Mundo Obrero

ACTUALIDAD

Presupuesto educativo porteño: un ajuste recargado

Este viernes la ministra de educación porteña, Soledad Acuña, concurrirá a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para intentar justificar un presupuesto de vaciamiento y control de la educación pública.

Hernán Cortiñas

Congresal Unión de Trabajadores de la Educación (UTE)

Jueves 25 de octubre de 2018 | 17:49

Este viernes 26 de octubre, Soledad Acuña presentará el presupuesto educativo para el 2019. El proyecto de presupuesto total de la ciudad aumenta un 26% con respecto al del 2018, alcanzando los $321 mil millones; teniendo en cuenta la proyección oficial del 34% de inflación, implica un recorte real del 8% para llegar la meta de déficit 0 del FMI en la ciudad. En particular el presupuesto educativo crece un 28% llegando a los $55.642 millones, es decir un nuevo recorte términos reales del 6% en educación.

El Gobierno habla de "poner el hombro a la tormenta" pero mientras ajusta en salud y educación aumentan los gastos en seguridad pasando de representar el 3,4% del presupuesto en el 2007 al 14,5% para el 2019, en el caso de los especuladores los pagos de la deuda pasan de representar el 1,9% (2007) al 8,1% (2019). Hablan de falta de presupuesto, pero en 2017 destinaron más de $ 2 mil millones para publicidad oficial, que además funciona como caja para cooptar diferentes medios de comunicación. Sólo con ese monto se podrían construir las 35 escuelas primarias y los 40 jardines que faltan.

Esta ley marco de la política educativa para el año entrante profundizará los problemas de infraestructura de escuelas, becas, comedores escolares, educación sexual y salarios. Acorde al modelo educativo mercantil, en donde lo que se muestra son medidas cosméticas con un discurso meritocrático, el horizonte es desfinanciar y precarizar las propuestas educativas. Es decir un presupuesto educativo opuesto por el vértice a las necesidades de las y los trabajadores que estudian o que tienen hijos en edad escolar. Veamos los principales ejes de ataque al derecho a la educación.

Más ajuste en comedores escolares y becas

En términos presupuestarios la asistencia alimentaria se retrae en términos reales, estableciendo un monto de $45 por cada ración, un monto irrisorio para garantizar una alimentación de calidad. Pero más preocupante es el recorte de 5 millones de raciones cuando en las escuelas se multiplican los casos de chicos que dicen pasar hambre en sus casas.

La metodología de implementación de este recorte es por medio de trabas burocráticas al solicitar las becas de comedor. El trámite solía hacerse en las escuelas, a través de una Comisión de Becas de Comedor; en general, los docentes ayudaban a completar los formularios de solicitud. Ahora, el trámite deberá realizarse online y validarse en una sede comunal, debiendo presentar innumerables papeles. Como si esto fuese poco, las becas escolares se ajustan, por su parte, un 7,5%, otorgando 800 becas menos en medio de un contexto de crecimiento de pobreza y desocupación.

Formación docente: recortar y controlar

A pesar de tener un rechazo absoluto en la comunidad de los 29 profesorados y no haberse votado aun en la Legislatura, el proyecto de presupuesto anuncia que se avanzará con la UniCABA. Allí develan alguno de los objetivos de fondo: "se buscará optimizar el uso de los recursos económicos", es decir ajuste, "se elaboró el proyecto para la creación de la UniCABA con el objetivo de formar los futuros docentes que se adapten a los cambios y a las exigencias de la escuela de hoy y del futuro", es decir docencia al servicio de la flexibilización laboral; "promoviendo la construcción de competencias y valores asociados a la innovación, el compromiso social y el desarrollo del talento humano", es decir una educación al servicio del mercado con una mirada meritocrática del derecho a la educación.

A nivel presupuestario mientras se crea una nueva universidad con un rector interventor la inversión en formación docente se reduce un 18% en términos reales. Los números comprueban que las atribuciones de evaluación, acreditación y cierre que adjudicarían al ministerio si se votase esa ley son indispensables para recortar los "gastos" necesarios para avanzar es su propuesta de formación docente adaptada al mercado.

El gran tema de debate sobre formación docente de este año, la capacitación en educación sexual, brilla por su ausencia. Lo único que se dice es que "implementan lazos estratégicas con ONG´s y Fundaciones las cuales son especialistas en las temáticas y problemáticas que atañen a la educación". Es decir que planean mantener la línea de tercerizar la formación en esta temática a organizaciones que desconocemos su perspectiva educativa, esta modalidad ha llevado a que la ONGs "Protege tu corazón" llevara adelante hace dos años en escuelas públicas talleres en donde se difundía la falsa idea de que los preservativos no son eficaces para evitar el contagio de HIV-SIDA, que la interrupción voluntaria del embarazo es un asesinato o que la homosexualidad y el lesbianismo constituyen un pecado y atentan contra la familia “normal”. Toda una declaración de principios contra el movimiento de mujeres.

Infraestructura

Para el año que viene sólo planean terminar tres escuelas de nivel inicial y 4 primarias, una cifra irrisoria comparada a la faltante de 12000 vacantes de todos los niveles y 11000 más que ocultan bajo programas de asistencia social como los centros de primera infancia. Más preocupante es la situación si se tiene en cuenta que el Gobierno de Larreta viene batiendo récords de subejecución en el área, llegando al 10% en el 2017.

Más preocupante aun es la política de cierre de jardines maternales, como el que está en el hospital Ramos Mejía, para reemplazarlos por políticas de contención social como son los Cetros de Primera Infancia, en donde se subsidia a privados para que funcionen como guarderías, la finalidad educativa, bien gracias.

Privada

Otra de las claves más para analizar las políticas educativas de Larreta son los subsidios a la educación privada, que siguen en constante ascenso. Pasaron de representar el 14,5 % del presupuesto educativo en el 2012 a ser el 16,1 % para el 2019 ¡Toda una declaración de principios!

Actualmente, los estudiantes de escuelas privadas en la ciudad representan el 50 % del total (uno de cada dos), mientras que en el resto del país, el número promedio es de un 20 %. Los secundarios privados directamente tienen más alumnos que los colegios públicos. En medio de la ola verde donde la juventud tuvo un protagonismo indiscutible, uno de cada tres estudiantes van a escuelas confesionales en donde el Estado termina financiando ¡a quienes están en contra del derecho a la educación sexual!

Secundaria para un futuro sin derechos

A pesar de estar judicializada la implementación de la "Secundaria del futuro" y ser rechazada en las escuelas vuelven en este presupuesto con las pasantías, "las trayectorias escolares se verán enriquecidas por propuestas que vinculan la escuela con el mundo del trabajo, mediante la realización de prácticas educativo laborales para alumnos mayores de 16 años, relacionadas con la producción y prestación de bienes y servicios". Todo eso en el marco de una educación para la precarización laboral: "la escuela es entendida además como espacio para aprender a emprender".

Cuando hablan de los trabajos que no existen aun, piensan en flexibilización laboral como la que sufre nuestra juventud en Rappi o Glovo. Todo a tono con las declaraciones de ministro nacional Alejandro Finocchiaro: "Hoy tenemos escuelas del siglo 19, maestros del siglo 20 y alumnos del siglo 21", que son prácticamente iguales a las del candidato a ministro de educación de Bolsonaro, Xanthopoylos, quien declaró: "Tenemos pedagogía del siglo XIX, profesores que actúan en el siglo XX y alumnos que necesitan ser formados en el siglo XXI. Es esa la ecuación que cualquiera que asuma el gobierno va a heredar". Cuando la política educativa es dictada por el FMI y el Banco Mundial se nota, pero parece que no están dispuestos ni a disimularlo.

Tecnología para controlar

Como si fuera un capítulo de Black Mirror Cambiemos vienen utilizando la imagen positiva que tiene la tecnología para introducir mecanismos de control en el sistema educativo, eso sí, conexión a Internet sin interrupciones, "te la debo" diría el actual presidente.

Con la inscripción online el ministerio ha pasado a controlar la información de inscripciones, negando incluso a la justicia los datos sobre falta de vacantes en el amparo presentado por el diputado porteño Patricio Del Corro, por lo cual la propia ministra fue sancionada con una multa. Este año avanzaron con la inscripción digital para las becas alimentarias para asegurarse el recorte de 5 millones de raciones. En el mismo sentido, para el año que viene, anuncian que van a "consolidar todos los procesos administrativos, académicos y pedagógicos en un Sistema de Gestión Educativa que permita una gestión completa del Sistema Educativo: gestión de matrícula, tutorías, boletín escolar, presentismo escolar, diario de clase, entre otros".

Nada bueno puede venir del control de quienes sistemáticamente estigmatizan a la docencia. Como si esto fuese poco, anuncian también la expansión del negocio con las empresas digitales educativas "se buscará afianzar la implementación y el uso pedagógico de plataformas y contenidos digitales educativos", con lo cual se cambia el rol docente a ser un mero facilitador que aplica secuencias didácticas pensadas por empresas.

Salarios

La docencia, como pilar del sistema educativo, tiene una centralidad ineludible para asegurar las propuestas educativas. Este año la pauta salarial cerrada unilateralmente se encuentra más de 10 puntos por debajo de la inflación, obligando a tener que trabajar dos o tres cargos para llegar a fin de mes, empeorando así las condiciones de enseñanza. Para el 2019 la inversión en salarios crece un 28% respecto de 2018, es decir que se profundiza la pérdida de poder adquisitivo con otros 8 puntos por debajo de la proyección de inflación que hace el propio Gobierno. Hablan de jerarquizar la docencia, pero con esta política salarial sólo se va a profundizar la falta de docentes que, por ejemplo, deja sin cubrir 400 cargos en primaria cada día, es decir 400 grados sin clases. Por eso los medios oficialistas no se escandalizan.

¿Qué unidad para qué objetivo?

Sobran los motivos para rechazar y pelear para que no se vote este proyecto de ajuste y control sobre la educación pública. Larreta no está condenado al éxito, existe la fuerza para derrotar estas medidas tanto a nivel local como nacional, pero para eso hay que apoyarse en lo más dinámico del movimiento estudiantil y de la mujer, no en la Iglesia que ha sido cómplice de la dictadura militar. Vienen no sólo por los derechos laborales de la docencia, no sólo por la educación de nuestra juventud, sino también por imponer un modelo educativo al servicio del mercado laboral. Es necesario construir desde los sindicatos docentes una campaña que una a la docencia, con los estudiantes y las familias, para pelear y ser millones por el derecho efectivo a una educación pública gratuita, con perspectiva de género y al servicio del pueblo trabajador.







Temas relacionados

Ajuste   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO