Géneros y Sexualidades

Violencia de género

Primer caravana y movilización en contra de la Violencia de Género en nueve localidades del sur cordobés

En el marco de la crisis desatada por la pandemia del COVID-19, la Multisectorial de Género y Diversidad de Río Cuarto convocó a diferentes organizaciones de la ciudad y de la región a participar de una caravana para visibilizar el aumento de la violencia de genero durante el período de aislamiento y las demandas que el movimiento de mujeres y disidencias viene levantando y que los diferentes gobiernos siguen sin atender.

Domingo 2 de agosto | 11:09

En la mañana del viernes 31 de julio, durante dos horas se realizó en la ciudad de Río Cuarto la primera Caravana en contra de la Violencia de Género organizada por la Multisectorial de Género y Diversidad de Río Cuarto. Con cuatro cuadras de autos, bicis a las 10 de la mañana comenzó el recorrido por el centro Cívico, pasando por Tribunales, la Municipalidad, la Plaza Central, la jefatura de la policía provincial UR9, el Concejo Deliberante, el Centro de salud, el Hospital Central, el barrio ubicado en Av. Argentina, el barrio Las Delicias, la plaza principal de barrio Alberdi, la Maternidad Kowal, terminando el recorrido en la plaza central de la ciudad, con el aplauso de muchas personas que se encontraban en el lugar y que se sorprendieron con los bocinazos de la caravana que iba llegando.

Esta iniciativa, a la cual se sumaron localidades de la región como Monte Maíz, Laborde, Guatimozin, Cavanagh, Canals, Isla Verde, Corral de Bustos y General Cabrera, surgió con el objetivo de visibilizar el aumento de la violencia de género durante el período de aislamiento social, y las diferentes demandas que han quedado pendientes por parte de los diferentes gobiernos, en torno a dicha problemática. Las caravanas se hicieron en auto, respetando el aislamiento preventivo y las medidas de seguridad como el uso de barbijo y la presencia de hasta dos personas por vehículo. Es de destacar que, en mucha de estas localidades, es difícil hablar sobre violencia de género por las resistencias propias de una cultura machista que se continúa reproduciendo en tanto y en cuanto los gobiernos siguen sin destinar partidas presupuestarias acordes para poner en pie políticas públicas que pongan fin a este flagelo que se lleva la vida de una mujer cada 28 horas.

Una de las organizadoras de la ciudad de Río Cuarto, Carina Ambrogi, periodista, feminista y parte de la Multisectorial de Género y Diversidad, comentaba que se trató de una jornada inédita, porque por primera vez se organizó una acción feminista que trasciende la cuidad y que trasciende una organización para contagiarse a nueve localidades.

Foto: Mujeres auto convocadas de Monte Maíz

“Los reclamos son particulares en cada localidad, pero por lo general lo que hace el hilo común son las faltas de políticas públicas para atender a las personas en situación de violencia y también las faltas de políticas públicas para la prevención, que es lo que intentamos señalar siempre, esto no va a cambiar porque finalmente vayan presos quienes cometen delitos, sino que va cambiar el día en que la cultura cambie y para eso hace falta trabajar fuertemente en previsión que es lo más costoso y no se hace”. Carina comentó a LID que antes de iniciar la caravana un señor le grito “vayan a lavar los platos”, ella, repasando los datos de la Subsecretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia de la ciudad, nos relató que hubo un 43% de aumento en las actuaciones en la problemática de género en relación al mes anterior al aislamiento, y que la vulneración de niñas, niños y adolescentes aumento un 50%. “Por eso no nos vamos a lavar los platos, porque en realidad la sociedad toda deberían estar acá en pie de lucha, pidiendo por estas cuestiones porque es la población más vulnerable de la ciudad”. Situación de maltrato, negligencia, abuso sexual y violencia familiar, son los principales motivos de las denuncias que llegan a la Subsecretaría.

Ver esta publicación en Instagram

Pasaron 5 años del histórico grito por Ni Una Menos, un grito que se escuchó en las calles de todo el país. A miles de mujeres y disidencias nos cambió para siempre, entendimos la importancia de organizarnos y movilizarnos en las calles para visibilizar y hacer oír nuestros reclamos, pero claramente a los diferentes gobiernos nunca les importo, por eso esta pandemia del COVID-19 nos encuentra sin recursos ni refugios para enfrentar la crisis social, económica y sanitaria, en la que las mujeres, jóvenes y niñxs son las más afectadas. Muchas han quedado desocupadas o han visto reducido sus ingresos. Cabe remarcar además, que se calcula que más de la mitad de las mujeres que trabaja, lo hace en condiciones precarias, y que durante el periodo de aislamiento han visto triplicadas las tareas domésticas y de cuidado, el cual es un trabajo no pago. Mientras tanto los gobiernos se niegan a declarar la Emergencia en Violencia de Género, exigencia que seguimos sosteniendo junto al pedido de Salarios de Emergencia de $30.000 a partir de impuestos extraordinarios a las grande fortunas, para aquellas mujeres en situación de violencia, un proyecto que presentó nuestro compañero Nicolás Del Caño junto al Frente de Izquierda, y que en el Congreso se niegan a tratar.

Una publicación compartida por Guada Fantin (@guada.fantin) el

En la localidad de Monte Maíz se pidió justicia por el femicidio de Julieta Del Pino, ocurrido en la localidad de Berabevú, y por el último caso de abuso sexual que conmocionó a Monte Buey. En diálogo con La Izquierda Diario, una de las organizadoras de Monte Maíz nos comentaba que fueron cerca de 100 personas las que se sumaron a la convocatoria, algo que supero sus expectativas. Hoy son cerca de 50 mujeres las que se están organizando, incluso algunas de ellas están impulsado un programa de radio donde abordan diferentes temáticas en torno a las problemáticas de género. Algo novedoso para su localidad. Además se ha conformado un grupo de whatsapp con más de 200 participantes de diferentes localidades del sur de cordobés y parte de Santa Fe, el cual fue clave al momento de coordinar y difundir la propuesta de replicar las Caravana en dichas localidades.

Foto: Colectivo de Mujeres de Guatimozín

En General Cabrera, la caravana comenzó a las 20hs, con más de una cuadra de autos. Uno de los principales reclamos fue la urgente aplicación de la ley Micaela para que los funcionarios sepan cómo actuar frente a una denuncia de violencia de género.

La pandemia está poniendo de manifiesto los problemas que atraviesan las grandes mayorías en el país, como recortes en sus ingresos, suspensiones y despidos. Esta situación golpea a las mujeres, jóvenes y niñas, y con más fuerza a las personas trans y travestis quienes son históricamente marginadas. Además de no contar con ingresos, sufrieron desalojos, un aumento de la persecución policial y la constante discriminación en el sistema de salud. Se profundizan las desigualdades, comportamientos y prácticas machistas naturalizadas en los hogares. Un informe de Oxfam (organización internacional) calculó que mujeres y niñas en todo el mundo destinan 12.500 millones de horas diarias a las tareas del hogar y el cuidado, que equivaldría a $10,800 billones de dólares anuales si fuera remunerado.

Las mujeres trabajadoras son las que tienen los trabajos más precarizados como call center, delivery, fast food, salud, limpieza, muchas están en primera línea frente al combate al Covid-19 o tienen que hacer malabares con el teletrabajo que las patronales aprovechan para aumentar los ritmos laborales, y ahora se suman las tareas de la escuela de sus hijos e hijas.

Te pude interesar: Tareas del hogar y cuidados: la pandemia profundiza la desigualdad para las mujeres

Foto: Rosa Catana, agrupación Arrugas más arrugas menos, Río Cuarto

Durante la Caravana en Río Cuarto, los reclamos fueron en torno a la falta de recursos para la atención de las personas en situación de violencia, la redistribución no sexista de las tareas de cuidado, celeridad en la atención de casos de violencia sexual infantil, reconocimiento para las mujeres e identidades diversas que sostienen las ollas populares que en pandemia se incrementaron en la ciudad y la incorporación de la agenda de género a la campaña electoral.

La referente y candidata a intendenta en la ciudad, por el PTS-FIT, Guadalupe Fantin dijo: “Sin duda esta pandemia viene agravar las condiciones de desigualdad en la que nos encontramos las mujeres y las disidencias sexuales. La clase trabajadora y las mayorías populares han visto reducido sus ingresos, muchas se han quedado sin trabajo. Cabe remarcar, que más de la mitad de las mujeres que trabaja, lo hace en condiciones precarias, y que durante el periodo de aislamiento han visto triplicadas las tareas domésticas y de cuidado, el cual es un trabajo no pago. Mientras tanto los gobiernos se niegan a declarar la Emergencia en Violencia de Género, exigencia que seguimos sosteniendo junto al pedido de salarios de emergencia de $30.000 a partir de impuestos extraordinarios a las grandes fortunas, para aquellas personas en situación de violencia, un proyecto que presentó nuestro compañero Nicolás Del Caño junto al Frente de Izquierda, y que en el Congreso se niegan a tratar.”

Te pude interesar: El Ingreso Familiar de Emergencia y las mujeres: lo necesario y lo posible

Sobre la situación particular de la provincia de Córdoba Guadalupe agregó: “En nuestra provincia, el gobierno del PJ de Juan Scharetti aprovecha la pandemia para ajustar a la población, como lo hizo con los y las jubiladas, y luego dando de baja los planes de empleo como el Plan Por Mí, que para muchas mujeres era su único ingreso para alimentar a sus familias. Incluso, desde el Ministerio de Educación de la provincia, se niegan a llamar a convocatoria para cubrir horas en las escuelas, un reclamo que se hizo sentir en las calles de Córdoba esta semana. El gobernador sigue con su política de ajuste, ahorrando lo que él llama “gasto”, al no pagar salarios a miles de trabajadoras de la educación que quedaron fuera del sistema laboral.”

Te pude interesar: Docentes suplentes de Córdoba exigen apertura de convocatorias

La jornada de lucha que se vivió el viernes en 9 localidades del sur cordobés, refleja que esta pandemia del COVID-19 nos encuentra sin recursos ni refugios para enfrentar la crisis social, económica y sanitaria, en la que las mujeres, jóvenes y niñas son las más afectadas. Y eso se deba a que todos estos años, los diferentes gobiernos han ninguneado los reclamos del movimiento de mujeres y disidencias. E incluso en el contexto de excepcionalidad que se está viviendo, benefician a los grandes empresarios por sobre las necesidades del conjunto de la población trabajadora, las mujeres, jóvenes y disidentes.

Sin embargo, estas movilizaciones, como las que se vienen dando en diferentes partes del país, donde la juventud precarizada, las y los trabajadores esenciales de la salud, de la educación, y de diferentes rubros, marcan el camino de que es clave la organización independiente para fortalecer nuestra lucha y todas las luchas de quienes son oprimidos por un sistema no solo patriarcal sino capitalista que golpea a toda la clase trabajadora y en especial a las mujeres. Son los ejemplos de las madres de Portland en la primera línea en la defensa de los manifestantes del colectivo Black Lives Matter, las comisiones de mujeres de Minetti o de la UTA, ejemplos claros de que el papel de las mujeres en la lucha contra toda opresión actúa y es una fuerza transformadora. Porque nuestras vidas importan. Vivas nos queremos.







Temas relacionados

Ni Una Menos   /    Guadalupe Fantín   /    Córdoba   /    Río Cuarto   /    Córdoba   /    Violencia de género   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO