diversos hechos que integran el caso son de una gravedad espeluznante.

    En abril de 2017 este diario publicó una extensa entrevista a Gracia Ramia Damario, una joven que a los 13 años sufrió abusos de parte de la monja Patricia Pacheco, miembro del grupo de Rosa Torino. Cuando tenía 18 años, miembros de esa misma congregación convencieron a Gracia de hacerse monja. Su calvario tuvo ribetes dantescos y solo finalizó en 2015, cuando con 22 años y estando casi secuestrada en España, logró escaparse de la congregación y volver a su casa.

    Recientemente se conoció la detención en Tucumán de Nicolás Parma, otro cura de la congregación que había sido acusado en 2016 por violar sistemáticamente a varios jóvenes novicios pero que, pese a ello, el Vaticano no lo entregó al Poder Judicial sino que lo envió primero a Roma, después a España y finalmente lo repatrió y lo mandó a vivir (y “trabajar”) a Tucumán.

    Pacheco y Parma son apenas dos ejemplos de la organización criminal que fundó Rosa Torino con el aval de la Curia argentina y del Vaticano.

    Investigación cero

    Cuando en 2015 estalló el escándalo de los “Discípulos de Jesús de San Juan Bautista”, Jorge Bergoglio quiso mostrarse procupado y ocupado. El 17 de julio de ese año nombró “comisario pontificio” al obispo emérito de Quilmes Luis Teodorico Stöckler y, según el discurso oficial, lo mandó a Salta a “investigar” el caso.

    Un año y medio después, el 21 de diciembre de 2016, Stöckler publicó un comunicado en el que decía que durante ese período realizó “diversas actuaciones” a partir de las denuncias y que “dicha información ha terminado y ha sido remitida directamente a la Santa Sede”.

    El resultado de esa “investigación” está guardado bajo siete llaves en el Vaticano y nunca se hizo público algún informe sobre el caso de Rosa Torino y sus secuaces. Por eso Galli denuncia también a Stöckler por “no haber hecho nada”.

    Agustín Rosa Torino
    Agustín Rosa Torino

  •  Hacemos esta denuncia ante los hechos reiterados, donde la Iglesia no trabaja para esclarecer nada sino para ocultar todo, para atenuar las condenas, pagando para que se defienda a los curas y, si es que tienen que estar detenidos, que estén en cárceles VIP; en fin, para darle todos los beneficios que les pueden conseguir a los curas pedófilos y delincuentes de todo tipo.

    ¿Y cuál es el motivo personal que lo llevó a hacerla?

  •  Además de lo que le pasó a mi hermano, yo tengo 73 años y soy miembro de la Iglesia católica. Por eso le escribí también una carta abierta al Papa, donde en uno de sus párrafos lo invito a leer mi libro y le digo que ’si encuentra mentiras y falsedades, le pido que será un castigo justo recibir de su mano la excomunión’. Es decir que le pido que si él no ve razón en mi reclamo que me excomulgue de la Iglesia, porque no es voluntad mía participar de una iglesia tan demostradamente corrupta.

    ¿Intentó comunicarse con él o hacerle llegar su libro?

  •  Para ver si a Bergoglio le podían hacer llegar la carta abierta y el libro intenté comunicarme por teléfono con Juan Grabois, que sé que es allegado al Papa. Pero no lo pude conseguir.

    ¿Usted cree que Bergoglio conoce los hechos?

  •  Mire, el Papa siempre estuvo en pleno conocimiento de todos estos hechos. Su enviado a la provincia dio una entrevista al diario El Tribuno donde le preguntaron si Francisco estaba enterado de esta situación. Él respondió que, si bien él no había hablado personalmente, el Papa tiene sus colaboradores. Y cuando yo mismo le pregunté al nuncio si el Papa lo sabía, él me contestó ’el Papa sabe todo lo que pasa en Argentina’. O sea que está confirmado por los mismos enviados de Bergoglio.

    ¿Cuál es su objetivo con esta denuncia?

  •  Yo espero que esto se investigue en serio. Que vean en ella no la firma de José Luis Galli, sino que vean a los cientos de víctimas de los curas pedófilos, todas menores de edad que quedan marcadas para toda su vida. Que el fiscal vea eso en este expediente y actúe en consecuencia. El monstruo en el que se ha transformado la Iglesia católica en su estructura es muy poderoso

    Si bien se declara católico, ¿qué opinión tiene de la campaña nacional que plantea la separación de la Iglesia del Estado? Por ejemplo, para que los obispos no tengan los privilegios y suculentos sueldos estatales

  •  Vea, yo tengo una opinión formada a partir de los Evangelios. Jesucristo ya se expresó con respecto a este tema y les dijo claramente a sus discípulos ’mi reino no es de este mundo’. Así que de ahí usted saque las conclusiones.





    Temas relacionados

    Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico   /    Abusos sexuales   /    Pedofilia   /    Jorge Bergoglio   /    Papa Francisco   /    Iglesia Católica   /    Salta   /    Sociedad

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO