TRIBUNA ABIERTA

¿Qué hay detrás del vaciamiento de los Bachilleratos de Adultos?

En qué consiste el ajuste que el gobierno quiere aplicar en educación y cómo enfrentarlo

Cristina Loza

Docente de La Marrón - En la Secretaría de Género y Diversidad de Suteba Tigre - Pan y Rosas Zona Norte

Martes 17 de abril de 2018 | Edición del día

Tal como reza el tango: "En el mismo lodo, todos manoseados", que se convirtió en un emblema de la cultura arrabalera del Buenos Aires decimonónico; la política educativa que se intenta implementar muestra un nefasto paralelismo con aquellas vidrieras que describe la mencionada pieza. Y como en todo salón de baile hay varios danzarines con diferentes propósitos dentro del sistema educativo se replican las diversas intenciones, veamos:

¿Qué hace el gobierno?

Busca imponer una reforma absolutamente coherente con su clase, una clase formada por empresarios ricos, patrones. Ellos están convencidos que la Educación Pública es un problema, un gasto y por eso quieren destruirla, vaciarla de sentidos y de recursos. Reduciendo el ya magro presupuesto educativo, que básicamente sólo incluye los salarios, dejando fuera de los cálculos lo relativo a infraestructura, investigación, capacitación. Negándole el derecho de una educación pública de calidad la gran mayoría pobre de nuestro país. El gobierno comenzó su ataque por los sectores más vulnerables: los abuelos a quienes robó con la Reforma Previsional, a los recién nacidos con el cierre de Neonatología en hospitales, a las mujeres con el recorte para la asistencia en situación de violencia de género; y para la educación se lanza con el intento de cierre de escuelas en el delta y zonas rurales en primer lugar, y luego pretende de un plumazo eliminar los Bachilleratos de Adultos, dejando sin acceso a la escuela a aquellos que con mucho esfuerzo y sorteando adversidades intentan a través de la educación acceder a un mejor trabajo o poder continuar los estudios.
Vidal, sus ministros e inspectores de educación, expulsan del sistema educativo a muchísimos alumnos que aún no comenzaron las clases porque también faltan jardines, aulas, escuelas inhabilitadas por problemas edilicios. Funcionarios que son idóneos gerentes de empresas, que las únicas aulas que pisaron en su vida han sido las de escuelas privadas de élite, donde se formaron para seguir defendiendo sus propios intereses de clase, pero que a su vez saben que la escuela pública es una trinchera de defensa de los sectores más desposeídos, que, si bien luego de tantas reformas educativas cumple una buena parte de contención, a su vez sigue siendo el espacio de sociabilización de los de abajo.
El gobierno desde febrero comenzó a desplegar un batería de ajustes desesperados, totalmente traído de los pelos, dando directivas por teléfono, sin nada firmado, en forma espasmódica, anárquica e inaplicable, cómo en un mismísimo mercado de pulgas pretende que la enseñanza sea de cualquier manera, todas las medidas apuntan directamente al desgaste de la labor docente y el perjuicio directo sobre el salario. Atacando la fuente laboral y el salario: Ya dejó a estudiantes de los profesorados sin trabajo, jubila por oficio a los docentes perjudicando sus ingresos, deja afuera profesores titulares con despidos encubiertos; reformando de hecho el estatuto docente y los derechos previsionales adquiridos a través de la lucha.

La tecnología al servicio del ajuste

Nos ataca con el control de ausentismo, mientras que las condiciones laborales siguen empeorando, a esto se suma un perverso sistema online para informar las licencias médicas: una App que no funciona, los pocos diagnósticos que pueden ser cargados han sido seleccionados de manera arbitraria y como si fuera un sainete tragicómico muchas veces sugiere como lugar de atención centros de salud que se encuentran a cientos de kilómetros del lugar de residencia del docente afectado. El gobierno no ha tenido en cuenta la diversidad de soportes, o el acceso a los medios tecnológicos de la mayoría de los docentes, todo esto deriva en la imposibilidad de hacer el trámite quedando las faltas injustificadas que generan descuentos salariales.
En otro orden de cosas utilizan la tecnología para vaciar las escuelas: un claro ejemplo es el ISFDyTN°140 de Pacheco donde se impusieron las inscripciones on line que a su vez la cerraron en febrero, con más de dos meses de antelación de lo que se difunde o figura en los medios. Nuevamente, el uso perverso de la tecnología derivó en que: Tecnicatura en Gestión ambiental y Salud se cerrará por “falta de alumnos”.
Por su parte, en las secundarias intentan implementar el programa "asistiré". Consiste en que los preceptores tomen asistencia on line con el objetivo de manipular la asistencia, sin tener en cuenta, las causas del ausentismo, con el oscuro fin de hacinar 40 jóvenes en el aula incluyendo a alumnos con necesidades especiales, derivados también del cierre de las escuelas especiales, atendiendo al nuevo discurso de "inclusión" que en realidad quiere decir: vaciamiento de la matrícula, ceses y cierres de oferta educativa.

La educación de Adultos como variable de ajuste

El ataque a la Educación de Adultos es una estrategia que hace años se impulsa. Los Bachilleratos de adultos (BAO) que funcionan en las escuelas, son 3 años de cursada en un edificio escolar, con biblioteca, sala de vídeo y profesores con todos los derechos y obligaciones estatutarias. Hoy intentan que sea reemplazado por CENS, una oferta semipresencial de tres días a la semana y aula virtual, en condiciones laborales por fuera del Estatuto del Docente. ¿Dónde? en el zaguán de la capilla, en un club, en una sala de velatorio, donde sea, en condiciones totalmente precarizadas de enseñanza y de aprendizaje, marginando a quienes más necesitan con el objetivo de desalentarlos. Otro engendro dentro de la misma locura son las Aulas de Aceleración, donde los alumnos que no se encuentran dentro de la edad establecida para el secundario tradicional pasan a aulas de poli-edad y poli-áreas para hacer en forma acelerada dos o tres años para que luego sean insertados en un 4°, con desigualdad de herramientas para afrontar el ciclo superior, empujándolos al fracaso. Un mamarracho a ciclo cerrado sin estabilidad laboral, sin vacaciones, por contrato. Digno de un cambalache.

¿Qué ocurre en las escuelas frente a estás contra reformas?

Es tal la falta de información que llega por la bocina del teléfono, en forma rala, confusa, entrecortada y ambigua, que los directivos buscan completar en sus cabezas la poca información y darle un mínimo de coherencia. Y así en la relación de fuerza con el cuerpo docente más o menos consciente y los alumnos más o menos libres de participar, junto a los más o menos directores acostumbrados al verticalismo, van surgiendo diferentes propuestas en cada una de las escuelas que van desde no inscribir alumnos, hasta inscribir y luego cerrar las inscripciones, ambas dan pie a que los inspectores lo cierren por falta de matrícula. O bien inscribir y comenzar las clases, inscribir y que te sancionen buscando justificativos en otras acciones, pero sabemos que es un mecanismo de disciplinamiento que los inspectores utilizan sobre aquellos directivos díscolos.

Te puede interesar: Docentes de Tigre cortaron 197 y Panamericana end efensa de la escuela pública

¿Qué hace el frente de Unidad Docente?

No es menor la responsabilidad del FUD en el desguace de la Educación Pública, el FUD debe convocarnos a decidir en forma democrática un plan de lucha que permita organizar a los docentes de toda la provincia, junto a otros estatales y trabajadores de otros gremios, padres de nuestros alumnos para rechazar esta reforma. Pero opta por lanzar medidas aisladas que no tiene una verdadera injerencia sobre la implementación del feroz ajuste educativo.

¿COMO RECHAZAMOS ESTA REFORMA NEFASTA?
En principio exigirle al FUD que promueva espacios de debate democrático para construir desde las escuelas un plan de continuidad a las luchas para que sean masivas y organizadas. Para eso los docentes debemos mantenernos activo, conocernos, ponernos a prueba, pero ante la quietud de este organismo que representa a los y las trabajadores de la educación debemos ser nosotros mismos los que tenemos que mover las aguas para poder ganar.

Es necesario que las Conducciones Sindicales rompan la tregua con el gobierno, ya que en conclusión nos ofrece menos aumento que el de la inflación, el aumento por presentismo que no cobraremos porque nuestras condiciones laborales son insalubres y van empeorando. Nos ofrece un plus por capacitación fuera del horario de servicio que no podemos hacer y que tampoco cumple con el estatuto docente que establece que la capacitación debe hacerse en horas de servicio. Descuenta en forma masiva los paros, no importa si lo hiciste o no. Te endeudan. Te descuentan días que estuviste enferma porque no pudiste ingresar al sistema. Te jubilan. Te cesan. Te reubican. Te hacinan. Te vacían. Te aceleran.
Y se van quedando con nuestro salario. Van bajando la política de los organismos internacionales … y así en el mismo lodo todos manoseaos.
Sí, muchos docentes tristes, pero también es gratificante ver a muchos docentes plantados para que estos ataques no pasen, porque nosotros queremos la educación pública y vamos a defenderla. El pasado viernes la comunidad educativa de cinco de las escuelas afectadas por el vaciamiento de los BAO impulsaron un importante corte en 197 y Panamericana, esa convocatoria multiplicada por toda la Provincia de Buenos Aires nos da la fuerza que necesitamos para derrotar los ajustes en educación. Eso es lo que tiene que hacer el FUD, estamos a tiempo de pararle la mano a Vidal.







Temas relacionados

Suteba Tigre

Comentarios

DEJAR COMENTARIO